Constitución

Defensa ciudadana de la Constitución. De Rodofo González

Rodolfo González, ex magistrado de la Sala de lo Constitucional

11 diciembre 2018 / EL DIARIO DE HOY

Es muy conocida la frase de Lord Acton (cuyo nombre completo era John Emerich Edward Dalberg-Acton), quien fue miembro de la Cámara de los Comunes británica a mediados del siglo XIX y trabajó veinticinco años en escribir una Historia de la Libertad, que dejó inacabada. Al analizar la relación entre poder y libertad afirmó que “el poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Las democracias contemporáneas entienden muy claramente dicho riesgo, por lo cual en sus constituciones han incorporado previsiones orientadas a asegurar la plena vigencia de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales: por una parte, la formación de una conciencia constitucional en las nuevas generaciones, y en los ciudadanos en general, para el respeto a los valores constitucionales; por otra, la creación de mecanismos de control entre los órganos estatales orientados a evitar los abusos de poder y cumplir así con el postulado de Montesquieu de que, por la misma disposición de las cosas, el poder frene al poder.

La ley primaria, por tanto, antes que encomendar toda la defensa democrática en la actuación de un Tribunal, Corte o Sala de lo Constitucional, prevé el involucramiento de los ciudadanos en el cumplimiento de la democracia y los derechos, de manera que todos seamos sus intérpretes y defensores; y establece un complejo sistema de mecanismos de control, propios del régimen republicano, para evitar los abusos de poder.

Para lo primero es fundamental el rol de la educación, la opinión pública, las universidades o los tanques de pensamiento. La misma Constitución ordena ser enseñada en todos los centros docentes, con lo cual se asegura que las nuevas generaciones, desde que comienzan su educación formal, entiendan y asimilen aspectos básicos de la convivencia ciudadana y democrática: igualdad y dignidad de todos, respeto al medio ambiente, convivencia pacífica e integración con los países vecinos, y entender que solo puede ejercer autoridad aquel a quien legítimamente hayamos elegido, ya se trate del representante de los alumnos en una escuela, o de un presidente de la República. Lo mismo se puede decir de una opinión pública o una academia que analiza la realidad desde los valores constitucionales. ¿Se ha trabajado suficientemente desde el sistema educativo en fomentar dicha conciencia constitucional? ¿Conocemos todos nuestros derechos y estamos dispuestos a defenderlos frente a los abusos?

En cuanto al sistema de frenos y contrapesos, la Constitución le atribuye a los órganos estatales la facultad de revisar o supervisar las actuaciones de los otros órganos, de manera que su actuación conjunta evite los abusos de poder, violaciones a los derechos de los ciudadanos o la corrupción.

En 35 años de vigencia de la actual Constitución ¿cuántas interpelaciones o comisiones especiales de investigación ha formado el Legislativo? ¿Qué funcionarios han sido interpelados y cuáles temas han interesado a los diputados para investigar vía comisiones especiales? ¿Cuán efectiva ha sido la potestad del Presidente de la República para ejercer control por vía de las observaciones y el veto? ¿Han evitado esas potestades ejecutivas la entrada en vigencia de leyes lesivas a los derechos ciudadanos o atentatorias contra la democracia y el Estado de Derecho? ¿Cuán efectivas han sido las actuaciones de la Corte de Cuentas para evitar la corrupción y proteger la Hacienda Pública?

Estas preguntas nos llaman a reflexionar sobre el rol que los ciudadanos y la sociedad civil hemos ejercido para asegurar la plena vigencia de la Constitución. Es un error esperar que el control del poder va a depender exclusivamente de la actuación de la justicia constitucional. Democracia, Estado de Derecho, Constitución y derechos fundamentales son temas que nos competen a todos.


There Oughta Be a Law… Editorial/The New York Times

President Trump’s contempt for the Constitution confirms the harshest charges leveled in recent accounts of his off-the-rails presidency.

Jennifer Heuer

6 septiembre 2018 / THE NEW YORK TIMES 

President Trump has never handled criticism well, but this past week has proved especially challenging.

First came the portrait of Mr. Trump in a new book by Bob Woodward — a scathing account featuring anonymous members of Mr. Trump’s own administration characterizing him as “an idiot,” “a professional liar,” the mayor of “Crazytown,” and a clueless, hopeless man-child with the comprehension of a “fifth or sixth grader.” A day later, a second blow landed: an Op-Ed article in this newspaper, by an anonymous senior administration official, that recounted how members of Mr. Trump’s team have worked to protect the nation from his “worst inclinations.”

Mr. Trump quickly corroborated these accounts by demonstrating precisely the sort of erratic, antidemocratic behavior that is driving administration officials to come forward with their concerns. He ranted that the stories were all lies and raved that the gutless traitors who had slandered him must be rooted out and handed over to the government. Finger-pointing, name-calling, wild accusations, cries of treason — it was an unsettling display, not simply of Mr. Trump’s emotional fragility and poor impulse control, but also of his failure to understand the nature of the office he holds, the government he leads and the democracy he has sworn to serve.

Twenty months into the job, Mr. Trump has yet to grasp that the highest law of this land is the Constitution, not whoever occupies the Oval Office at any given moment.

Related:
The anonymous op-ed essay

His blind spot for the Constitution has been much on display in other ways in recent days. Asked about protests that erupted during this week’s confirmation hearings for the Supreme Court nominee Brett Kavanaugh, Mr. Trump expressed dismay and puzzlement:

“I don’t know why they don’t take care of a situation like that. I think it’s embarrassing for the country to allow protesters. You don’t even know what side the protesters are on.”

Someone with the president’s best interests at heart may want to explain to him that the First Amendment specifically protects political expression, no matter how befuddling some find it. Presidents do not get to outlaw speech simply because they find it distasteful.

This may seem like a familiar concept, but it is one with which Mr. Trump struggles. On the campaign trail in 2016, he argued that the protesters causing a ruckus at his rallies should be “thrown into a jail” and their lives ruined. “I hope you arrest ’em and do whatever you have to do,” the candidate told a crowd in Missouri. “And you know what? Once that starts happening, we’re not going to have any more protesters, folks.” No more Constitution, either.

Three weeks after his election, President-elect Trump shared his take on flag burning: “Nobody should be allowed to burn the American flag — if they do, there must be consequences — perhaps loss of citizenship or year in jail!” Such a move may strike some people as a bold and patriotic step toward making America great again. It was ruled unconstitutional by the Supreme Court in 1990.

Another constitutionally protected right in the presidential cross hairs this week: freedom of the press. In response to Mr. Woodward’s book, Mr. Trump mused provocatively on Twitter, “Don’t know why Washington politicians don’t change libel laws?”

No one enjoys criticism, especially from people who are considered supporters. Even so, it takes a special kind of leader to suggest that critical coverage should be handled by eroding the First Amendment, as Mr. Trump has since early in the 2016 race, when he began vowing that, as president, he would “open up those libel laws” to punish media outlets that did “hit pieces” on him. Apparently, denouncing journalists as the “enemy of the American people” and whipping the crowds at his rallies into an anti-media frenzy is not enough to soothe Mr. Trump’s chronic sense of victimhood.

Also back in the news this week is Mr. Trump’s war on the N.F.L. players protesting racial injustice and police brutality. In this case, Mr. Trump hasn’t moved to make kneeling during the national anthem explicitly illegal. He has simply slammed the protests as “disgraceful” and the players as disrespectful, unpatriotic “sons of bitches,” called on the offending players to be fired, suggested they maybe “shouldn’t be in the country,” stoked public rage against the entire league, and toyed with the idea of punishing the league via the tax code.

Not all of the talk Mr. Trump is itching to do away with is, strictly speaking, protected political speech. When he learned last month that Michael Cohen, his former lawyer and longtime fixer, had cut a plea deal with federal prosecutors, Mr. Trump threw a fit, arguing that “flipping” — that is, cooperating in criminal investigations — wasn’t just disloyal and disgraceful, it “almost ought to be outlawed.”

Mr. Trump has also advocated denying due process to immigrants seeking asylum. As he tweeted earlier this summer: “We cannot allow all of these people to invade our Country. When somebody comes in, we must immediately, with no Judges or Court Cases, bring them back from where they came.”

Mr. Trump, we understand that you consider the Constitution inconvenient at times. And we appreciate how vexing you find these subordinates sniping at you. But if you continue to behave as you do, and keep proving your harshest critics right, it’s only going to get worse.

The editorial board represents the opinions
of the board, its editor and the publisher.
It is separate from the newsroom and the Op-Ed section.

Iguales y desiguales. De Rodolfo González

En 2013, con ocasión del XXX Aniversario de nuestra Ley Fundamental, el Presidente en funciones de la Sala, Florentín Meléndez, gestionó con el Concejo de San Salvador que en el Monumento a la Constitución se colocaran las frases iniciales de los artículos 3 y 4: “Todas las personas son iguales ante la ley” y “toda persona es libre en la República”. La petición partió de una convicción compartida por todos los miembros del Tribunal: que una sociedad justa es aquella en la que todos gozamos por igual de las libertades reconocidas por la Constitución.

Rodolfo González, magistrado de la Sala de lo Constitucional

11 julio 2018 / El Diario de Hoy

La idea de igualdad implica, en primer lugar, equiparación. Aunque es evidente que no todos tenemos la misma estatura, edad o color de piel ni las mismas habilidades para la matemática, los deportes o la música, tales diferencias no deben considerarse relevantes para el goce de los derechos; lo exigible, entonces, es dar el mismo trato. Esta dimensión de la igualdad, que algunos llaman formal, se consagró en las primeras constituciones de los países latinoamericanos mediante la eliminación de títulos nobiliarios y privilegios procesales, normativa que se conserva hasta hoy.

Desde la igualdad como equiparación son inconstitucionales los tratos diferenciados que dan las leyes, los tribunales o las autoridades administrativas a los ciudadanos, basadas en criterios irrazonables. El sexo, por ejemplo, no es relevante para el acceso a la educación y, por ello, tanto niños como niñas deben tener las mismas oportunidades educativas; lo mismo cabe decir en el ámbito laboral, para lo cual a igual trabajo corresponde igual remuneración; o en el ámbito electoral, en el cual tanto hombres como mujeres son perfectamente capaces para acceder a un cargo representativo de elección popular.

Además del marco general de igualdad, nuestra Constitución reconoce algunas igualdades concretas —de los cónyuges entre sí o de los hijos respecto de sus padres, igualdad procesal, tributaria, municipal, económica, etc.

Pero a veces la igualdad se produce, no por equiparación, sino por diferenciación. Desde esta perspectiva, exigirle, por ejemplo, a una persona con discapacidad el mismo rendimiento laboral que alguien sin discapacidad, lejos de igualar perpetúa jurídicamente la diferencia fáctica. Por ello en las leyes se adoptan medidas destinadas a corregir jurídicamente la desigualdad, dando un trato favorecedor a quien se encuentra en una situación desfavorecida.

En la igualdad por diferenciación, el trato distinto debe basarse en criterios o términos de comparación justificados. Ser hombre o mujer no es relevante para efectos de optar a un cargo público, pero sí lo es para gozar de licencia por maternidad; por ello a la mujer trabajadora se le concede doce semanas en el sector privado o dieciséis en el ámbito público, mientras que al trabajador padre, tres días, y este último no goza de estabilidad en su empleo. Ser o no mayor de dieciocho años sí es relevante para efecto de tener capacidad para contratar o para responder por un delito; pero ser extranjero o nacional no es relevante para efectos de gozar de protección a la propiedad, a la seguridad jurídica o a las garantías del debido proceso, solo para ejercer los derechos políticos.

Por ello es que, en la actualidad, la igualdad desde la perspectiva material se considera como un concepto equivalente a una razonable diferenciación, siempre visto desde términos legítimos de comparación.

La igualdad ha evolucionado desde un intento de homogeneización social hacia una situación de protección a grupos vulnerables: migrantes, adultos mayores, niños, personas con discapacidad, campesinos, etc., en aspectos muy puntuales, adicionales a la protección que los miembros de esos colectivos reciben como personas humanas. En eso radica justamente la justicia social y es lo que da base a las políticas sociales.

¿Tres órganos fundamentales? De Rodolfo González

Rodolfo Ganzález, magistrado de la Sala de lo Constitucional

13 junio 2018 / El Diario de Hoy

Tanto los Diputados como el Presidente de la República son funcionarios de elección popular. Los órganos Legislativo y Ejecutivo gozan de autonomía normativa, pues el primero recibe de la Constitución habilitación para aprobar su reglamento interior, mientras que, respecto del segundo, el Consejo de Ministros está facultado para emitir su reglamento interno, sin que uno de tales órganos pueda incidir en la organización del otro. Y ambos configuran positivamente la política estatal, en sus diversos ámbitos —económico, educativo, ambiental, de seguridad pública, etc.— pues uno aprueba las leyes y el presupuesto, mientras el otro ejecuta las políticas públicas.

No sucede así con el Judicial, pues ninguno de los jueces proviene del voto popular; la normativa que rige su organización y funcionamiento es aportado por los otros órganos, quienes aprueban la Ley Orgánica Judicial y las respectivas leyes procesales; y tampoco incide en la configuración positiva de la política estatal, pues no es responsable directo del diseño y ejecución de las políticas públicas.

Sin embargo, el artículo 86 inc. 2° Cn. afirma que “los órganos fundamentales del Gobierno son el Legislativo, el Ejecutivo y el Judicial”. Dicha cláusula constitucional podría verse como un simple tributo a la teoría tradicional que, planteada en su forma más elaborada por Montesquieu, fue puesta en práctica exitosamente con las primeras constituciones escritas —la estadounidense de 1787, la francesa de 1791 y la de Cádiz de 1812, muy influyente en el constitucionalismo latinoamericano— o como una decisión básica del poder constituyente, que obliga a preguntarse cuál es el sentido que, aquí y ahora, tiene la fundamentalidad del Judicial.

Desde la resolución de 3-XI-1997, Inc. 6-93, la jurisprudencia constitucional hizo suya la propuesta teórica según la cual el control es un elemento inseparable del concepto de Constitución. Asumiendo que los riesgos de abuso de poder están siempre presentes y que por tanto es necesario hacer efectivos los límites que a los órganos y entes públicos imponen la Constitución y las leyes, se ha configurado en nuestro país un sistema de controles recíprocos entre los órganos; frenos y contrapesos que encuentran su máxima expresión en el control de constitucionalidad.

Y por aquí encontramos el camino que nos lleva a determinar la fundamentalidad del Judicial. No puede desconocerse la función, que en toda la historia han tenido los jueces, de resolver disputas entre particulares, o entre éstos y el Estado, mediante sentencias que en algún momento adquieren firmeza y deciden definitivamente sobre los derechos y obligaciones recíprocos. Pero a esa función se le ha sumado recientemente la de controlar las actuaciones de los órganos políticos mediante la inaplicabilidad ejercida por todos los tribunales —control difuso— o mediante el control que la Sala de lo Constitucional realiza de todos los actos normativos, administrativos y jurisdiccionales en los procesos constitucionales —control concentrado.

Es precisamente la función de control, ejercida por todos los tribunales de la República, la que legitima desde la perspectiva política al Judicial. Cuando se ha propuesto como solución al supuesto déficit de legitimidad democrática de los jueces, su elección por el voto popular, se parte de una concepción reducida de la democracia. El diseño que desde nuestra Ley Suprema se proyecta a toda la institucionalidad del Estado es el de una democracia constitucional, en el cual todos los órganos reciben su autoridad de la Constitución, y realizan las funciones que ella les encomienda.

Que los jueces no provengan del voto popular, que estén sometidos solo al ordenamiento jurídico y configuren negativamente la política estatal, con su función de control; que en el Judicial siempre haya un tribunal que pronuncie “la última palabra” sobre los controles constitucionales, es parte de ese diseño, y hace del tercer órgano, uno fundamental.

El modelo está claro. De Sandra de Barraza

Sandra de BarrazaSandra de Barraza, 10 febrero 2017 / LPG

En el título V, artículos del 101 al 120, de nuestra Constitución de la República está el orden económico de nuestra sociedad. ¿Orden económico? La RAE lo define como “el mandato que se debe obedecer, observar o ejecutar” en la “organización económica” a la que se aspira. ¿Orden es sinónimo de modelo? Como la Constitución es el contrato social, lo asumo como sinónimo: “modelo, es un esquema teórico de un sistema o una realidad compleja para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento”.

la prensa graficaLa Constitución obliga al Estado y su administración pública a “promover el desarrollo económico y social mediante el crecimiento de la producción, la productividad y la racional utilización de los recursos”. Es claro el cómo. No hay desarrollo económico ni social sin producción. No hay desarrollo económico ni social sin productividad. No hay desarrollo económico ni social usando irracionalmente los recursos humanos, naturales, económicos, financieros y más.

En el país hay producción. Hay manufactura de textiles, de confección, de plásticos, de alimentos, de bebidas, de productos químico/farmacéuticos, de calzado, de papel y cartón, metalmecánica y más. Se producen abundantes servicios de comida (restaurantes, comedores y otros), de alojamiento (hoteles, hostales y otros), de salud, profesionales/técnicos y científicos, administrativos y logísticos, de financiamiento, de seguros, de informática, artísticos y de recreación. Hay servicios de comunicación y transporte.

Hay agroindustria (azúcar y café). Se tiene construcción. Se explotan minas (p. ej. carbón) y canteras (p. ej. piedra, grava). Hay industria creativa en publicidad, en artesanías de exportación, en diseño, en arquitectura, en desarrollo de software, música, video, ediciones, radio, televisión… y más. ¿Cuáles son las apuestas estratégicas? Fue la pregunta del Asocio para el Crecimiento (2011-2016). El Plan 2014-2019 tiene 9 prioridades en industria manufacturera y tiene 8 servicios priorizados. El Plan 2014-2019 prioriza 17 “sectores de la producción” para promoverlos tal como lo manda la Constitución. ¿Tienen condiciones internacionales? Hay que preguntar porque el mercado nacional es irrelevante.

Son las empresas las que producen. ¿Cuántas son? Las empresas formales tienen que pasar por seis o más dependencias gubernamentales, para renovar el permiso de operación. Pero… no hay información actualizada. La Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC) registró 25,000 unidades productivas en 2011. La mayoría son micro y están concentradas territorialmente. Si el Estado, a través de la administración pública, es eficaz en la tarea, el número de unidades y su tamaño en ventas y empleo, deberían crecer. ¿Se ha logrado con eficacia? No se ha pasado del 2.5 %.

La otra ocupación que debe asumir el Estado es la productividad, que se refiere al número de unidades que se producen en un determinado tiempo, utilizando los recursos y el equipo necesario. Esto tiene que ver con tecnología. ¿Somos productivos? El Banco Central de Reserva (BCR) difundió el estudio “Análisis de la Productividad y los Costos Laborales Unitarios Reales en El Salvador en el período 1990-2009”. Afirmó: “Los sectores económicos con mayores niveles de productividad y menores costos laborales son: industria, agropecuario; minas y canteras; comunicaciones, y electricidad, gas y agua. Los sectores con resultados desfavorables son el financiero, el inmobiliario, los servicios a empresas; los servicios del gobierno (la burocracia); el comercio, los restaurantes y hoteles”. El BCR participó la iniciativa de CEPAL para precisar los indicadores de productividad. ¿Sirve para algo esta información? ¿Se usa para diseñar políticas públicas? Hay que confirmar que las decisiones no se toman con el corazón.

La Constitución manda “la racional utilización de recursos”. ¿Con qué lo hacen? Con abundantes normas y regulaciones. Pero ¿son coherentes con el mandato constitucional? Hay que preguntarlo porque es usual que las leyes y reglamentos obstruyan el mandato constitucional.

Y el mismo artículo establece el para qué del mandato. Para “asegurar a todos los habitantes del país una existencia digna de ser humano”. Y esto ¿qué significa? ¿Qué alcance tiene? Hay que responder. Y hay que hacerlo porque de esto depende cumplir con el principio de justicia social. El título V de la Constitución contiene el modelo económico. Precisa el qué, el cómo y el para qué. ¿Por qué afirman que el modelo económico está agotado? ¿Se ha asumido realistamente lo que mandata la Constitución? Hay conciencia de qué hacer y qué no hacer. Responder implica una autocrítica de los que representan los intereses del pueblo dentro del gobierno. ¿Es posible?

“El pueblo obligará al régimen a acatar la Constitución”. Comunicado de la MUD sobre sus condiciones para el Revocatorio

Conferencia de prensa de la MUD, 26 septiembre 2016

Conferencia de prensa de la MUD, 26 septiembre 2016

logo-mud_nacima20150313_0082_19Mesa de Unidad Democrática MUD, 26 septiembre 2016 / PRODAVINCI

Ésta es la hora del Pueblo Soberano, del Ciudadano Movilizado. Ésta es la hora de los ofendidos, de los humillados, de los engañados, de los agredidos. La hora de quienes hacemos colas interminables para comprar comida, de quienes desesperamos por no encontrar un medicamento indispensable. La hora de quienes tenemos el dolor de llorar familiares asesinados por el hampa impune. La hora de las familias fracturadas porque sus hijos han tenido que irse del país.

¡ÉSTA ES LA HORA DE NO AGUANTAR MÁS! ¡ÉSTA ES LA HORA DEL CAMBIO!

La Mesa de la Unidad Democrática, tras un proceso de debate, profunda reflexión y consulta a muy diversos sectores de la sociedad venezolana, plantea al pueblo de Venezuela nuestra posición y llamado para lograr el cambio en el 2016 ante el inconstitucional pronunciamiento del CNE sobre la etapa de activación del referendo revocatorio.

Las rectoras pesuvistas del CNE tenían la oportunidad no sólo de cumplir con la Constitución sino con todo el pueblo venezolano que exige revocar a Nicolás Maduro este año. En lugar de comportarse como Poder Independiente, las rectoras pesuvistas del CNE optaron por burlarse de los venezolanos y de sus problemas, pero sobre todo subestimaron la voluntad de cambio, subestimaron a las fuerzas democráticas, subestimaron la capacidad de acción del pueblo.

Nuestra respuesta, la respuesta de todos los demócratas, de todos los sectores sociales consultados, no es entonces al CNE ni a sus jefes: es a los venezolanos, a quienes tienen hambre de comida y de justicia, a quienes reclaman con urgencia por medicinas y por libertad, que estamos con ustedes, que esta lucha la daremos juntos y que el final de la misma se aproxima.

No esperábamos otra cosa del CNE. Ya sabemos a quiénes nos enfrentamos y ya sabemos de lo que son capaces de hacer para obstaculizar el cambio. Por eso ahora les daremos una lección de grandeza y haremos todo lo que sea necesario para hacer cumplir con la Constitución y con el deseo de cambio de millones de venezolanos. Por eso hoy lunes 26 de septiembre manifestamos que:

1. El referendo revocatorio se hará este año. No hay razones técnicas ni jurídicas para que no sea así. El RR es en 2016 porque está en la Constitución y porque es nuestro derecho y necesidad como pueblo. Cualquier intento de bloquearlo implicará la movilización del pueblo pacífico y firme en la calle para lograr la restitución del hilo constitucional.

2. Activaremos el revocatorio cumpliendo lo que está en la Constitución: la recolección de firmas que representen al menos el 20% del padrón electoral a nivel nacional. Nuestro objetivo y foco estará en levantar el 26, 27 y 28 de octubre los millones de manifestaciones de voluntad que Venezuela necesita para superar ampliamente el requisito establecido para activar el RR. Acataremos sólo la condición que establece la Carta Magna, y rechazamos de antemano cualquier “condición” que sea violatoria de la Constitución Nacional y que sea utilizada como excusa por el CNE para negar o retrasar la activación del RR2016. No aceptaremos nada que no cumpla con la Constitución, y si el gobierno ha optado por incumplirla y violarla, se encontrarán con un pueblo que los hará acatar la Constitución.

Por eso llamamos al pueblo de Venezuela a acudir masivamente a la jornada de recolección de manifestaciones de voluntad para activar el Referendo Revocatorio 2016 que se ha convocado para los días 26, 27 y 28 de octubre, asumiendo que nuestra tarea no se limitara a cumplir un trámite administrativo sino que vamos a ejercer todos los mecanismos de presión democrática necesarios para hacerlas respetar. La verdadera TOMA DE VENEZUELA se realizará durante esos tres días. Al pueblo no lo detendrán con un mezquino número de máquinas, ni ubicándolas de manera maliciosa, ni estableciendo fechas tardías. Los días 26, 27 y 28 de octubre serán tres días de pueblo democrático en la calle cumpliendo y haciendo cumplir la Constitución y la Ley.

Para lograrlo llamamos a todo el pueblo, a toda la ciudadanía democrática a activarnos desde ya, como lo hicimos para la Toma de Caracas del Primero de Septiembre, pero con muchísima más amplitud y fortaleza. Llamamos a realizar a partir de hoy actividades de protesta y organización todos los días y en todo el país. Anunciamos en particular para el miércoles 12 octubre una jornada especial de movilización nacional, en la que desbordaremos las calles de todo el país de forma pacífica, y le haremos saber al régimen y a sus agentes electorales que la recolección del 20% es nacional y que el RR es este año. Les haremos saber que las normas no las ponen ellos sino que están en la Constitución y seremos los venezolanos los que las haremos cumplir.

Desde que este régimen llegó al poder no ha hecho otra cosa que subestimarnos, hacernos pensar que ellos tienen el control de todo y que supuestamente no hay otra opción que no sea someterse a ellos.

Es el momento de recordarles quienes somos: la grandeza de este pueblo palpita en cada uno de nuestros corazones porque sabemos que nuestras diferencias nos fortalecen, porque queremos ir a elecciones de forma pacífica, porque hemos enfrentado las peores tiranías y una y otra vez las hemos derrotado.

Llegó el momento de hacerlo de nuevo y actuar: si el régimen desacata la Constitución, desacata la voluntad de El Soberano y desacata el único requisito que nuestra Carta Magna establece para la realización del Referendo Revocatorio como lo es la recolección del 20 % NACIONAL del Registro Electoral, es nuestro deber activarnos como pueblo y OBLIGARLOS en la calle y en las instituciones a acatar la Constitución.

Hoy nuestro llamado es a defender eso que nos hace venezolanos. Esta es la lección que le daremos al régimen.

Podemos lograrlo porque somos mayoría, porque la Constitución nos ampara y porque el mundo entero respalda nuestra lucha por la libertad y la democracia.

¡Que viva la democracia, la convivencia y la paz!

¡Que viva Venezuela Libre!

¡GLORIA AL BRAVO PUEBLO!

prodavinci