disidentes

El Papa admite que nunca pensó reunirse con los disidentes cubanos

Francisco aterriza en Estados Unidos para la segunda mitad de su viaje.

Obama saluda al papa Francisco al bajar del avión. / JONATHAN ERNST (REUTERS)

Obama saluda al papa Francisco al bajar del avión. / JONATHAN ERNST (REUTERS)

Pablo Ordaz, 22 sept. 2015 / EL PAIS

De las siete preguntas formuladas al papa Francisco durante el vuelo entre Santiago de Cuba y Washington, cinco llevaban implícita la percepción de que se había mostrado demasiado condescendiente con el régimen de los hermanos Fidel y Raúl Castro y, en cambio, había ignorado la represión hacia los disidentes. Las respuestas de Jorge Mario Bergoglio no solo no cambiaron tal percepción, sino que la acentuaron. El Papa aseguró desconocer que durante su visita se habían producido detenciones de activistas y confirmó que en su ánimo nunca había estado reunirse con la oposición. Cuando le preguntaron si creía que Fidel Castro se había arrepentido del sufrimiento del pueblo cubano durante su régimen, contestó: “El arrepentimiento es una cosa muy íntima. Fidel y yo no hablamos del pasado”.

A Bergoglio, experto en entrar al trapo y salir airoso de las cuestiones más difíciles, se le notó incómodo y evasivo cuando se le preguntó por las detenciones –algunas practicadas con contundencia junto al papamóvil— y por la posibilidad de recibir a los perseguidos por el Gobierno cubano. “No tengo noticia de que hayan sucedido detenciones, no tengo ninguna noticia”, aseguró Bergoglio a bordo del vuelo AZ 4001 de Alitalia. Sobre si estaría dispuesto a recibir a los críticos del régimen, dijo: “No puedo decir sí, no; no sé, directamente no sé. ¿Me gustaría? ¿Qué sucedería? Esas preguntas son futuribles. A mí me gusta encontrarme con toda la gente. Considero que, primero, toda persona es hija de Dios y tiene derecho. Y, segundo, siempre el trato con otra persona enriquece. O sea, que el futurible lo respondo así”.

Ante otra pregunta sobre su supuesta tibieza hacia los perseguidos, el Papa vino a decir que el trabajo de ayuda, silencioso y práctico, ya lo desempeña la Iglesia cubana: “La Iglesia acá ya hizo una lista y fueron indultados más de 3.000 personas. Se estudiarán más casos y la Iglesia cubana está comprometida en seguir trabajando sobre los indultos. También alguien me dijo que sería lindo que se acabara con la cadena perpetua. Yo ya he dicho que la cadena perpetua es casi una pena de muerte escondida, es como estar muriéndose todos los días”.

Un periodista francés y uno italiano pusieron sobre la mesa una acusación, cada vez más presente, en algunos sectores conservadores, sobre todo de Estados Unidos. Sostienen que la beligerancia de Bergoglio contra, por ejemplo, el sistema económico mundial contrasta con sus posiciones más amables hacia actitudes o Gobiernos de izquierda. “Ya se había hablado”, sostuvo el periodista, “de un papa comunista, ahora se llega a hablar de un papa que no es católico. Ante estas consideraciones, ¿usted qué piensa?”. Jorge Mario Bergoglio le respondió con la anécdota de un amigo cardenal al que “una señora muy católica y un poco rígida” le había preguntado si él era el anticristo o el antipapa porque no calzaba zapatos rojos. Ya más en serio, dijo: “Yo estoy seguro de que no he dicho una cosa más que no hubiera estado en la doctrina social de la Iglesia. En el otro vuelo una colega me dijo que yo le había tendido la mano a los movimientos populares y me preguntó ‘¿pero la Iglesia lo va a seguir?’ Yo le dije ‘soy yo el que sigo a la Iglesia’. Y en esto me parece que no me equivoco. Creo que nunca dije una cosa que no fuera en la doctrina social de la Iglesia. No, mi doctrina sobre todo esto, sobre la Laudato Si, sobre el imperialismo económico, todo esto, es la de la doctrina social de la Iglesia. Y si es necesario que yo recite el credo, estoy dispuesto a hacerlo, ¿eh?”.

Unos minutos antes de las cuatro de la tarde, diez de la noche en España, la comitiva papal aterrizó en la base militar de Andrews, donde lo esperaba el presidente Barack Obama y su familia.

Nuestras relaciones con Cuba. “Héroes” y disidentes

El día 21 de julio pasaron dos cosas simultáneas, que expresan la política del gobierno de Sánchez Cerén, frente a Cuba: en Casa Presidencial fueron recibidos, con todos los honores, 5 cubanos que por Estados Unidos han sido procesados como agentes del régimen de Castro; y en el aeropuerto de Comalapa fueron detenidos, con orden de expulsión a su país de origen, 11 cubanos opositores que iban a participar en un foro sobre democracia.

Segunda Vuelta

Presidente Sánchez Cerén recibe en Casa Presidencial a los Cinco héroes cubanos

El presidente Salvador Sánchez Cerén recibió hoy en Casa Presidencial al grupo de héroes cubanos, conocido como los Cinco, quienes figuran en la historia de Latinoamérica como fervientes luchadores que abanderaron el sueño de libertad defendiendo al pueblo de Cuba de ataques terroristas liderados por grupos opositores a su gobierno.

LOS-CINCO1

21 julio 2015 / Sitio oficial de la Presidencia

Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehwerert purgaron largas condenas en Estados Unidos, mientras el clamor por su libertad se iba convirtiendo en una consigna que unió a muchos en el mundo, incluido a importantes sectores del pueblo salvadoreño.

“Son ustedes mensajeros de la esperanza y la dignidad de los pueblos de América Latina. Tenemos mucho que aprender de ustedes. Sepan que su historia seguirá alentando a nuestros pueblos a mantener vivo los ideales de justicia y libertad”, dijo el jefe de Estado en el solemne acto.

Para el mandatario, la experiencia vivida por estos héroes cubanos “simboliza el triunfo de la vida sobre el terrorismo y la muerte, un ejemplo de dignidad y de amor patrio que nos llena de orgullo a todos los latinoamericanos”.

“Este momento histórico que vivimos con su liberación se debe a la permanente lucha de organizaciones  solidarias en todo el mundo, entre ellas del pueblo de Estados Unidos, gobiernos, personalidades como numerosos premios Nobel y un gran número de instancias internacionales que no cesaron de buscar justicia para ustedes y para la hermana República de Cuba”, dijo.

Manifestó además que las naciones “compartimos un anhelo por la justicia”, por lo que la libertad de los Cinco fue motivo de tanta alegría para quienes defienden este ideal como uno de los principales valores del ser humano.

El gobernante agradeció a los héroes por poner “sin vacilaciones” su inteligencia y el sacrificio de sus vidas “al servicio del amor a la vida, a la patria, a la lucha contra el terrorismo para proteger de la muerte al pueblo de Cuba y también al de Estados Unidos”.

“Gracias por ser ejemplo de lucha y perseverancia, por demostrar nuevamente esa idea de José Martí de que un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”.

Por su parte, Gerardo Hernández Nordelo, miembro de los Cinco, manifestó que el estar compartiendo hoy con el pueblo salvadoreño “es un triunfo de la solidaridad y  de la unidad”, que tiene como trasfondo el mensaje de  que “cuando se persevera y se mantiene uno firme en sus principios aunque la victoria demora siempre llega y las ideas justas y la lealtad triunfan”.

“Nosotros, los Cinco, por supuesto que nos inspiramos en el ejemplo de resistencia y de lucha de nuestro pueblo, de nuestra revolución, pero también nos  sirvió de inspiración el ejemplo de lucha, de sacrificio y de resistencia del pueblo salvadoreño”, expresó Hernández Nordelo entre aplausos.

Durante su discurso el presidente Sánchez Cerén celebró el acercamiento entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, ya que constituye  “un signo de entendimiento y respeto a la igualdad soberana de los Estados y a la autodeterminación de los pueblos”.

“Este hecho es una clara muestra de que Latinoamérica está marcando una tendencia que abona hacia un mundo multipolar, en el cual la región se ha comprometido a trabajar por la paz, la justicia, el desarrollo, el entendimiento y la solidaridad entre las naciones”, dijo.

Agregó que  el Gobierno de El Salvador se congratula por la reapertura de las embajadas de ambos países, ya que es un paso clave dentro del proceso de normalización de las relaciones entre ambos gobiernos.

El mandatario aseguró que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos fortalecerá los lazos de buen entendimiento entre los países del continente americano, sin embargo, considera indispensable ponerle fin al bloqueo contra el  pueblo cubano, para lograr la plena estabilidad y desarrollo del país caribeño.

——

El Gobierno de El Salvador impide la entrada a varios activistas cubanos que viajaron a un evento

Autoridades migratorias salvadoreñas niegan la entrada a una decena de activistas cubanos.

Claudio Fuentes, 19 julio 2015 / DIARIO DE CUBA

El Gobierno de El Salvador impidió este lunes la entrada a su territorio a una decena de activistas cubanos que viajaron al país invitados a participar en la VIII Conferencia de la Comunidad de las Democracias.

Tras llegar al aeropuerto Oscar Arnulfo Romero el lunes, a las 6:05, las autoridades migratorias salvadoreñas negaron la entrada a los activistas, que aseguraron tener sus documentos en regla.

El viaje de los disidentes a El Salvador, coincide con una visita de los cinco espías, que tienen previsto llegar este martes al país centroamericano y entrevistarse, según la prensa local, con el presidente Salvador Sánchez Cerén, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, aliado de La Habana.

“Uno por uno, a todos los invitados de la oposición cubana (…) nos fue quitado el pasaporte por un oficial de emigración en el aeropuerto”, afirma el fotógrafo Claudio Fuentes, uno de los activistas afectados, en una declaración enviada a la redacción de DIARIO DE CUBA por la organización Civil Rights Defenders.

“Los documentos de todos los presentes, están visados por los Estados Unidos con la denominada visa B-2 (entradas múltiples). Esta permite, según las leyes salvadoreñas, el acceso al país, pero el brazo de la dictadura cubana y sus servicios de inteligencia también ejerce su dominio en El Salvador”, añade Fuentes.

Asimismo “nos privaron de las cartas que prueban que estamos llegando a este país invitados al antes mencionado evento”, denuncia. “Sin más explicaciones, se nos confinó en un salón bajo la vigilancia de la policía. Desconocemos si los organizadores del evento han realizado gestiones y cuál es el resultado”, dice.

Fuentes indica en el texto que “un policía enviado por los de emigración”, les confirmó sobre las 10:00 de la noche, tras cuatro horas de espera, que serían deportados a Cuba este martes. “Las autoridades migratorias no ofrecieron explicaciones directamente”, dice.

“Desde La Habana dieron la orden. Y las autoridades migratorias salvadoreñas la cumplieron”, opina Fuentes, coincidiendo con varios de los disidenes retenidos, según un vídeo grabado en el aeropuerto.

En las imágenes aparecen el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz, los periodistas independientes Roberto de Jesús Guerra, Camilo Ernesto Olivera y Henry Constantín, y la Dama de Blanco Magaly Norvis Otero, entre otros.

El vídeo muestra los reclamos de los activistas a la policía del aeropuerto.

“Nos tienen sin agua, sin comida. Hasta ahora hemos estado aceptando todas las cosas. Esto es un atropello”, dice a Norvis Otero.

“Nos tienen secuestrados”, afirma Guerra. “Esta es una violación de los convenios internacionales”, se escucha decir a otro activista.

“Estamos aquí porque el gobierno de ustedes fue el que nos invitó y nos trajo aquí. No es posible que nos inviten y nos pongan en esta situación”, reclama otro afectado.

Varios se quejan de la falta de información. Señalan que las autoridades ni siquiera les han explicado por qué no los dejan entrar.

“Una vez más, tal y como sucedió durante la Cumbre de la OEA en Panamá, las garras del totalitarismo castrista violan la soberanía de otro país de manera impune”, dice Claudio Fuentes en su declaración.

“La policía política es ama y señora de sus empleados en las oficinas migratorias salvadoreñas. Y mientras el gobierno salvadoreño y la comunidad internacional lo permitan, lo seguirán haciendo en cualquier otro país”, concluye.

Junto a los cubanos, al menos a un ciudadano venezolano, el activista y empresario Mauricio Tancredi, ex presidente de Consecomercio, también le fue negada la entrada al país.

Por su parte, Gabriel Salvia, colaborador de DIARIO DE CUBA y ciudadano argentino, director general del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL), intentó argumentar con las autoridades salvadoreñas. Al no obtener una respuesta satisfactoria sobre la situación de los retenidos, y en solidaridad con estos, optó por regresar a Argentina, sin entrar a El Salvador.