CD

Carta a los seguidores de Nuevas Ideas: No se quemen las pestañas por una mala jugada de su candidato. De Paolo Luers

Sea de la forma que sea, ojalá que en febrero del 2019 ustedes se puedan medir con el FMLN y con ARENA. Si no, nunca vamos a ver si esto de las grandes mayorías que según ustedes que respaldan a Nuevas Ideas es cierto o es una burbuja.

12 julio 2018 / MAS! y El Diario de Hoy

Gritos incendiarios de sus dirigentes: “Bienvenidos a la dictadura” (Nayib Bukele); “El derecho del pueblo a la insurrección” (Walter Araujo); “Estamos regresando a los años 70, donde se exterminaba (!) a la oposición para que las elecciones las ganaban los mismos” (Juan José Martell).

Y entre sus seguidores el terreno es fértil, bien abonado por el discurso permanente del líder máximo. Twitter se llena de llamados a la violencia: “Preparen todo, nos vamos a otra guerra”, responde un seguidor. “Saquemos las armas”, responde otro. “Yo y 16 más necesitamos armas”, el tercero. “Que faciliten armas, yo estoy listo”, dice otro seguidor de Nuevas Ideas.

Todo esto por la sentencia de la Sala de lo Constitucional. Pero la Sala solo hizo lo que le tocó hacer: Revisó la constitucionalidad del artículo 47 de la Ley de Partidos Políticos, artículo que manda cancelar a partidos que en elecciones legislativas no alcancen 50 mil votos o una diputación. Su sentencia: El artículo es constitucional, el Tribunal Electoral se equivocó.

En 2015, cuando dos partidos (el PSD y el CD) no cumplieron los requisitos establecidos en este artículo, el Tribunal Electoral declaró inaplicable este artículo, porque consideró que viola la Constitución. Por tanto, decidió dejar con vida los partidos CD y PSD.

Contrario a lo que los líderes de Nuevas Ideas y Cambio Democrático alegan, la Sala no ha suspendido al partido Cambio Democrático. No le compete. Ha sentenciado que la resolución del 2015 no es válida. Esto pone la pelote nuevamente en la cancha del TSE. Tiene que sentenciar de nuevo sobre la vida o muerte del CD, tomando en cuenta los criterios definidos por la Sala. Así funciona el Estado de Derecho. El mismo Juan José Martell lo sabía en enero del 2014, cuando dijo en Twitter: “Las sentencias de la Sala de lo Constitucional pueden discutirse, pero se CUMPLEN. Guste o no.” Ahora, convertido en aliado de Bukele, ya no le gusta.
Hoy pone fuego al cañal diciendo la barbaridad que con una sentencia de la Sala “estamos regresando a los años 70, donde se exterminaba a la oposición”.

Es hora de hacer un llamado a los miembros del CD y los seguidores de Nuevas Ideas: No se dejen arrastrar a la anti política, ni mucho menos a la violencia política. Estoy convencido que muchos de ustedes realmente quieren renovar la política. No pueden exigir que el Estado de Derecho se adapte a las pretensiones de poder de un hombre.

No hagan caso a líderes que les quieren provocar a confrontar el Estado de Derecho, pero quienes a la hora de los cachimbazos no van a estar con ustedes.

Cuando escogieron al CD como vehículo, sus líderes sabían perfectamente que es una carcacha destartalada sin motor – y posiblemente sin matrícula de circular. No levanten ahora el grito en el cielo como si les están quitando un Land Rover del año y con seguro.

No es que el CD como tal lo merezca, pero ojalá que el Tribunal Supremo Electoral encuentre una forma legítima de salvarle su matrícula. Si no, Bukele siempre puede aceptar la oferta de GANA de prestarle su partido. Sea de la forma que sea, ojalá que en febrero del 2019 ustedes se puedan medir con el FMLN y con ARENA. Si no, nunca vamos a ver si esto de las grandes mayorías que según ustedes que respaldan a Nuevas Ideas es cierto o es una burbuja.

Saludos,

¿Qué le pasó al CD? De Roberto Rubio

Los dirigentes del CD que maquinaron esta alianza la justifican/venden diciendo que su presencia servirá para “domesticar democráticamente” al líder populista. Se olvidan que si un partido tan fuerte como el FMLN no pudo “domesticar” a Mauricio Funes, mucho menos lo hará un partido tan débil a un líder que gira todo en torno a sí mismo.

2 julio 2018 / La Prensa Gráfica

Los dirigentes que convencieron a otros dirigentes y bases del CD con la adopción de la candidatura de Bukele dicen que lo hacen porque hay coincidencias de ideología, principios y bases programáticas. Sin embargo, el Movimiento Nuevas Ideas afirma no tener ideología, y no se le conocen sus principios ni sus bases programáticas. Al CD se le ha percibido como un partido de centro izquierda, y es chocante que ahora sus aliados sean los oscuros y rancios personajes de derecha que conforman Nuevas Ideas.

Lo único que podemos conocer del pensamiento del líder de Nuevas Ideas es su aproximación al populismo. Ahora resulta que un partido que se define democrático abraza una figura que se cree encima de las instituciones, que no tolera críticas, que promueve acciones agresivas y amenazas contra las instituciones que no hacen lo que él quiere (pequeña muestra al estilo Ortega-Murillo). ¿Qué le pasó al talante democrático y de izquierda del CD?

El CD venía siendo uno de los partidos menos tocados por hechos de corrupción, con algunas excepciones. Sus líderes históricos le daban una marca de respeto y honestidad a este partido. La ética era importante.

¿Qué le pasó ahora a su talante ético? Lo dejaron estacionado. Ya no les importa abrirle la puerta a una persona que con apenas pocos años de ser funcionario público ya tiene condena del Tribunal de Ética Gubernamental por nepotismo, varias licitaciones y compras cuestionadas, una petición de los magistrados de la Sala Constitucional para que la Fiscalía lo investigue por evasión de impuestos, el haber sido investigado por la Sección de Probidad por enriquecimiento ilícito, el enfrentar un proceso judicial por difamación, y posiblemente otro en el caso del Troll Center, etcétera. Apenas se ha asomado al poder y ya tiene en su haber una estela acumulada de casos judiciales. Ya nos podemos imaginar qué puede suceder si llega a la Presidencia. Funes se quedará pequeño. Por lo visto, el comportamiento y trayectoria ética de su futuro candidato les es irrelevante.

Los dirigentes del CD que maquinaron esta alianza la justifican/venden diciendo que su presencia servirá para “domesticar democráticamente” al líder populista. Se olvidan que si un partido tan fuerte como el FMLN no pudo “domesticar” a Mauricio Funes, mucho menos lo hará un partido tan débil a un líder que gira todo en torno a sí mismo. Al contrario, cuando el líder populista cumpla su cometido, les quitará el taxi con todo motorista y licencia, y dejará a pie a todos los que se creyeron sus acompañantes. La muerte histórica del CD será entonces no solo moral sino real.

Sé que este artículo será merecedor de todos los insultos e infamias a las que acostumbran recurrir los troles simpatizantes o sicarios de Nuevas Ideas. Toda la semana anterior se dedicaron a ello ante una entrevista televisiva donde lancé estas críticas al CD. Tan poca es la decencia que tienen que incluso pusieron entre comillas frases atribuidas a mi persona, donde supuestamente afirmaba que solicitaba poner obstáculos a la candidatura de Bukele, cuando lo que mencioné fue lo contrario (ver mi entrevista en Frente a Frente del lunes anterior). Esta es la calaña de los nuevos amigos del CD, estos son los troles y personajes oscuros de la derecha que ahora atacarán y difamarán a los antiguos amigos del CD.

Carta a los compañeros del CD y del PSD: el miedo a la independencia

PAOLOPaolo Luers, 15 octubre 2015 / EDH

Estimados amigos:
¡Sobrevivieron! Les felicito. Al fin, no cerraron sus partidos por falta de votos. Hasta ahí la buena noticia. Buena, porque soy un convencido que son malas las leyes que cierran partidos, así como también son malas las leyes que hacen tan difícil a partidos nuevos legalizarse y participar en elecciones.

Lo malo es que la sobrevivencia de estos dos partidos (supuestamente) de izquierda democrática no es resultado de una batalla política ganada, sino de una maniobra poco transparente de tres magistrados del Tribunal Electoral (yo lo de “Supremo” ya no les concedo…).

Que bueno hubiera sido para el país si la vigencia de la izquierda democrática se hubiera impuesto mediante un debate nacional serio y transparente sobre el pluralismos y la participación ciudadana. Pero nadie de ustedes ha impulsado este debate y esta lucha, por lo menos no de manera una pública que hubiera permitido a otros involucrarse. Qué lástima.

Ahora ustedes consiguieron la sobrevivencia institucional de sus partidos, pero de una manera que no es nada buena para el siguiente reto que enfrentan: ganarse la sobrevivencia política.

Deber la sobrevivencia a una maniobra de tres magistrados significa debérsela al Frente y sus satélites. Y esto es una hipoteca muy seria para una izquierda democrática que por definición sólo tiene sentido si es independiente del FMLN y su gobierno.

EL-DIARIO-DE-HOY-LOGO¿Cómo piensan ganarse su futuro y su vigencia política? Sólo tienen dos opciones: o sobrevivir como unos satélites más del FMLN, condenados a ser aliados y, en última instancia, compañeros de viaje y “tontos útiles” – o hacerse independientes y competir con el Frente. Para hacer esto, además de principios y coraje, se necesita fortalecerse. El primer paso para esto sería fusionar a sus dos partidos – o más bien refundarse en un solo partido-movimiento amplio, plural y renovador, e invitar a este proyecto político a todos los sectores y personajes progresistas que no aceptan la hegemonía del FMLN ni mucho menos su monopolio de representar la izquierda salvadoreña.

Que esto es difícil ya todos lo sabemos. Lo han probado varios de varias maneras, y no lo han podido hacer. Por mi criterio, porque nunca se atrevieron a competir en serio con (y al ser necesario: contra) el FMLN, el cual se ha quedado con las banderas, la historia, los muertos y las leyendas de la izquierda. Claro que es difícil, pero es lo único que tiene sentido. Sobrevivir en la sombra del FMLN, debiéndole el favor de dejarlos sobrevivir, no tiene ningún sentido.

¿Quién dice que una izquierda democrática que abre una nueva línea de oposición al FMLN y su gobierno no tendrá viabilidad electoral en el 2018?

En cambio, como partiditos satélites no tendrán ningún futuro. Esto ya es cosa juzgada por los ciudadanos en las últimas elecciones. Si no, ustedes no hubieran necesitado este salvataje por parte del Tribunal Electoral.

Ánimo, amigos, si toman las decisiones correctas, no estarán solos. Saludos,

firma paolo