Crisis

Venezuela on the brink: TIME

It was once the richest country in Latin America. Now it’s falling apart.

Cpw67wSUAAIdn-H

timeIoan Grillo / Fotos de Alvaro Ybarra Zavala, 5 agosto 2016 / TIME

In Venezuela the food lines are only the most visible evidence of a nation in free fall. Known as las colas, the lines form before dawn and last until nightfall, several bodies thick and zigzagging for miles in leafy middle-class neighborhoods and ragged slums alike. In a country that sits atop the world’s largest known petroleum reserves, hungry citizens wait on their assigned day for whatever the stores might stock: with luck, corn flour to make arepas, and on a really good day, shampoo.

“I never dreamed it would come to this,” says Yajaira Gutierrez, a 41-year-old accountant, waiting her turn in downtown Caracas. “That in Venezuela, with all our petroleum, we would be struggling to get corn cakes.”

In the capital’s Dr. José María Vargas hospital, a doctor watched a 73-year-old woman die of kidney failure because the hospital lacked the medicine to perform a routine dialysis. In a Caracas police station, more than 150 prisoners crowded into a cell made for 36, standing shirtless (there was no room to sit) in the stench of sweat and feces. In arid Lara state, an elementary-school teacher told of children fainting in class from hunger. The economy contracted by almost 6% last year, and is expected to shrink by as much as 10% this year.

Venezuela was once Latin America’s exemplar: home to Simón Bolívar, who freed much of the continent from Spanish rule. Now, after years of political mismanagement and months in economic free fall, it is the region’s cautionary tale. The bolivar, the currency named for the Liberator himself, is now carried in backpacks instead of wallets; one unit is worth less than a penny. While production plummets, crime soars. Fights frequently break out in food lines. The number of murders last year ranged between 17,000 and 28,000. No one knows the exact tally, but regardless it would put the nation’s murder rate—driven by a lethal mix of street gangs, drug cartels, leftist guerrillas and right-wing paramilitaries jostling for power—among the world’s highest. Even animals are dying: some 50 zoo animals have starved to death over the past six months because there’s not enough food.

“It is like there had been a natural disaster, like a hurricane which swept things away,” Henrique Capriles, the governor of Miranda state and a key opposition leader, tells TIME. “If we don’t look for a democratic constitutional solution, I fear there will be an explosion in Venezuela, and it will finish collapsing.”

Residents of Barquisimeto wait on a food line, June 2016. Hunger across Venezuela is rising because of shortages. People often wait hours in lines that are miles long for meager supplies. As tension and discontent among the civilian population increases, violence has spread.

Alvaro Ybarra Zavala—Getty Images Reportage for TIMEResidents of Barquisimeto wait on a food line, June 2016. Hunger across Venezuela is rising because of shortages. People often wait hours in lines that are miles long for meager supplies. As tension and discontent among the civilian population increases, violence has spread.

Reaching that solution seems all but impossible in a country still ruled by the legacy of a dead man. During the 14 years Hugo Chavez spent as President before his death in 2013 from cancer, he set in motion the economic and political dynamics that created the current catastrophe—and the paralysis that has resulted from it. In Venezuela, almost every politician—and many ordinary people—still define themselves as being either a Chavista or as opposition. The current President, former bus driver Nicolás Maduro, claims the Chavista name but has none of his mentor’s charisma—or for that matter his good fortune. Chavez enjoyed sky-high oil prices for much of his time in office, but on Maduro’s watch oil prices have dropped from $100 a barrel to as low as $25 a barrel. (It’s now at $35 a barrel.) Chavez enjoyed massive popular support, but in the December 2015 midterm elections, the opposition won a majority of the assembly for the first time since 1998.

But the opposition has been able to do little with its new power—thanks again to the legacy of Chavez. Chavista judges in the supreme court have struck down 18 laws or motions passed by the assembly, among them one decision that overturned a law ordering the release of more than 100 political prisoners, including opposition leader Leopoldo López, jailed in a case the prosecutor himself said was rigged. Blocked in the legislature, the opposition is instead taking direct aim at Maduro, gathering more than a million signatures to demand a recall referendum that would remove him from office. Surveys indicate that the President would lose badly, but Maduro still has the tools of the state at his disposal. Those include the military and the police, which on July 27 blocked opposition protesters attempting to march on the National Electoral Council’s headquarters in Caracas.

Maduro has made it clear he’s going nowhere. In May he declared a state of emergency, ordering military maneuvers to prepare for an imagined foreign invasion. On TV, he blames the crisis on rich Venezuelans working with the CIA and Colombian paramilitaries across the border. A group of Chavista militants march daily in defiant support of their embattled President. “We are ready to spill our blood defending the patria [homeland],” says Endri Carvajal at a rally of Chavista motorcycle taxis. “If there is an intervention, their soldiers will die here.”

Vea el video: Venezuela on the brink

Venezuela shouldn’t be like this. The country sits on 18% of the world’s proven oil reserves, adding up to nearly 300 billion barrels. But what the Venezuelan diplomat and OPEC founder Juan Pablo Pérez Alfonzo once called “the devil’s excrement” has been a mixed blessing from the start, enriching a moneyed elite even as the poor cling to life in hillside shanty towns like the Petare slum above Caracas, home to half a million people.

Despite gaping inequality, however, Venezuela remained relatively peaceful until the late 1980s, when oil prices hit a prolonged slump. Protests over economic conditions deteriorated into looting, and amid the turmoil, a young paratrooper named Hugo Chavez attempted to lead a coup in 1992. Chavez would serve two years in prison for his actions, but he eventually rebounded to win the presidency at the ballot box in 1998. He began as a straightforward populist who made little mention of socialism, focusing his wrath on Venezuela’s corrupt establishment while winning the hearts of the poor with his charisma.

But after surviving a failed coup in 2002, Chavez took a radical turn. He started launching daily broadsides against rich Venezuelans and their American friends. The U.S. was already a convenient bogeyman in Latin American politics, thanks to a long history of sponsoring coups, outright invasions and puppet governments. Chavez took special aim at then U.S. President George W. Bush, whom he cast as a literal devil, quipping that the lectern “smells of sulfur still today” after following Bush in a 2006 speech to the U.N. General Assembly.

By then Chavez was a rock star for the global left, which thought it had found a post-Cold War model in what the Venezuelan President called his Bolivarian revolution. But Chavez always practiced a strange kind of socialism, relying on Venezuela’s oil industry as much as any capitalist predecessor. With oil eventually rising as high as $140 a barrel in 2008, his government was building a million new homes and corner medical clinics (many staffed by Cuban doctors, part of a crude-for-medicine deal with Havana) and even handing out laptops and washing machines in the barrios. “We said that Venezuela became the country of the happy poor,” says economist Eduardo Fortuny. “Without really improving their income, he gave them more things. Chavez’s popularity went hand in hand with his public spending.”

Those measures sowed the seeds of the current crisis. Unable to legally buy dollars, businessmen turned to the black market, where exchange rates soared. While the official base rate is 10 bolivars to the dollar, the bolivar now trades on the street at more than 1,000. The collapse of the currency is aggravated by oil’s low price—Venezuela can no longer count on its oil exports’ bringing back enough dollars, which means it can’t import enough goods to sell at the fixed prices, leading to shortages.

And domestic production has been decimated as farms and factories that Chavez expropriated are all but idle. The crisis has hurt international companies as well, which have seen some $10 billion in profits wiped away over the past 18 months. Many are giving up on the country. In May Coca-Cola suspended its bottling operation in Venezuela because of a lack of sweetener, and in July McDonald’s temporarily stopped selling Big Macs because of a lack of bread.

As bad as things are in Caracas, the misery is worse in the provinces. Mario Mora, a 52-year-old laborer, sits in the searing sun in the town of Pavia after waiting since dawn for an arrival of gas canisters to cook and heat water. The wait is in vain—at 4 p.m., a police officer informs the crowd that no gas will arrive until the next day. Mora will have to forage for twigs to make a fire in order to cook corn cakes and beans for his wife and four children. They eat one meal a day. “I have always been poor, but I have never seen it as bad as this,” he says.

Hardly better are those in the urban middle class who call themselves “the new poor.” Yajaira Gutierrez, the accountant waiting in a food line in Caracas, says that five years ago, her salary was worth about $800 per month. Now, despite regular raises, it would equal less than $70. When she can’t get food in the shops, she turns to the black market, where hawkers sell foodstuffs for 10 times as much as the stores. “I have been cleaning myself with the soap meant to wash dishes,” she says.

Medicines often can’t be found at any price. After businessman Rainer Espejo discovered that his 2-year-old daughter Barbara had leukemia, he had to turn to a neighbor who worked in Colombia to smuggle the drugs she needs. With the power cuts, Barbara is going through treatment with sporadic air–conditioning and water shortages that make it hard to keep her clean. “It is a cruel form of survival,” says Espejo. “You can get depressed. But the problem is still there, so you have to face it.”

At the children's hospital, J.M. de los Rios, in Caracas, Venezuela, shortages of food and medicine have meant that patients are not receiving essential care, June 2016.

Alvaro Ybarra Zavala—Getty Images Reportage for TIMEAt the children’s hospital, J.M. de los Rios, in Caracas, Venezuela, shortages of food and medicine have meant that patients are not receiving essential care, June 2016.

No less striking are the packed jails. Some prisoners get access to water just one hour per day, urinating and excreting in plastic bags that they wait for the guards to collect. “In these conditions, your mind deteriorates,” says Daniel Sayago, 24, who has been accused of mugging. “You have to shut down parts of it to survive.”

For opposition leader Capriles, the only meaningful change means recalling Maduro, whose term runs to 2019, and holding new elections. Capriles says that a new President—which could mean him—would be able to eliminate the price and currency controls while alleviating the side effects with humanitarian aid from abroad that’s more likely to flow to a friendlier government.

But the fate of the country may ultimately rest on the army, another player in a political realm crowded with armed groups. The military has so far backed Maduro, but it has successfully overthrown Venezuelan governments three times in the past 70 years, and Chavez filled the top ranks with allies following the 2002 coup attempt. “The armed forces are arriving at a difficult hour, decisive,” says Capriles. “And they are going to have to take a decision: Are they with Maduro, or are they with the constitution?” — With reporting by Jorge Benezra/Caracas

Witnessing a ‘Complete Collapse of Society’ in Venezuela: TIME

“I’m very scared of how it will end,” says photographer Alvaro Ybarra Zavala

Uno de los cientos de "colectivos armadas", creados como "guerdianes de la revolución", ahora bandas criminales

Uno de los cientos de “colectivos armadas”, creados como “guardianes de la revolución”, ahora bandas criminales

timeOlivier Laurent, 9 agosto 2016 / TIME

Alvaro Ybarra Zavala puts it bluntly: “Venezuela has become hell.”

The photographer had just returned from one of his latest trips to the South American nation when he talked to TIME, and he was visibly affected by the chaos he had witnessed there. “There’s a complete collapse of society,” he said.

Once an example for the continent, Venezuela is now a country in freefall. “It’s hard to find food, there’s no medicine,” said Ybarra Zavala. “If you have to have surgery, you need to bring everything with you: the bandages, the gloves, everything. There are no anesthetics.”

Ybarra Zavala was on assignment for TIME last month, chronicling the country’s breakdown. His photographs show daily street protests that are often violently repressed, empty shelves in deserted grocery stores and people lining up, sometimes for entire days, for gas. “No one believes anymore in the army, in the police, in the system,” said Ybarra Zavala.

Security has also become an issue. “There’s now a very strong element of luck,” he said. “Access is a real nightmare. Not only do you need to be careful of the government, but also from the colectivos [militant groups] and the local militias. You’re limited on time, you’re limited in access. It’s a continuous fight.”

In fact, says the photographer—who’s worked in Iraq, Afghanistan and Colombia—Venezuela is the “hardest place I’ve worked in,” he said.

The collapse, set in motion by Hugo Chavez’s 14-year reign, now seems irreversible, he adds: “For the last four years, Venezuela has been in constant crisis and it never blew up. But now, I’m very scared of how it will end. I think Venezuela crossed the line of no return. I’m worried what will happen next.”

But Ybarra Zavala is not giving up. While each trip is more dangerous than the previous one, the 36-year-old photographer is ready to go back. “Memories are very important,” he said. “I think the Bolivarian revolution is a lost opportunity for Latin America to change things that needed to be changed. It’s so sad to see how a true feeling of a society has failed so much. And it shows how dangerous populism can be.”

Alvaro Ybarra Zavala is a photographer based in Spain. He is represented by Getty Images Reportage.

Alice Gabriner, who edited this photo essay, is TIME’s International Photo Editor.

Olivier Laurent is the editor of TIME LightBox. Follow him on Twitter and Instagram @olivierclaurent

 

Foto: Alvaro Ybarra Zavala/TIME

Venezuela sigue cayendo. De Manuel Hinds

manuel_hindsManuel Hinds, 12agosto 2016 / EDH

Bajo el título “Testificando un Completo Colapso de la Sociedad en Venezuela” la revista Time acaba de publicar una serie de 32 fotografías documentando lo que está pasando en ese país. El fotógrafo que la produjo, que ha trabajado en Irak, Afganistán y Colombia, dijo que Venezuela es el lugar más duro en el que ha trabajado. No hay medicinas, ni anestesia, ni comida en las tiendas, y la gente tiene que esperar por días enteros para conseguir gas. El mal manejo de la cuenta de dólares del Banco Central de Venezuela ha llevado a Citi a suspender los servicios de banco corresponsal. Muchas líneas aéreas se han retirado del país. El gobierno reprime violentamente las diarias manifestaciones de protesta. “Por los últimos cuatro años Venezuela ha estado siempre en crisis y nunca ha reventado. Pero ahora estoy asustado de cómo va a terminar. Venezuela ha cruzado la línea de no retorno. Estoy preocupado de lo que sucederá después”.

diario hoyEl caso de Venezuela contradice lo que mucha gente piensa: que hay un límite a lo que puede caer un país, que al pasar de cierta línea los que manejan el gobierno responderán, que la comunidad internacional hará algo cuando un país cae tanto, que la razón tendrá que prevalecer y, en el caso de Venezuela, que sería fácil para la oposición el recuperar el poder por medio de un referéndum revocatorio. Nada de esto ha pasado. El gobierno sigue diciendo que sus problemas provienen de que cayeron los precios de los productos primarios y a un ataque económico de Estados Unidos, cuando es claro que ningún otro país dependiente de esos productos ha caído en la crisis en la que ha caído Venezuela, y que todos los problemas del país han sido causados por la política de los socialistas del siglo XXI. Un grupo pequeño sigue ahogando al país, reprimiendo las manifestaciones en contra, y llevando al país entero a la ruina con el único propósito de satisfacer su inexhaustible ambición de poder y dinero.

¿Cómo es que Venezuela pudo haber caído tanto, y seguir cayendo, sin que nadie logre hacer nada para evitarlo?

Foto: Alvaro Ybarra Zavala/TIME

Foto: Alvaro Ybarra Zavala/TIME

 La respuesta es porque durante varios años los Socialistas del Siglo XXI lograron desarticular cualquier oposición real y potencial con cuatro armas principales. Una ha sido el uso de la intimidación y la violencia, disparando contra manifestaciones, apresando a los opositores, aun asaltando y quebrándole la nariz a una diputada dentro de la Asamblea misma. La segunda fue un trabajo continuo para reformar la institucionalidad del país para asegurarse de que el poder real estuviera en manos de ellos mismos, reformando las leyes electorales, dándose ventaja para dominar siempre los tres poderes del estado. La tercera fue una campaña sistemática del gobierno para tranquilizar al sector privado con beneficios y privilegios mientras durara el boom del petróleo. Ciegos a su verdadera realidad, los empresarios aceptaron que los Socialistas del Siglo XXI hicieran lo que quisieran en términos de destruir la estructura institucional del país. Al fin y al cabo, pensaban, igual que los nicaragüenses y algunos salvadoreños, que hagan lo que quieran con tal de que nos dejen manejar nuestras empresas.

La cuarta ha sido más sutil pero ha sido tan o más efectiva que las otras: la también sistemática descalificación de la empresa privada a través de inyectarle a la gente la idea de que el lucro es malo. Los empresarios no le prestaron atención a esto y algunos, por hacerse los progresistas, contribuyeron a la diseminación de esta idea, a pesar de saber que es absurda. Todas estas cosas juntas fueron erosionando las bases de la democracia venezolana en la mente de los ciudadanos.

Con los ciudadanos pensando que el lucro es malo, que el afán de poder de la derecha también es malo pero es bueno en la izquierda, que el lucro de los de izquierda que se enriquecían en el gobierno había que ignorarlo para que los izquierdistas no lo criticaran a uno, la estructura social de la derecha colapsó hace mucho tiempo, dejándoles el camino abierto a los Socialistas del Siglo XXI. La estrategia de éstos, y de todos los miembros del Foro de Sao Paulo es la misma: debilitar al árbol para que caiga el fruto. Ojalá que esto no pase aquí también.

¿Desperdiciar una crisis grave? De Manuel Hinds

manuel_hindsManuel Hinds, 11 marzo 2016 / EDH

Rahm Emmanuel, prominente político demócrata estadounidense, una vez dijo: “Nunca desperdicies una crisis grave. Y lo que quiero decir es que la crisis es una oportunidad para hacer cosas que tú pensabas que no podías hacer”. Como casi todas las palabras en política, estas pueden interpretarse en al menos dos maneras. Una es que la oportunidad es para hacer cosas que realmente ayuden a resolver la crisis. Otra es que la oportunidad es que la crisis puede usarse como un pretexto para hacer otra cosa que en realidad no tiene nada que ver con la crisis pero que el gobierno quiere hacer.

Las reacciones del gobierno a la crisis de la seguridad ciudadana que explotó la semana pasada con el asesinato de once personas en Opico y el cierre de una empresa de agua en la ciudad de San Salvador por la inseguridad de su vecindario dan la impresión de que el gobierno ha pretendido usar la crisis para hacer cosas que antes pensaba que no podía hacer. ¿De qué tipo serían estas, piensa usted?

diario hoyHubo varias reacciones, provenientes de diversas partes del FMLN en dos etapas muy diferenciadas. La primera se dedicó a restar importancia a los eventos, con actividades que incluyeron las declaraciones del presidente diciendo que el aumento en los crímenes (triplicación de los asesinatos en dos años) se debía a percepciones creadas por los medios, y las declaraciones de otros funcionarios, que variaron desde decir que no había nada extraordinario en que una empresa cerrara ya que muchas empresas cierran y abren todos los días, hasta que la empresa privada mantiene a las maras porque paga las extorsiones (en vez de llamar a la policía que los protegería) y hasta que los empresarios generaban la violencia para vender armas. La ofensiva para bajarle la importancia culminó con el viaje del presidente a Venezuela a hacer luto por la muerte de Hugo Chávez, muerto hace tres años, cuando el país estaba consternado por los eventos nacionales.

De pronto, la actitud del gobierno cambió, y mostró una gran urgencia por hacer cosas extraordinarias para resolver una crisis que sólo unos días antes habían negado que existiera excepto en los medios. En ese momento salieron, otra vez, varias propuestas del FMLN. La presidente de la Asamblea Legislativa anunció que se estaba estudiando el establecimiento de un estado de excepción que suspendería varios de los derechos ciudadanos fundamentales. Otros voceros del FMLN dijeron que para poder resolver los problemas de seguridad del país era indispensable que la Sala de lo Constitucional permitiera la emisión de 900 millones de dólares en bonos que está en revisión en la Sala por supuesta violación de los procedimientos que son necesarios para que la Asamblea los aprobara. Este dinero supuestamente se necesitaría para sacar al ejército a las calles.

En un artículo publicado ayer argumenté que suspender los derechos ciudadanos no ayudaría en nada a la solución de los problemas de seguridad porque nunca han obstaculizado la lucha contra el crimen, y al contrario, ayudan a focalizarlo en los verdaderos criminales. La pretensión de que los 900 millones se necesitan para sacar el ejército a las calles es increíble. La combinación de primero negar la crisis y luego usarla para pretender suspender los derechos ciudadanos y obtener los 900 millones que han tratado de sacar desde hace meses indica claramente que es la segunda interpretación de lo que dijo Rahm Emmanuel es la que se aplica en este caso. El gobierno quiere usar la crisis para obtener cosas que no tienen que ver con la crisis pero que ha deseado hacer desde hace mucho tiempo.

Si el gobierno quiere tener credibilidad en este  punto, debería de presentar un plan en el que claramente explique lo que va a hacer. Hay preguntas elementales que tienen que ser respondidas, como por ejemplo, ¿si va a capturar más gente, donde la va a meter si las cárceles ya están sobrecargadas?  Esta es solo una de muchísimas preguntas que deben ser contestadas, y que si no se contestan demuestran más convincentemente que el propósito del gobierno no es resolver la crisis de seguridad sino avanzar en otras áreas de su agenda política.

La crisis que ya viene. De Manuel Hinds

Estamos llegando al final de una burbuja gigantesca, cuyas sub-burbujas—la de la vivienda en 2003-2007, las dos de acciones en la bolsa en 2000 y en 2008, la de los productos primarios—han causado ya mucho daño y van a seguirlo causando.

Manuel-Hinds-VIB-11Manuel Hinds, 12 febrero 2016 / EDH

Hace ya ratos que he venido advirtiendo que las circunstancias están dadas para una crisis internacional bastante seria. La caída cada vez más drástica de los precios de los productos primarios (especialmente el petróleo) y de las acciones en las bolsas de los países que los producen, las enormes salidas de capital de los países en desarrollo, los aumentos violentos en las tasas de interés y en las devaluaciones en esos países auguran por lo menos una crisis en los así llamados “países emergentes”.

De esto ya no parece haber duda. El jueves pasado la secretaria general del Fondo Monetario Internacional, Christine Legarde, se refirió a la crisis en los países emergentes como algo dado, advirtiendo que puede afectar el crecimiento de los países desarrollados. El Banco Internacional de Pagos anunció el viernes que el total de préstamos de los bancos a los países https://segundavueltasv.files.wordpress.com/2015/11/diario-hoy.pngemergentes está disminuyendo por primera vez desde la crisis de 2008. Además, notó que la calidad de los préstamos (la probabilidad de que los paguen) en esos países se ha deteriorado mucho. Esto se agrava porque a nivel mundial la deuda corporativa de las empresas de los países emergentes ya sobrepasó la deuda de las empresas privadas de los países desarrollados.

Hay muchos que piensan que esto es una exageración porque todavía no han visto los síntomas de pánico que con frecuencia acompañan las crisis. Pero estos síntomas son lo último que se presenta en una crisis, y lo hacen cuando ya nada puede hacerse para que la crisis no reviente. Por eso es que las calificadoras de riesgo, como ahora, siempre llegan tarde a las crisis.

El problema es que probablemente Legarde y el Banco Internacional de Pagos estén subestimando el riesgo que la situación actual presenta a los países desarrollados. No solo es que si las empresas de los países en desarrollo no puedan pagar sus deudas internacionales, lo cual obviamente afectaría a los países desarrollados. Es que la desaceleración de los países emergentes es uno de los síntomas de una enfermedad general que afecta también a los países desarrollados. Estamos llegando al final de una burbuja gigantesca, cuyas sub-burbujas—la de la vivienda en 2003-2007, las dos de acciones en la bolsa en 2000 y en 2008, la de los productos primarios y de las acciones en países desarrollados que se está desinflando ahora—han causado ya mucho daño y van a seguirlo causando.

Los precios del petróleo, los otros productos primarios, y de las acciones no pueden caer tan violentamente sin causar pérdidas enormes a mucha gente, que tendrán que ajustar sus gastos para poder pagar sus deudas, o parte de ellas en embargos. Esto también afectará negativamente a los bancos internacionales, que están basados en los países desarrollados.

Para rematar el riesgo, debido a las políticas sobreprotectoras de los bancos centrales, muchos de los bancos internacionales no han limpiado realmente las pérdidas que tuvieron en la crisis de 2008, y están débiles en consecuencia. Esto sucede en Estados Unidos y también, y más probablemente, en Europa. Todo esto vuelve ominosa la situación actual. Es posible que en el futuro cercano algo pase, como que un banco europeo grande tenga una crisis repentina y fuerte para que una crisis general se desencadene.

En El Salvador la situación del sistema bancario está bastante bien, por lo que podemos estar tranquilos por ese lado. La dolarización protege al país contra pánicos por la posible devaluación de la moneda, los grandes aumentos en las tasas de interés y las altas tasas de inflación. Los productos primarios representan un porcentaje bien bajo de nuestras exportaciones, por lo que la caída de estos precios más bien nos beneficia. Aquí el problema puede venir por dos caminos: uno, que nuestras exportaciones a países que sí dependen de los productos primarios caigan por la caída de esos precios; y, dos, que se genere una crisis de iliquidez en el mundo si todos los bancos se niegan a prestar por miedo a que nadie pague.

El gobierno debería de reducir sus gastos para enfrentar una posible crisis.

 

Déjà vu? De Manuel Hinds

El Fondo Monetario Internacional emitió hace un par de semanas un reporte sobre la economía mundial que plantea preocupaciones muy serias.  Una de ellas es el problema del endeudamiento en divisas fuertes (dólares, euros, libras, yenes) de las empresas en los así llamados países emergentes, que ahora más bien parecen países sub-mergentes.  

manuel_hindsManuel Hinds, 9 octubre 2015 / EDH

Dicha deuda más que se cuadruplicó de 2004 a 2014, impulsada por varios factores: las enormes cantidades de dinero creadas por los bancos centrales de los países desarrollados; las bajísimas tasas de interés que dichos bancos centrales mantuvieron para apoyar la expansión monetaria; el boom de los productos primarios, también causado por las enormes cantidades de dinero, que hizo parecer como si estos países habían descubierto el secreto del crecimiento; y la tontería de creerse que esto era la realidad.  Esto, por cierto, no pasó en El Salvador porque nosotros casi no tenemos productos primarios pero sí sucedió en casi toda la América Latina.

Creyendo que los booms locales causados por los altos precios de los productos primarios iban a durar para siempre, muchas empresas en esos países decidieron invertir en grande, aprovechando que los intereses en Estados Unidos estaban muy bajos y que sus monedas locales se estaban apreciando.  Para ellos era baratísimo endeudarse en dólares.  Y lo hicieron en grande.  El IMF estima que la deuda total de las empresas no financieras en los países emergentes era de 4 millones de millones de dólares en 2004.  Para 2014 la cifra había aumentado a 18 millones de millones de dólares.  Como porcentaje del PIB subió de 45 en 2004 a 70 en 2014.  La relación de pasivos totales a capital subió de 120 a 180 por ciento.

Pero los booms locales no sobrevivieron al boom internacional de productos primarios, y las empresas que se endeudaron tanto pensando que iban a tener dinero de sobra para pagar sus deudas de pronto se encuentran con que los mercados no solo no están creciendo como creían sino que en algunos casos, como Brasil, están declinando.  Al mismo tiempo, el capital está saliendo rápido de los países emergentes.  Se calcula que este año saldrán 540 mil millones de dólares de estos países.  Es la primera vez que esto pasa desde la crisis de la deuda de América Latina en 1988. Todo esto indica que América Latina pasará por una crisis bastante seria en los próximos años.  Muchas empresas quebrarán, muchos bancos tendrán dificultades, habrá devaluaciones muy fuertes y tasas muy altas de inflación.

Lo triste del caso es que esta es una repetición de la historia de los años setenta y ochenta.  En esa época, en los años setenta, también hubo un boom de productos primarios que hizo que los países que los exportaban (que en esa época incluían a El Salvador, que dependía del café) tuvieran un boom interno, y, en esa época, también, todo el mundo creyó que Latinoamérica estaba creciendo mucho porque ya había dado el paso al desarrollo.  Creyendo que la región iba a seguir creciendo así los bancos internacionales prestaron enormes cantidades a empresas y gobiernos en América Latina, créditos que los países no pudieron pagar cuando cayeron los precios de los productos primarios.

La crisis fue tan fuerte que fue uno de los factores detonantes de la guerra en El Salvador.  También fue muy fuerte en otros países latinoamericanos.  México, Argentina, Chile, Colombia, y varios otros países tuvieron crisis graves y la región entera, agobiada por las deudas, por los bajos precios de los productos primarios y por las fugas de capital, casi no creció en diez años.  La década de los ochentas es conocida como “la década perdida” para la América Latina.

Ojalá que esto no se repita, al menos no enteramente.  Pero es hora ya de que América Latina reflexione sobre estos temas.  Por ejemplo, Noruega, gran exportador de petróleo, no se gastó las grandes utilidades que tuvo en el boom.  Formó un fondo para invertir en todo el mundo y se gasta los intereses.  La caída del petróleo no le ha afectado mayor cosa.  Pero los latinoamericanos, una vez que reciben dinero, se lo gastan y toman prestado todavía más, hasta que la crisis les revienta.  ¿Cuándo vamos a aprender?.

El tren de la alegría. De Manuel Hinds

Ayer fue un día espectacular. El índice del mercado de valores del Financial Times (Inglaterra) cayó 4.67 por ciento, el Standard and Poors de Estados Unidos 3.94 por ciento, el Eurofirst 5.44 por ciento, el Nikkei de Japón 4.61 por ciento, y el de Shanghai 8.46 por ciento. El petróleo (WTI) cayó 5.91 por ciento (en Europa el 6.56 por ciento), y el cobre 2.28 por ciento. Estas caídas, en un solo día, son realmente extraordinarias.

Manuel-Hinds-VIB-11Manuel Hinds, 25 agosto 2015 / EDH

¿Qué está pasando? ¿Por qué China, el país que todo el mundo pensó que era el motor de la economía mundial se está tambaleando tan pronunciadamente? ¿Por qué está perdiendo su caché?

Para responder esta pregunta es necesario reconocer que China no ha sido nunca el motor de la economía mundial. Para ser ese motor, usted tiene que importar más de lo que exporta. Así usted crea una demanda en los mercados internacionales que otros países pueden llenar y que, como resultado, exportan más de lo que importan. De esta forma, uno entiende que los manirrotos son las locomotoras en los trenes de los mercados internacionales. Los exportadores son los vagones, halados por la demanda creada por los gastadores. Piense usted: ¿quiénes son las locomotoras de los mercados de los licores, los cantineros o los bebedores?

La fiesta

China no ha sido una bebedora. Era una cantinera en las francachelas que comenzaron en los primeros años de la década del 2000 en los Estados Unidos y en varios países europeos. La gráfica 1 muestra como la suma de todos los déficits en cuenta corriente en el mundo (las brechas producidas cuando un país importa más de lo que exporta) comenzaron a aumentar rápidamente en esos años, de alrededor de 575 mil millones de dólares en 2001 a 1.6 millones de millones de dólares en 2008. El mayor bebedor era Estados Unidos, que incrementó su déficit anual de 125 mil millones de dólares a 801 mil millones de dólares en 2006. La gráfica también muestra los superávits en otros países que corresponden a esos déficits, que deberían ser iguales a los déficits porque la suma de las cantidades vendidas deberían ser iguales a las cantidades vendidas. Pero, por errores de contabilidad siempre hay una diferencia entre superávits y déficits. Note que el total global establece el tamaño de lo comprado y lo vendido—es decir, el tamaño en cada año del mercado internacional. Ese tamaño se expandió como una burbuja y luego, tristemente, se vino abajo. El déficit de Estados Unidos llegó a su máximo en 2006, mientras que el global llegó al suyo en 2008, coincidiendo con la crisis mundial, y luego cayó. La fiesta parece que se terminó.

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

Los fiesteros y su retiro

La siguiente gráfica muestra quienes eran los principales bebedores y cantineros en esta fiesta en 2008. Del lado de los bebedores, Estados Unidos estaba en la compañía de algunos países que adquirieron cierta reputación cuando la fiesta se acabó: España, Italia, y Grecia. No están mostrados Portugal e Irlanda porque eran muy pequeños, no por falta de entusiasmo (he cortado el numero de participantes en la gráfica de 166 a 12 países para hacerlas más legibles). ¡Estos eran los motores de la fiesta! Sabiendo ya lo que les pasó al final de la fiesta, usted puede comprender por qué ellos tuvieron que salir de ella para tratar de poner sus libros en orden. Con la excepción de Estados Unidos, esos fueron precisamente los países que cayeron en crisis de deudas en 2008. Fue triste verlos abandonar el campo. Desafortunadamente ellos tuvieron que contenerse porque sus deudas se habían vuelto demasiado grandes, y su nueva seriedad redujo el tamaño de los mercados internacionales. ¡Y usted probablemente hasta habló mal de ellos!

2

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

Ahora note quienes eran los cantineros. Los principales países que les vendieron los bienes y servicios a los fiesteros incluían a China, Alemania y Japón, que son potencias industriales, y Arabia Saudita, Rusia y Noruega, traficantes de petróleo. Estos estaban trabajando mientras los otros fiesteaban.

La siguiente gráfica muestra la situación en 2013. Los griegos, los italianos y los españoles se habían ya marchado, junto con los portugueses y los irlandeses. Estados Unidos está todavía allí, pero en circunstancias reducidas. Su déficit se redujo de 800 mil millones en 2006 a 400 mil millones en 2014. La simpatía latina no ha desaparecido del todo porque Brasil ha ingresado a la fiesta. Aunque su producción está cayendo, Brasil chupó 81 mil millones de dólares más de importaciones que de exportaciones en 2013 y 103 mil millones en 2014. Sus agresivos déficits, sin embargo, no han sido capaces de restaurar la fiesta a su magnificencia original.

3

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

El retiro de los cantineros

Mientras la fiesta se desvanece, los cantineros están viendo la demanda por sus servicios declinar también. Como se muestra en la siguiente gráfica, los superávits chinos, que habían sido el motor de su economía, no de la de la internacional, están disminuyendo, trayendo con ellos las tasas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Esta es la razón por la que el crecimiento de China está cayendo. No era el motor. Era uno de los vagones, y los motores bajaron la velocidad.

Lo mismo está pasando con Japón. De los grandes cantineros, solo Alemania ha aumentado sus superávits de una manera decisiva. Ahora Alemania es el país con el superávit más grade en su cuenta corriente en todo el mundo—el máximo cantinero en el mundo.

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

FUENTE: World DataBank, The World Bank.

Los países emergentes

Y ahora nos toca ver a los otros que se creyeron que eran las locomotoras y que ahora están dándose cuenta de que eran los furgones de cola—los productores de productos primarios. La próxima gráfica muestra como los países latinoamericanos, la mayor parte de los cuales son exportadores de esos productos, han visto sus tasas de crecimiento subiendo y bajando con los precios de ellos. Conforme la fiesta se va muriendo, la demanda por esos productos se ha desvanecido, y sus precios han caído, y los ingresos por exportaciones han bajado y las tasas de crecimiento de sus PIBs han colapsado. La caída de esos países se ha acelerado por fugas de capital. Tanto como esos capitales llegaron cuando la gente pensó que eran los motores del mundo, ahora está saliendo de ellos, deprimiendo aun más sus economías.

FUENTES: World DataBank, The World Bank para el PIB per capita, e International Financial Statistics del IMF para los precios de los productos primaries.

FUENTES: World DataBank, The World Bank para el PIB per capita, e International Financial Statistics del IMF para los precios de los productos primaries.

Lo que viene

Ahora usted puede reclinarse, relajarse y contemplar como la historia llega hasta su fin natural. China ya está acercándose a un colapso poco elegante. Entonces, una gran parte de América Latina hará lo mismo. La crisis que se viene no será ligera. Todo el mundo culpará a China, al cantinero. Pero nosotros, usted y yo, sabemos quienes armaron la francachela y quienes, al ponerse en juicio, llevaron a su conclusión la burbuja que ellos habían creado.