inversiones públicas

Inversión y crecimiento para la sostenibilidad de las pensiones y finanzas públicas. De Alberto Arene

El acuerdo fiscal debe incluir una estrategia sostenida de inversión y crecimiento, o lo acordado será más endeudamiento para pagar deudas de ayer y hoy, programando postración económico-social hoy y mañana, y el estallido de una mayor bomba previsional y fiscal pasado mañana.

alberto-arene2Alberto Arene, 27 octubre 2016 / LPG

Ni el gobierno ni la oposición parecieran –todavía– preparados para la negociación de un buen acuerdo fiscal porque no han priorizado el aspecto más importante para hacer sostenible la deuda y las finanzas públicas: la inversión y el crecimiento. Con dos tercios de la población económicamente activa en el sector informal, y una buena parte del sector formal también con muy bajos niveles de productividad, ingresos y crecimiento, no es posible la sostenibilidad ni del sistema de pensiones ni de la deuda pública. El acuerdo fiscal debe incluir una estrategia sostenida de inversión y crecimiento, o lo acordado será más endeudamiento para pagar deudas de ayer y hoy, programando postración económico-social hoy y mañana, y el estallido de una mayor bomba previsional y fiscal pasado mañana.

la prensa graficaHasta ahora el mensaje y narrativa del Gobierno/FMLN han estado centrados en que ARENA apruebe los $1,200 millones para pagar deudas y obligaciones acumuladas hasta el final de año (Letes y Eurobonos, pensiones, acreedores, subsidios y aguinaldos), mientras que el de ARENA ha priorizado la contención y reducción del gasto y del endeudamiento. De esta visión y confrontación saldrán –ojalá– acuerdos sobre: 1. Un monto entre $500 y $ 1,200 millones para pagar esas deudas y obligaciones acumuladas (con montos distribuidos en uno o dos tramos). 2. Ajuste fiscal de 3 % del PIB (ejecutado entre 3 y 5 años). 3. Presupuestos transparentes y más equilibrados (con sus respectivos déficits y financiamientos). 4. Niveles máximos de deuda flotante para la emisión de Letes (entre 10 y 25 % de los ingresos corrientes). 5. Una ley de responsabilidad fiscal que norme y obligue a la ejecución de 2, 3 y 4. Estos acuerdos inyectarán liquidez y evitarán impagos al menos hasta la conclusión de este gobierno. La tensión y negociación se dará en torno a los parámetros en paréntesis determinada por el respectivo costo político de cara a los intereses y cálculos político-electorales en la coyuntura electoral 2017-2019.

Estos acuerdos son importantes porque evitarán los impagos en los próximos 3-5 años, y posibilitarán niveles de endeudamientos anuales menores (de 4 a 3 o 2 % del PIB), a partir de un menor nivel de gastos e inversiones del Estado y los particulares, y de un menor nivel de consumo con efectos negativos sobre el crecimiento. Pero si los acuerdos concluyen aquí, solo se logrará posponer algunos años los impagos, no la sostenibilidad de la deuda y de las finanzas públicas, desperdiciando la última oportunidad de lograrlo. Tres años después las deudas y sus impagos regresarán con mucho mayor fuerza, con niveles de endeudamiento mucho mayor frente a un PIB estancado durante una década consecutiva.

Para enfrentar la crisis fiscal se deberá impulsar una visión y una estrategia de sostenibilidad de las finanzas públicas que además de estabilizar la caja fiscal temporalmente (3 años) logre sacar al país del estancamiento a la prosperidad a partir de la inversión y el crecimiento, eje principal de mediano y largo plazo para enfrentar y resolver la crisis fiscal. En efecto, a mayor crecimiento menor déficit fiscal y menor endeudamiento para financiarlo, mejores ingresos respecto a egresos fiscales, y menor deuda pública respecto a mayor PIB. Mejores empleos decentes y menor tamaño del sector informal, incorporando a muchos más trabajadores al sistema de pensiones, fortaleciendo su base y sostenibilidad. Asimismo, las impostergables reformas paramétricas aumentarán el monto de contribución y la edad de retiro posibilitando una mayor sostenibilidad del sistema de pensiones. Mientras la reforma fiscal integral pro-inversión y crecimiento aumentaría los ingresos fiscales y la progresividad del sistema.

El comportamiento del liderazgo político salvadoreño es típico de sociedades atrasadas más centradas en las manifestaciones de los problemas y no en sus causas, en administrar los problemas, la pobreza y la escasez, no en superarlas, en resolver el corto plazo, no en darle viabilidad y sostenibilidad al país en el largo plazo, en la administración del pasado agotado, no en la creación de viabilidad y futuro.

Con la palanca negociadora de los $1,200 millones para pagar deudas diversas, una ley de responsabilidad fiscal y un ajuste realistas, y la aprobación de otros financiamientos para proyectos prioritarios de desarrollo, la oposición debe ser firme en la condicionalidad de la sostenibilidad de las finanzas públicas, priorizando la inversión y el crecimiento. El problema que ahora confrontamos es que cada vez será más difícil resolver el presente si al mismo tiempo no se le apuesta a resolver el futuro.

Poca inversión pública del Gobierno en lo que va del año

Datos de Hacienda reflejan que de $1,027.5 millones para la inversión pública proyectados en 2015, hasta agosto solo han ejecutado $378.1 millones.

, 30 sept. 2015 / EDH

El Gobierno se propuso invertir en obras y capital humano para este año $1,027.5 millones; sin embargo, los datos que revela el Ministerio de Hacienda en el avance de la ejecución del presupuesto, es que hasta agosto pasado, únicamente ha gastado en proyectos productivos $378.1 millones, lo que representa un déficit del 63 %.

El dato se conoce en momentos en que el titular de Hacienda, Carlos Cáceres, presentará hoy a la Asamblea Legislativa el proyecto del Presupuesto General de la Nación para el próximo año.

El Secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, adelantó ayer en una entrevista con el Canal 10 que el plan de gastos para 2016 tendría un incremento a raíz de que plantean reforzar las áreas de Educación, Salud y Seguridad, “con una partida que en total ronda los $2,000 millones, según publicó el diario Colatino. (Ver más detalles en nota aparte).

Sin embargo, ya suenan críticas en torno al plan de gastos para el próximo año, de que se trata de un presupuesto “desfinanciado” como ha ocurrido en años anteriores. El monto avalado para este año fue de $4,823 millones.

Screen Shot 2015-09-30 at 11.16.58 AMLas asignaciones del nuevo presupuesto serán discutidas en la comisión de Hacienda de la Asamblea, pero tomando en cuenta la ejecución que el Gobierno lleva del gasto actual, el economista Rafael Lemus destaca que el Ejecutivo está sacrificando “inversión pública” en vez de reducir el gasto corriente.

Dice que lo anterior lo demuestra la poca ejecución (37 %) que ha hecho de lo destinado para inversión pública y en capital humano previsto para este año, y en el hecho de que se trata de proyectos que dinamizarían la economía y aumentarían el crecimiento económico del país.

Destaca de esa escasa inversión dos obras muy cuestionadas de los dos gobiernos del FMLN: las represas de El Chaparral y la 5 de Noviembre, por citar algunos proyectos en desarrollo.

Según Hacienda, este año se han destinado para la presa El Chaparral $55.9 millones, pero los datos hasta agosto reflejan que la ejecución a sido de apenas $1.6 millones.

Para la 5 de Noviembre se proyectó invertir $67.2 millones y a la misma fecha se han invertido únicamente $30.7 millones. Ambos proyectos están a cargo de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL).

Entre los programas que presentan déficit de ejecución también están los dirigidos al área de “Atención de la Pobreza” a cargo del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL), el cual está dentro del programa que el Gobierno ha abanderado como “Sistema de Protección Social Universal”, en el que se previó invertir $34.2 millones este año, pero que hasta agosto solo han ejecutado $12.3 millones.

La falta de ejecución de proyectos también se reflejan en obras a cargo del Ministerio de Obras Públicas (MOP), y la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), así como programas del Instituto Salvadoreño del Seguro Social y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), entre otras entidades.

Lemus cuestiona que al ritmo que el Gobierno ejecuta los presupuestos de la Nación, el índice económico en vez de subir se estanca o se reduce.

“El problema es que el Gobierno al ejecutar un nivel de inversión bajo conspira contra el crecimiento, salva o mejora la situación de déficit porque invierte menos y usa menos deuda, pero, ¿a costa de qué?, a costa de que la economía crezca menos”, aseguró.

El economista trae a cuenta las proyecciones de crecimiento económico que sigue haciendo el Gobierno, ya que se basan en datos que no son reales y que sobreestiman los presupuestos, generando un “desequilibrio” que obliga a destinar más fondos a las necesidades de las instituciones.

Añade que con invertir menos tratan de reflejar que el déficit fiscal es menor. “El déficit lo bajan a puro sacrificio de inversión, pero al hacer eso la economía crece menos”, reflexionó Lemus.

deficitx

Diputados cuestionan

Se consultó a la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, sobre la poca inversión pública que ha hecho el Gobierno, pero la legisladora respondió: “Fíjese que no he visto ese informe, no podría comentarle al respecto, ¿otra pregunta?”, se esquivó.

Pero sus colegas de otros partidos sí criticaron la escasa inversión pública del gobierno.

ARENA ha venido denunciando año con año que el Ejecutivo no tiene la capacidad para ejecutar el presupuesto y también ha venido exigiéndole una Ley de Responsabilidad Fiscal, cuyo anteproyecto entró para su estudio a la Asamblea a finales de la administración del expresidente Mauricio Funes, junto con un pliego de reformas fiscales.

El paquete fiscal se aprobó, no así la ley que compromete al Gobierno a ser austero en sus finanzas.

Screen Shot 2015-09-30 at 11.17.21 AM“¿Cómo es posible que en vez de tener mayor inversión, tenemos menos inversión? Y además de eso, más problemas sociales y falta de recursos. ¿Adónde está el escape de recursos?, está en lo que han inflado al Estado, en contratar a toda la partidocracia”, recriminó la diputada arenera Milena de Escalón.

Añadió que el ministro de Hacienda invierte mal porque se le dispara el déficit fiscal, debido a que no ha querido poner en orden las finanzas del Estado a través de una ley de transparencia fiscal.

El diputado del PDC, Rodolfo Parker, dijo que una de las propuestas que han hecho, a raíz de que en los últimos 15 años siempre se da el déficit en la ejecución del presupuesto, es que se avale una ley de Responsabilidad Fiscal en la que se establezca la obligación de ejecutar, como mínimo, un 80 % del monto destinado a la inversión pública. “Tenemos que ser más eficientes”, subrayó Parker.

Guillermo Gallegos, de GANA, al tiempo que indicó que es un presupuesto que está siempre sujeto a cambios, también observó que se necesita de una normativa fiscal.

“Demandaría más de las diferentes instituciones del Estado, a que hicieran un esfuerzo más grande para poder ejecutar lo del presupuesto, sobre todo en inversión pública. Es una pena que habiendo tantas necesidades y contando con el recurso y que haya tan poca ejecución”, lamentó.

———-

Ramo de Hacienda basa presupuesto 2016 en un aumento del PIB falso, dice economista

Economista Rafael Lemus dice que datos de esa cartera sobreestiman proyección de crecimiento del 2.5 % en 2015 y del 2.6 % en 2016.

El ministro Carlos Cáceres (der.) ha tenido que explicar los gastos a los diputados. Foto EDH

El ministro Carlos Cáceres (der.) ha tenido que explicar los gastos a los diputados. Foto EDH

, 30 sept. 2015 / EDH

El Gobierno estaría “repartiendo” para el próximo año “un presupuesto inflado”, dice el economista Rafael Lemus, al considerar que el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ha “sobreestimado” la proyección del gasto para 2016 en indicadores de crecimiento económico que no están apegados a la realidad.

Según la política presupuestaria que Cáceres envió a la Asamblea en la segunda semana de junio de este año, que es el insumo base que recoge Hacienda para elaborar el presupuesto, se detalla que prevén un crecimiento económico para 2016 de 2.6 % del Producto Interno Bruto (PIB) y para 2015 del 2.5 %.

Basados en datos del Banco Mundial (BM), Lemus dice que las cifras no corresponden a lo que en realidad el país creció o se estima que crezca de aquí a diciembre.

El BM detalló en una publicación en su página web de septiembre que este el año el país crecería en 2.2 %.

“El problema de eso, es que ese error de estimación… si yo hago sobreestimación de esto (del crecimiento económico de 2015 y 2016), a su vez estoy inflando ingresos o sobreestimando ingresos. El problema de esto es que a su vez, también reparto presupuesto inflado y termino con más déficit”, valoró Lemus.

Lo anterior se agrava al observar los números del déficit fiscal que Hacienda también detalla en la política presupuestaria de junio.

Según ese documento, que fue enviado a la Asamblea, el déficit presupuestario va en aumento. En 2015 lo estima en -4 % del PIB, en la misma escala para 2014, y en 2017 considera que será mayor: de  -4.3 %. (Ver gráficas).

La sumatoria de estas dos variables, según Lemus, hacen que el Presupuesto de la Nación, incluido el que será presentado hoy por Cáceres, sea “insostenible”. No hay manera, reflexiona, de que el crecimiento económico del país supere el 2 %.

“La economía está en una trayectoria insostenible fiscalmente, ese es un problema combinado de que se crece lento, no pasamos del 2 %, es cuento que crecemos más y lo otro crecer lento o bajo con un desequilibrio de este tamaño es una incoherencia, es una insostenibilidad fiscal”, lamentó el experto.

El titular de Hacienda llega hoy a la Asamblea Legislativa a presentar el Presupuesto de la Nación para el próximo año, mismo que deberá ser analizado por los diputados en la Comisión de Hacienda.

El Secretario de Comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas, informó ayer en una entrevista con el Canal 10 que el plan de gastos podría incrementarse un poco en relación con el de este año, a raíz de que han apostado más por invertir en Educación, Salud y Seguridad, a razón de $2,000 millones entre los tres rubros.

“Esta apuesta presupuestaria para el año 2016, además de estar efectivamente equilibrada, razonablemente equilibrada, responde a las prioridades del Plan Quinquenal y será una herramienta para el desarrollo económico del país”, afirmó Chicas, según lo publica el sitio de Internet de la Presidencia.

Chicas dijo que el gasto de 2016 también está “fundamentado en el impulso de las acciones para empezar a hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), compromisos adoptados por el presidente Sánchez Cerén en la pasada cumbre de la Organización de las Naciones Unidas, celebrada en Nueva York, Estados Unidos”.

“Esa es la técnica que siempre ha usado, presentar el presupuesto donde está sobreestimando el crecimiento y los ingresos, ¿qué es lo que ocurre al final?, siempre caemos en el déficit fiscal, porque empieza a gastar más de lo que está ingresando”, esgrimió Milena de Escalón, legisladora de ARENA.