empresa privada

El legado de Jorge Daboub. De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 16 abril 2016 /EDH

El FMLN ha mostrado un inusitado interés por las elecciones internas dentro de la Asociación Nacional de la Empresa Privada. El FMLN, desde que es partido político, nunca había metido su cuchara. Ahora, el vicepresidente Óscar Ortiz, Hato Hasbún y otros dirigentes efemelenistas han expresado abiertamente su apoyo a uno de los candidatos a la presidencia de ANEP.

Me llama la atención que la misma maquinaria de troles que atacan a los adversarios del FMLN, estén atacando al otro candidato. ¿Qué es lo que está pasando?

diario hoyTodo tiene que ver con el liderazgo de Jorge Daboub al frente de la ANEP durante los dos gobiernos del FMLN. Me imagino que nunca debe ser fácil dirigir la máxima gremial empresarial. Pero es indudable que es más duro dirigir esa nave cuando en el gobierno hay un partido y un presidente hostil a los empresarios y que, además, irrespeta los contratos.

Cuando hay un gobierno así, que no genera confianza, y aumenta la incertidumbre, los empresarios son más precavidos al invertir, la inversión extranjera no viene, y la que está piensa marcharse. Cuando hay negocios rentables hay empleo, menos pobreza, el gobierno recauda más dinero, aún con impuestos más bajos, mejoran los servicios. Es un círculo virtuoso.

Cuando la inversión privada y extranjera disminuyen, hay menos empleo, aumenta la pobreza, el gobierno recauda menos dinero, aunque suba los impuestos tradicionales e invente otros, los servicios desmejoran. Aumenta la violencia y todo se deteriora. ARENA, único partido opositor, está ocupado en terminar de restablecerse de los golpes que le vinieron de dentro y fuera. Se está, recomponiendo. Ojalá salga pronto de ese proceso.

Es en ese contexto que le tocó capitanear la nave a Jorge Daboub. Su papel fue defender con mucho vigor a la agredida empresa privada. Su posición a los ataques sistemáticos del presidente anterior y a las medidas del actual, en contra de los empresarios fue clara y definida. A tal punto que la voz de Jorge Daboub y otros pocos líderes empresariales vinieron a llenar el vacío que tenemos de una necesaria oposición política, aunque no es ese exactamente el rol de la ANEP.

Las pretensiones totalitarias del FMLN se han estrellado contra la Sala de lo Constitucional, algunos medios de comunicación que se mantienen firmes, una parte de la sociedad civil y contra el liderazgo de la empresa privada encarnado en Jorge Daboub.

Por eso el gobierno y sus aliados han tildado a Jorge Daboub de confrontativo. Son muchas las propuestas que la ANEP ha hecho para ayudar al gobierno a salir de la crisis. Pero las recomendaciones de los ENADES, por ejemplo, les entra por un oído y le sale por el otro. Lo que les queda en la cabeza, y les molesta es la firme defensa que hace Daboub y la ANEP del sistema de libertades.

Ello explica el interés del FMLN en inmiscuirse en las elecciones internas de la ANEP. La quieren cooptar, neutralizar o destruir como han hecho con otras instituciones e intentaron hacer con la misma ARENA. El legado de Jorge Daboub, es una ANEP, propositiva, firme e independiente, como siempre, pero en los más turbulentos tiempos.

Conozco a los dos candidatos. Carlos Guerrero con quien tuve el honor de trabajar, es una excelente persona. A Luis Cardenal y a su familia los conozco desde hace muchos años. Sé de su absoluta integridad, capacidad de entendimiento y entereza.

Carlos Guerrero es un joven líder pero creo que su tiempo aún no ha llegado. La elección de ANEP no es entre renovación y continuismo, los buenos empresarios son de por sí renovadores. La decisión es entre la experiencia en defender principios y ser propositivo, pero sobre todo en saber lidiar con sabiduría y firmeza con un gobierno que quiere el poder total para siempre.

Aprecio no quita conocimiento. En estos tiempos tumultuosos, no me cabe duda que Luis Cardenal es el mejor hombre para conducir la ANEP. Con un estilo diferente, claro está, estoy seguro que él sabrá mantener el legado de Jorge Daboub, Víctor Steiner, Miguel Ángel Salaverría, Conrado López, Ricardo Simán y otros tantos que han mantenido a esa gremial como un referente máximo de defensa de la libertad económica, base de todas las demás libertades.

Anuncios

Carta a los optimistas. De Paolo Luers

PAOLOPaolo Luers, 23 febrero 2016 / EDH

Estimados amigos que mantienen viva la llama de lo positivo:
Su principal y muy sabio vocero escribió la semana pasada, en una de sus habituales columnas, tres frases claves que quiero compartir y comentar:

-“Si el desaliento asoma, hay que desplegar los carteles de la esperanza.”

-“Aunque tenga tantos argumentos en contra, el optimismo es un elíxir sanador de la mejor calidad.”

-“Lo positivo es lo único que construye.“

Cada una de estas frases, yo las suscribo. Soy parte de su corriente de optimistas. Sin embargo, algo en esta columna me molestaba. Tan así que, sin buscar pleito con el reconocido escritor, puse un comentario en las redes que ahora ya no lo encuentro, pero que decía, palabra más, palabra menos, esto: “De acuerdo. Pero sería mejor fundamentar esto con una o dos razones para ser optimista, más allá de constatar que es necesario para la salud mental del país.”

O sea, si alguien quiere hacer un alegato a favor del optimismo y un llamado en contra el negativismo, no es suficiente constatar que es necesario rescatar lo positivo para alimentar la esperanza. Hay que dar, por lo menos, algunas pistas por dónde encontrar razones para optimismo. Nada de esto encontré en la columna de nuestra estimado letrado. No quiero criticar al distinguido autor, pero si me atrevo a tratar de complementarlo. Porque, como dije, estoy de acuerdo con su ferviente alegato en defensa del optimismo. Aunque mucho critico -y para hacerlo, tengo que escribir de lo malo en nuestro país-, soy uno de ustedes. Soy optimista incurable.

Voy a nombrar tres razones de peso para “desplegar los carteles de la esperanza.”

Primero: El país no está en quiebra. El gobierno está al punto de quebrar y a hundir al Estado – pero el país, su economía, su energía social son suficiente robustos para sobrevivir tres gobiernos populistas y sin responsabilidad fiscal. La empresa privada sigue siendo fuerte y relativamente unida, a pesar de muchos esfuerzos del gobierno de debilitar y dividirla. Bastante inversiones han ida al extranjero, pero esta diversificación ha fortalecido la empresa privada salvadoreña – y hay suficiente capital retenido como para crear un boom de inversión cuando se anuncie el cambio de las políticas públicas.

Segundo: Las instituciones democráticas funcionan mucho mejor de lo que todos nos imaginábamos. En vez de dejarse manipular e intimidar por un ejecutivo que no cree en la independencia de los órganos del Estado, algunos de ellos se han fortalecido, han asumido su responsabilidad constitucional – y por primera vez hacen funcionar el esquema republicano de pesos y contrapesos. Estoy hablando de la Sala de lo Constitucional, ahora también de Corte Plena y su Sección Probidad, del Instituto de Acceso a la Información Pública, que ejercen sus funciones de control con independencia, profesionalismo y valentía. Hay tendencias positivas también en el órgano legislativo y la Fiscalía General, que hay que cuidar y consolidar – pero que también dan pie a cierto optimismo. No así en cuanto a La Corte de Cuentas, el Tribunal Electoral, el Tribunal Ético, el Consejo Nacional de Judicatura… Pero una cosa es obvia: A pesar de condiciones adversas y muchos ataques, la institucionalidad democrática ahora es más sólida que hace 10 o 15 años. Parece que la alternabilidad en el poder, con la inversión de papeles de oposición y gobierno entre los dos partidos grandes le hizo bien al sistema republicano.

Tercero: En los últimos años de crisis ha nacido una sociedad civil mucho más empoderada, crítica, independiente y vigilante. Los populismos de izquierda y derecha ahora tienen quienes los cuestionan y exigen rendición de cuentas desde el seno de la sociedad. La antes desenfrenadas tentaciones de corrupción y engaño han encontrado frenos cada vez más eficientes, desde instituciones que funcionan y la opinión pública que exige y cuestiona.

Son tres razones para ser optimista. Así tiene sentido decir “el optimismo es un elíxir sanador de la mejor calidad”. Sin desarrollar estas razones, sería otro discurso engañador.

Saludos,

e2b99-firma-paolo

 

Ernesto Vilanova: “El FMLN en lugar de incentivar la inversión la está ahuyentando”

El presidente de Conapes  hace una evaluación del rumbo que lleva el país en manos del FMLN. Dice que la inseguridad, la economía y la carga de impuestos son los problemas que más abaten a sus agremiados y al pueblo en general.

Ernesto Vilanova es el presidente del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes), | Foto por elsalv

Ernesto Vilanova es el presidente del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes), | Foto por elsalv

1 diciembre 2015 / EDH

diario hoyMalas políticas en materia económica por parte del actual gobierno del FMLN, desincentivos a la empresa privada, inseguridad y auge de la criminalidad, y de remate más impuestos que castigan los ya precarios bolsillos de la población es lo que le causa preocupación e indignación al presidente del Consejo nacional de la pequeña empresa de El Salvador (Conapes), Ernesto Vilanova, quien ve que el rumbo que lleva el FMLN al país es el “equivocado”.

“El rumbo que lleva el país está equivocado, es un rumbo que realmente no es el adecuado para los momentos que estamos viviendo debido a que la implementación del Socialismo del Siglo 21 aquí en el país, en lugar de haber inversión la están ahuyentando”, manifestó el empresario en entrevista a El Diario de Hoy, donde también dio su punto de vista sobre la ola criminal que abate a los salvadoreños y sobre el primer congreso efemelenista.

Para el representante de la gremial que aglutina a los pequeños empresarios del país, los dos gobiernos del FMLN se han caracterizado por confrontar con la empresa privada, lo cual está repercutiendo negativamente en la economía de los salvadoreños.

 “Los inversionistas ya tienen miedo a invertir por el bajo rendimiento, la crisis que hemos estado pasando por los problemas climatológicos  y tras eso nos están implementando nuevos impuestos. Creo que el problema del país es que lo están llevando por un rumbo totalmente equivocado y eso a la larga nos va a repercutir en mayor daño en la economía del país”, lamentó Vilanova.

Lo que él cree que está pasando en este punto es que el gobierno del FMLN le está abriendo espacio a empresas allegadas a sus dirigentes y citó el caso de Alba Petróleos, que ya tiene otras subsidiarias en distintas áreas de la economía del país.

“En todos los rubros se están desarrollando con el fin de ir desplazando al verdadero sector privado, que es el que mueve la economía de El Salvador”, apuntó.

Pero lo que al dirigente de Conapes le molesta más, es la incapacidad del gobierno de brindar seguridad a la población, y según dijo, encima la está atribulando con más impuestos, como el más reciente del cobro del 5% a las telecomunicaciones.

“Es injusto que nos estén cargando con más impuestos porque acá nadie se salva de este impuesto, aun cuando pasamos por tiempos difíciles, con desafíos y graves problemas de inseguridad, con una violencia intolerable que frena el desarrollo social y económico del país”, criticó.

Vilanova aseguró que los pequeños empresarios invierten fuertes sumas de dinero en seguridad y que, prácticamente, pagan tres impuestos porque el Estado no es capaz de cumplir su rol de velar por la seguridad de los ciudadanos, tal como lo establece la Constitución de la República.

“La pequeña empresa, sectores informales ya pagamos seguridad privada dado que el gobierno no nos da la seguridad; por lo tanto, se convierte en doble tributo, y si a eso le sumamos las extorsiones que pagamos (a los pandilleros) se convierte en triple tributo”, se quejó el presidente de Conapes.

Agregó que el problema de las extorsiones de las pandillas al sector de pequeños empresarios y comerciantes informales, lejos de irse reduciendo se va incrementando, incluso el pago de la extorsión cada vez es más alto.

Aseguró Vilanova que como Conapes ya están preparando un recurso de amparo para presentarlo a la Sala de lo Constitucional, con miras a que se frene el cobro del 5% a la telefonía que ya se comenzó a pagar, pues ya está en vigencia a partir de noviembre anterior.

Ernesto Vilanova aseguró que como sector de pequeños empresarios hay problemas que enfrentan día a día, problemas que tienen que ver con la criminalidad y con la economía familiar.

“Lo que nosotros hemos detectado, a través de las consultas que hemos hecho, en primer lugar está la inseguridad, es el rubro más difícil, lo que está prevaleciendo; luego tenemos la falta de inversión, el desempleo, realmente es lo que está afectando la economía del país”, dijo el presidente de Conapes.

Sobre el reciente congreso del FMLN, partido en el gobierno, Vilanova dijo no estar sorprendido con el discurso del secretario general Medardo González, quien aseveró que instaurar el socialismo en El Salvador es el objetivo a futuro de su partido.

“Eso no es de ahora. Todo el tiempo ese ha sido el discurso del FMLN con el cual lo que ellos quieren es erradicar el crecimiento del país. Ellos quieren convertir a El Salvador en una Venezuela”, externó y agregó que “desde que llegó el señor (Mauricio) Funes ellos desarrollaron las etapas del socialismo”.

Contra los medios
Otro punto que no quiso dejar de lado el presidente de Conapes es lo referente a que el FMLN también buscará apoderarse del Órgano Judicial, tal como quedó establecido en los documentos firmados por dirigentes y militantes de ese instituto político tras el congreso efemelenista.

“Ellos definitivamente están tratando de obtener los tres órganos del Estado, y no podría yo asegurar si es a través de maletines negros”, manifestó Vilanova.

Además, el presidente de Conapes analizó la relación que han mostrado los gobiernos del FMLN con respecto a los medios de comunicación independientes. Según dijo, han seguido los mismos esquemas que se han implementado en países como Venezuela, Ecuador y Bolivia, los cuales forman parte del chavismo.

“Esa es parte de la política que ellos van a implementar, ellos van a tratar de ir coaccionando a los medios y tratar de irlos callando, que es parte del proceso del Socialismo del Siglo 21, tratar de ponerle la mordaza a los medios o hacerlos desaparecer porque son un impedimento en el desarrollo del socialismo”, advirtió.

Pese a todo el poder que está adquiriendo el FMLN ya que tiene las riendas del Órgano Ejecutivo y de la Asamblea Legislativa, Ernesto Vilanova considera que los salvadoreños están divididos y que quienes aman y luchan por las libertades no van a permitir que el FMLN logre sus objetivos.

“Realmente el espíritu emprendedor que tenemos los salvadoreños muy difícilmente lo van a conseguir, creo que estamos dispuestos a no dejarnos influenciar por esas doctrinas plenamente desfasadas”, dijo el presidente de Conapes.