Bolivia

Carta al FMLN: Están quedando solos, camaradas. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 27 septiembre 2016 / EDH

Estimados amigos militantes del Frente:
No sé hasta cuándo lo pueden negar sus dirigentes, pero ustedes se están quedando solos en el mundo. Sus principales aliados, ídolos ideológicos y financistas están en serios problemas o agarran otros caminos. Están demasiado ocupados para sobrevivir (algunos para no ir a la cárcel o para tener que buscar ‘asilo político, como lo hizo su primer presidente, Mauricio Funes de ingrata recordación), para poderles ayudar con dinero, apoyo político y fuerza ideológica.

diario hoyEn Brasil, Dilma Rousseff y el PT están fuera del poder, por manejar mal la misma crisis fiscal que ustedes también están enfrontando sin saber cómo solucionarla. Y Lula está enfrentando juicios de corrupción que lo pueden llevar a la cárcel, pero seguramente liquidarán su capital político como líder creíble de la izquierda. Lo ismo está pasando a su gran amiga Cristina Kirchner en Argentina, quien luego de haber perdido las elecciones está siendo abandonada por su propio partido en la lucha que le tocará ante la justicia.

En Nicaragua, Daniel Ortega dio un paso falso hacía el desmontaje de la democracia, y ahora enfrenta un boicot financiera por parte de Estados Unidos y los organismos internacionales, precisamente cuando el presidente Sánchez Cerén está pidiendo ayuda en Washington para salvar su gobierno.

En Cuba, el papa emérito de la izquierda latinoamericano Fidel sigue hablando de revolución y solidaridad, mientras su hermano Raul está haciendo las paces con Estados Unidos y abre el camino para una transición al capitalismo.

En Venezuela, el chavismo (el ‘faro’, que durante años ha iluminado y financiado al FMLN) enfrenta ahora ya no un movimiento opositor, sino a una movilización popular contra la miseria, la corrupción y la ruptura de la Constitución. El régimen fundado por Hugo Chávez, quien siempre supo movilizar a los pobres resentidos de su país para dar sostén a su ‘revolución bolivariana’, hoy se topa con la ira de los barrios, que siempre han sido baluartes chavistas impenetrables para la oposición.

Y la situación económica, que los chavistas han provocado en Venezuela, es tan dramática que incluso el actual gobierno de Maduro tuvo que cerrar el chorro de dólares y petróleo barato, que Chávez abrió para apoyar a los partidos alienados al ALBA y así convertir a Venezuela en una potencia regional. Siguen sosteniendo (transitoriamente y de manera reducida) la economía de Cuba, pero para poder hacerlo han tenido que sacrificar a sus ‘amigos’ en Bolivia, Ecuador, Nicaragua… y El Salvador.

Les quedan a ustedes sus fieles ‘aliados’ Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, ¿pero qué apoyos pueden esperar de ellos, a parte de sermones del ‘buen vivir’? Nada, porque con los cambios en Argentina, Brasil, Venezuela y Cuba ellos han quedado igual de abandonados y huérfanos que ustedes mismos.

Triste panorama para un partido que a la mitad de su segundo gobierno está agotado de soluciones, incluso de discursos, condenado a administrar por dos años y medio la crisis de seguridad y el descalabro fiscal, teniendo que pedir cacao a la oposición, a la empresa privada, al Fondo Monetario Internacional (el símbolo de imperialismo y neoliberalismo en su discurso ideológico de décadas) y a Washington…

Sus dirigentes ni siquiera siguen siendo dueños del imperio ALBA, que José Luis ‘Ramiro’ Merino ha construido con los petrodólares venezolanos. De este imperio quedará una cadena de gasolineras adornadas por la estrella del Frente, pero propiedad de los venezolanos, quienes necesitan recuperar algo de sus inversiones en El Salvador. Y el comandante ‘Ramiro’, durante años el paymaster y hombre fuerte del FMLN, ha desaparecido de la escena pública, seguramente para planear su defensa (o su asilo) para el momento que al fin le alcancen los casos de corrupción que ventila la fiscalía.

Se acabó la fiesta, camaradas. O regresan a la realidad y negocien con la oposición una transición que les puede asegurar un futuro como oposición consolidada, o se hunden como sus falsos a amigos del Sur.

Piénsenlo, amigos en el Frente, comiencen a movilizar energía renovadora, antes de que sea tarde. Tal vez haya futuro para una izquierda salvadoreña que se libere del autoritarismo. Muchos estaríamos dispuestos a ayudarles. Saludos,

44298-firma-paolo

 

 

 

 

 

Anuncios

La Razón/Bolivia: El No a la reforma constitucional gana con un margen apretado, según encuestas

Las empresas Mori e Ipsos publicaron los resultados del referéndum de reforma constitucional. Los datos de Ipsos dan al No el 52,3% y al Sí el 47,7%, mientras que Mori el 51% al No y el 49% al Sí. El oficialismo ve un empate técnico y la oposición celebra.

Screen Shot 2016-02-21 at 9.17.15 PM

21 febrero 2016 (20.39 horas), LA RAZON

Screen Shot 2016-02-21 at 10.40.18 PMLos resultados de las encuestas de las empresas Ipsos y Mori dan una victoria apretada del No a la reforma constitucional de repostulación. Los datos de Ipsos para la red ATB  dan un 52,3% al No y un 47,7% al Sí, mientras que Mori para la red Uno da la victoria al No con el 51%, mientras que el Sí obtiene solo 49%. La oposición celebra y el oficialismo ve un empate técnico.

El ministro de Autonomía, Hugo Siles, consideró que los resultados son preliminares y que debe esperarse los finales y oficiales, aunque adelantó que es un empate técnico. El opositor Samuel Doria Medina consideró que los resultados no variarán y que la población optó por el rechazo a la reforma constitucional de repostulación.

Según Ipsos, en Santa Cruz el Sí obtuvo 41,5% y el No 58,5%; en Beni, el Sí 39% y el No 61%; en Pando, el Sí 46,9% y el No 53,1%; en Tarija, el Sí 39% y el No 61%; en Chuquisaca, el Sí 42,4% y el No 57,6%; en Potosí, el Sí 40% y el No 60%; en Oruro, el Sí 50,1% y el No 49,9%; en La Paz, el Sí 55,9% y el No 44,1%; y Cochabamba, el Sí 52,1% y el No 47,9%.

El conteo final no oficial es del 47,7%  por el Sí y 52,3% por el No. Siles insistió que es un empate técnico y que debe esperarse los resultados finales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para conocer la suerte de la reforma.

Los movimientos sociales afines al oficialismo plantearon la reforma constitucional para ampliar de una a dos las repostulaciones continuas. De ganar el Sí, el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García estarán habilitados para terciar en las elecciones de 2019, mientras que de ganar el No concluirán con su mandato en 2020 sin posibilidad de repostular.

“Quiero saber si el pueblo me quiere o no me quiere”, afirmó el presidente Evo Morales en distintos medios de comunicación en la fase previa al referendo, frase que fue repetida este domingo minutos antes de que emita su voto en Villa 14 de Septiembre, en el trópico cochabambino.

Dos semanas antes del referendo, el Mandatario fue involucrado en una denuncia de corrupción con tráfico de influencia a favor de su expareja Gabriela Zapata en la empresa china CAMC, con la cual el gobierno firmó al menos siete contratos para distintos proyectos. El oficialismo acusó a la oposición de guerra sucia y cerró filas en torno al Jefe de Estado. El miércoles una turba atacó y quemó la alcaldía de El Alto con el saldo de seis muertos, hecho que precedió la consulta.

Morales ganó por primera vez las elecciones presidenciales de 2005 con el 53,72%. En enero de 2006 asumió el cargo en medio de un llamado a la Asamblea Constituyente que se instaló en agosto de ese año.

En 2009, fue reelecto con el 64,22% de los votos bajo el paraguas de una nueva Constitución. Volvió a presentarse en los comicios de 2014 y logró el 61.36% de la votación.

La oposición celebra resultados de encuestas, que dan victoria apretada al No

VP García ve empate técnico y confía en drástica reversión de resultados

“Eso no está bien”. De Cristina López

Cristina LópezCristina López, 13 julio 2015 / EDH

No sería descabellado pensar que, después de la semana pasada en que tuvo al Papa Francisco de visita, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, debe sentirse un tanto desilusionado. El contexto: Correa ha visto sus números caer varios puntos porcentuales –los únicos números que importan a cierto tipo de mandatarios ego-autoritarios– los de las encuestas de popularidad, que es la sangre que hace latir el corazón del populismo.

Una de las causas era posiblemente nuevas tasas impositivas (entre ellas, a las herencias) que el mandatario pretendía meter por la garganta a la sociedad ecuatoriana, que salió a manifestar su descontento a las calles.

Correa, para combatir el malestar de la población, recurrió a la carísima propaganda “marketera” (oxígeno del populismo), contestando las protestas no con soluciones, sino con brillantes pancartas supuestamente alusivas a la visita papal, en que aparecía la efigie de Francisco I acompañada por citas del Papa referentes a la pobreza y la distribución de la riqueza.

Brillante idea, pues en la emoción que despertaba la visita del Papa, pintar la oposición a una política pública impopular y de dudosa eficacia como oposición a las palabras del Papa, le servía a Correa para continuar ahondando su discurso divisivo de dicotomías falsas y monstruos imaginarios, como el capital come-niños, el imperialismo yankee, o el que convenga en el momento.

Y quién sabe qué tamaño habrá tenido la desilusión presidencial al ver que el mensaje de Bergoglio en nada le hacía la palanca en su política pública: el Papa se dedicó a hablar de la defensa de la familia diciendo al respecto que “el mejor vino está por venir” y haciendo énfasis en la unión, el diálogo y la necesidad de incluir a los que no piensan igual. Según un análisis de la abogado y comunicadora política ecuatoriana, Ana Belén Cordero, “Basta con leer con atención Laudato Si y Lumen Fidei para, al menos, deducir que el Papa Francisco asumió con mucha prudencia algunas de las interpretaciones tergiversadas de la Doctrina Social de la Iglesia por parte de la forzada técnica discursiva de Rafael Correa, para constantemente señalar puntos de encuentro entre su pensamiento y el del líder de la Iglesia“.

Algo parecido pretendió hacer Evo Morales, regalándole al Papa un Cristo… crucificado en la hoz y el martillo, buscando la foto y usando, nuevamente la religión como trampolín para defender ideologías. El Papa Francisco no se dejó y corto y severo, contestó “eso no está bien”: claro que no está bien, ambos simbolismos superpuestos resultaban más disonantes que Kim Kardashian en una conferencia de física cuántica.

El mismo guión intentó usar la administración Funes en El Salvador, cuando manipuló la imagen de Monseñor Romero para pretender validar su narrativa divisiva y pedántica. Haciendo a un lado la laicidad constitucionalidad del Estado, estos gobernantes oportunistas pretenden explotar las creencias de la población para su beneficio político: populismo religioso, nada más y nada menos.

Pero no hace falta ser Correa, Morales o Funes, muchos usan a la Iglesia para pretender hacer palanca para sus discursos divisivos, pretendiendo usar las creencias – que no deberían dejar el ámbito personal – como argumento en retórica de odio en la esfera pública. Probablemente el Papa Francisco les diría también, “eso no está bien”.

@crislopezg

El crucifijo de Evo Morales, una interpretación. De Fernando Mires

Un símbolo es una forma de representación de una identidad colectiva: puede ser una bandera en el caso de una nación, una estrella, una media luna, un crucifijo en el caso de una religión. Por lo mismo los signos marcan diferencias, no semejanzas de identidades, como supuso tal vez Morales cuando regaló al Papa en un mismo objeto los signos de una ideología y los de una religión. Luego, los símbolos, además de establecer las diferencias, marcan las distancias.

fernando mires

FERNANDO MIRES, chileno, catedrático de sciencias políticas en la Universaidad Odenburg/Alemania

Fernando Mires, 11 julio 2015 / PRODAVINCI

Pasado el momento de la primera impresión -una mezcla de perplejidad, indignación, asombro y de ese inevitable sentimiento que llamamos “vergüenza ajena”- tenía que llegar el momento de la reflexión. ¿Qué habrá pasado por la cabeza de Evo Morales al regalar al Papa Francisco ese adefesio con la cruz, el martillo y el Cristo crucificado?

Más allá de que el absurdo objeto haya sido producto de la mente atormentada de un mártir, el sacerdote español Luis Espinal –quien en su desesperación no talló el objeto para que fuera obsequiado al Papa- el hecho es que si Evo Morales decidió usarlo como regalo fue porque pensó que el objeto tenía un alto valor simbólico. Ahí justamente yace la pregunta del problema. ¿Dónde reside para Evo Morales el valor simbólico de la hoz y el martillo con una minimizada crucifixión en un mango? Creo que justamente a partir de esa pregunta podría comenzar nuestra interpretación.

1. Símbolos y símbolos

Evidentemente se trata de un objeto que contiene dos símbolos: en una dimensión grande, la hoz y el martillo de los comunistas y en una dimensión mucho más pequeña, el símbolo de los cristianos. Queda claro entonces que en el objeto, la hoz y el martillo dominan por sobre la crucifixión pues la hoz y el martillo no forman parte de la crucifixión sino esta última es la que aparece integrada en el símbolo del comunismo.

La fusión de los dos símbolos corresponde, es lo primero que salta a la vista, a un deseo de Evo. El poder del Papa abarca en el extraño objeto una parte diminuta. El poder de Evo, en cambio, es la parte más grande: la verdadera religión: el poder terrenal por sobre el poder espiritual.

Para muchos cristianos, una inaceptable blasfemia. La hoz y el martillo no es ni siquiera el símbolo de los socialistas. Es el de una ideología nacional surgida de un proyecto de poder basado en la imaginaria alianza entre la clase obrera (el martillo) y la clase campesina (la hoz) dirigidas ambas por un solo partido, por un solo estado y por un solo líder. Un símbolo que, además, rememora a uno de los genocidios más sangrientos que conoce la historia, en un país donde gran parte de la clase obrera no era más que una masa de esclavos moribundos, en un país donde la clase campesina fue físicamente eliminada por Stalin, en un país, en fin, donde fueron asesinados miles y miles de comunistas, más incluso que en la propia Alemania nazi.

Esa es la verdad que se esconde detrás de la hoz y el martillo y todos los comunistas, incluyendo Evo y su corte, lo saben.

Adivino la respuesta. ¿Y no simboliza el Papa y su Iglesia un pasado tanto o más sangriento que el comunismo? ¿No fueron diezmados los indios de América en nombre de la Cruz? ¿No impuso la Inquisición en Europa el reinado del terror? ¿No fueron asesinados miles y miles de musulmanes y judíos en nombre de la “verdadera religión”? ¿No fue la de Franco una “dictadura cristiana”? ¿No representa el regalo de Evo al Papa la fusión de dos creencias, decididas ambas a hacer borrón y cuenta nueva y emprender  un “nuevo comienzo” en la lucha común en contra de la pobreza y la injusticia social?

En primera instancia, la argumentación comunista podría ser considerada desde el punto de vista formal, correcta. Por una parte el comunismo ha sido siempre una ideología practicada como religión. Basta ver a los comunistas cuando están juntos. Se reúnen en lugares repletos de signos. Recuerdan con fervor a sus mártires. Recitan frases aprendidas de memoria. Levantan el puño cerrado y terminan cantando la Internacional con el mismo éxtasis con que los católicos cantan el “Alabado sea el Santísimo”. En cierto modo, el comunismo, para muchos de sus acólitos, ha sido la religión perfecta, tan perfecta que ni siquiera necesita de Dios.

Por otra parte es innegable el compromiso de muchos cristianos con las luchas sociales, su abnegación y sacrificio por las causas de los pobres de América Latina y de África. Es evidente, además, que algunos saben de marxismo más que cualquier dirigente marxista, hecho que he comprobado cada vez que me he trenzado en discusiones con egresados de la universidad de Lovaina. El guevarismo, el castrismo, incluso el chavismo, han contado con muchos seguidores cristianos ¿En dónde reside entonces el problema?¿Qué tiene de malo que Evo haya obsequiado a Francisco un objeto que fusiona los símbolos de dos creencias?

El problema, digámoslo de una vez, no está en cada símbolo por separado. El problema está precisamente en el intento de fusión. Con eso quiero decir que al haber elegido un objeto que fusiona los símbolos del cristianismo con los del comunismo, Morales evidenció al mundo que el no conoce el valor y el significado de los símbolos. Problema grave pues si la vida es simbólica, la vida política lo es mucho más.

Pero antes de proseguir, una pregunta necesaria: ¿Qué es un símbolo? Un símbolo, opinión que debemos a Paul Ricoeur (“Los caminos de la interpretación”), no es solo un signo como seguramente cree Morales. Porque si bien todo símbolo se expresa en signos, no todo signo es un símbolo.

papa6402. Los símbolos y sus significados.

Un símbolo es una forma de representación de una identidad colectiva: puede ser una bandera en el caso de una nación, una estrella, una media luna, un crucifijo en el caso de una religión. Por lo mismo los signos marcan diferencias, no semejanzas de identidades, como supuso tal vez Morales cuando regaló al Papa en un mismo objeto los signos de una ideología y los de una religión. Luego, los símbolos, además de establecer las diferencias, marcan las distancias.

“Se puede estar juntos pero no revueltos”, dice un dicho popular. Y bien, esa diferencia entre una reunión diplomática ocasional y la revoltura que representa el objeto del regalo, muestra que Evo Morales es una persona que “no sabe guardar las distancias”, no solo entre un Presidente y un Papa, no solo entre una cruz y un emblema partidario, sino, sobre todo, entre una ideología y una religión.

Que el Papa no haya protestado frente a tamaño desacato, fue, para algunos, algo difícil de entender. ¿Obedeció Francisco a la máxima cristiana de amar a sus enemigos? Pero Jesús, si bien dijo, “hay que amar a nuestros enemigos” nunca dijo que no deberíamos tener enemigos. No podría haberlo dicho. Enemigos tuvo muchos y todavía los tiene. La palabra de Cristo era controversial. No apuntaba a la unidad por la unidad. “No piensen que vine a traer paz sobre la tierra; no vine a traer paz, sino espada” (Mateo 10:34)

Lo cierto es que ni Pepone ni Don Camilo, quienes en la ya legendaria película trabajaron juntos como ha sucedido a veces entre cristianos y comunistas frente a un enemigo común, jamás entregaron partes de su identidad al otro. Nunca Don Camilo habría aceptado una hoz y un martillo al lado del crucifijo. Nunca Pepone habría aceptado un crucifijo al lado de la bandera comunista.

Imaginemos que en uno de los encuentros que han tenido los Papas con representantes del Islam estos últimos hubieran obsequiado a los primeros una Media Luna con un crucifijo chiquitito. O al revés, que un Papa hubiese obsequiado a un Imam un crucifijo con el símbolo de la Media Luna en la cruz. Tanto lo uno como lo otro habría sido considerado una ofensa suficiente para generar una ruptura de relaciones entre ambas grandes religiones. Y con razón

¿Por qué entonces el Papa acepta ese regalo, no de un representante de otra religión, sino de una vulgar ideología? ¿En nombre de la unidad entre los hombres? Si fue así, ocurrió todo lo contrario.

En la ex URSS, y en los países comunistas, viven millones de descendientes de seres asesinados en el GULAG bajo el signo de la hoz y el martillo. Tantos por lo menos como descendientes de judíos asesinados en los campos de concentración nazi. En la ex Checoeslovaquia, en Hungría, en la RDA, en Polonia, hay también miles de descendientes de seres asesinados caídos en nombre de la hoz y del martillo. ¿No pensó el Papa que para esos europeos que lo veían en la televisión,  muchos de ellos tan o más cristianos que el sacerdote Luis Espinal, la hoz y el martillo no puede tener un significado distinto al de la cruz svástica para los judíos?

3. El valor de los símbolos

El problema adquiere aún más gravedad si intentamos reflexionar sobre la teoría de los símbolos.

Inevitable, si hablamos de símbolos, no pronunciar el nombre de Jacques Lacan. De todos los pensadores de nuestro tiempo, Lacan ha sido el que más ha insistido en el valor de los símbolos como elementos constitutivos de una vida psíquica no patológica. La separación del campo psíquico entre los espacios de lo real, de lo simbólico y de lo imaginario, propuesta por Lacan (Seminario 5) contiene un alto valor no solo psicoanalítico y filosófico, sino, además, y aunque parezca extraño, político. Haber descubierto la potencialidad política del psicoanálisis lacaniano es a la vez la deuda que mantenemos con autores como Žižec y Laclau, entre otros.

Ahora, si quisiéramos interpretar a un crucifijo en idioma lacaniano, deberíamos decir: el crucifijo es una imagen que pertenece al campo de lo imaginario, convertido en símbolo por la cristiandad. La muerte de Jesús, en cambio, ya anuncia la entrada del ser al campo de lo indecible y por eso mismo de lo impensable, es decir “de lo real”.

“Lo real” según Lacan, es el espacio no simbolizado, es decir, el espacio infinito y eterno que nos rodea y acosa: lo desconocido (lo “Unhemlich”, según Freud) Ese espacio existe, pero no puede poseer, al ser desonocido, ninguna representación simbólica. Es, si se quiere, la verdadera realidad, pero situada más allá de nuestro pequeño mundo simbolizado.

La representación simbólica es, por lo tanto, ese lugar que nos permite ser y estar en este mundo. Faltando la simbolización, caemos en la tierra de las patologías en la cual las imágenes, al no estar articuladas entre sí, se transforman en entidades fragmentadas y amenazantes (del mismo modo que un exceso de simbolización lleva a la neurosis).

El estadio que separa a la infancia del ser adulto reside precisamente en la capacidad de simbolización, o lo que es igual, del encajamiento de las imágenes en símbolos –gramáticos y visuales – correspondientes. Es por eso que el mundo mal o no simbolizado, pertenece a los niños, a los soñantes, a los llamados locos y a los grandes poetas ¿Qué tiene que ver esto – se preguntará más de un lector- con el crucifijo de Evo? Aunque a primera vista no parece ser así, tiene que ver mucho.

El crucifijo de Evo, en lugar de separar dos símbolos –condición elemental del saber pensar- los une en un solo objeto. Como en los sueños cuando por ejemplo aparecen conversando dos personas: una que vimos ayer junto a otra que murió hace mucho tiempo. El mundo onírico, como el crucifijo de Evo, desconoce los tiempos y los espacios, las identidades y la particularidades de los signos simbólicos. El objeto del obsequio representa, en cierto modo, un sueño de Evo.

evo¿Es Evo Morales entonces un presidente con características patológicas? No necesariamente. Pero sí es algo muy parecido: Evo es un presidente populista.

4. Populismo y simbología

Fue Ernesto Laclau, quien llevando las lecciones de Lacan a sus estudios sobre el fenómeno populista, descubrió que las representaciones simbólicas del populismo no son equivalentes entre sí (como no lo es un crucifijo con una hoz y un martillo). Todo lo contrario, la simbología populista es opaca, difusa, incongruente. Y no puede ser de otra manera pues el populismo es la representación de significantes múltiples, a veces contradictorios entre sí y por lo tanto imposibles de ser entendidos desde la perspectiva de una lógica racional. En nuestros términos, la forma populista corresponde a la fase infantil o pre-política (salvaje) de la política.

Como en los niños, las representaciones simbólicas del populismo son incoherentes (dislocadas, según Laclau), como incoherentes son las acciones de sus propios líderes. Perón escribiendo cartas personales a Mao Tse Tung, Chávez declarándose católico y protestante, trotskista y gramsciano en una sola frase, Maduro con sus eternas “guerras”, visitado por pájaros y confundiendo panes con penes, y no por último, Evo Morales obsequiando al Papa una locura tallada en madera, son actos que corresponden precisamente a la lógica-ilógica de “la razón populista”.

Quizás para Francisco, argentino al fin, dichas representaciones no son del todo desconocidas. De ahí su frase paternal dirigida a Evo ante el escándalo del crucifijo: “Eso no esta bien”.

Mucho más paternal habría sido el Papa si hubiera dicho a ese presidente vestido de andaluz que tenía frente a sí: “Eso está mal, muy mal”.

Porque no nos olvidemos: el símbolo de la cruz tiene una enorme significación en la teología y en la poética cristiana. La cruz es la representación no solo del sufrimiento de Dios hecho hombre sobre la tierra. Es, además, el símbolo de la santa trinidad. Clavada en la tierra extiende los dos maderos horizontales sobre el mundo, elevando un madero vertical hacia el cielo. Muriendo, el Hijo (el ser humano) asciende hacia el Padre (Dios) y extiende sus brazos hacia todos nosotros (el Espíritu Santo).

No, el cristianismo no es una ideología seguida con religiosidad o un sustituto pobre de una religión como fue el comunismo. Si no es la religión verdadera, es al menos una verdadera religión, tan verdadera como la judía y la musulmana. Si el presidente boliviano no lo sabía, había llegado el momento de enseñárselo, ante él y ante el mundo.

El Papa Francisco perdió así una gran oportunidad evangélica y pedagógica: la de dar a conocer a la nación boliviana el verdadero sentido y el verdadero significado simbólico de la crucifixión de Jesús.

¿Le dio miedo al papa el crucifijo comunista? De Juan Arias

El regalo que le dio Evo Morales al Papa Francisco tiene una gran fuerza simbólica, casi antagonista.

CRUCIFIJOJuan Arias, 11 julio 2015 / EL PAIS

El Presidente de Bolivia Evo Morales no es comunista, pero sabía muy bien que al regalarle al papa Francisco la imagen de madera de un crucifijo adornado con el símbolo de la hoz y el martillo su gesto tendría repercusión mundial. Fue, sin duda una genial y eficaz baza publicitaria.

Ambas figuras, la cristiana y la comunista juntas, tienen en efecto una gran fuerza simbólica que afecta a millones de personas y aparecen casi antagonistas y provocadoras.

Quizás de ahí, la cara fea de extrañeza y casi de susto del papa Francisco frente al curioso y poco artístico regalo que tardó en coger en sus manos y soltó enseguida, como si dijera: “¡Pero qué es esto!”

Francisco cambió de cara cuando Morales le contó que aquel crucifijo comunista era obra del sacerdote español Luis Espinel, que fue asesinado en 1980 lo que lo convertía en un símbolo, ya que recordaba las persecuciones a los seguidores de la Teología de la Liberación considerados comunistas.

Hay quién vio en la cara de extrañeza y casi malestar de Francisco la sospecha de que aquel crucifijo pudiera significar que también él era visto como un “papa comunista”, o como un “teólogo de la liberación”. Es como si ante aquel Cristo Francisco se mirase en un espejo y pensara: “¿Será que me ven así?”. Podría haber pensado: “¿Al papa alemán Ratzinger le hubieran regalado semejante crucifijo?

Es cierto que el papa jesuita está reivindicando a los teólogos de la liberación condenados por su antecesor el Papa Benedicto XVI, pero siempre ha querido distinguir entre el empeño de dicha teología en la defensa de los más pobres y humillados de la sociedad, y su posible ideología comunista.

Quizás por ello, el papa, reaccionó enseguida ante la posible carga simbólica de aquel crucifijo, y le recordó a Morales que el sacerdote había sido asesinado porque “predicaba el evangelio y eso incomodaba”.

Recuerdo que en el Concilio Vaticano II se dijo “el comunismo no hubiese surgido
si la Iglesia no hubiese abandonado al mundo del trabajo”

Era como decir: “Yo soy un papa del Evangelio” y nada más. Todas las otras etiquetas son ajenas a mi misión.

He querido ver cómo la foto de la cara extraña del papa ante el crucifijo de Morales, fue comentada en las redes sociales. Y como me imaginaba, ha despertado desde comentarios chistosos sobre la fealdad artística de “aquella cosa que dio miedo al papa”, a los más complejos. Un comentario decía que ambas imágenes estaban muy bien juntas, ya que tanto la Iglesia con la Inquisición, como el Comunismo con sus purgas, “causaron muerte y dolor en el mundo”.

Recuerdo que en el Concilio Vaticano II, que supuso una revolución en la Iglesia y que se celebró aún con obispos y cardenales encarcelados por el comunismo soviético, los Padres Conciliares admitieron que quizás “el comunismo no hubiese surgido si la Iglesia no hubiese abandonado al mundo del trabajo”.

De Jesús se decía que había sido el “primer socialista” de la Historia. El primer cristianismo era esencialmente comunitario. Los primeros cristianos se dejaban matar por defender el Evangelio de los pobres.

Después, la Iglesia se aburguesó e imperializó y hasta persiguió a los teólogos que querían volver a los orígenes del cristianismo cuyos secuaces “ponían todo en común”. Aquel “comunismo cristiano” duró poco, quizás porque era utópico y la Humanidad no puede vivir sólo de utopías.

Quizás en el salto de la utopía a la realidad ambos comunismos, el cristiano y el soviético, acabaron fracasando.

Aquel “comunismo cristiano” duró poco,
quizás porque era utópico y la Humanidad
no puede vivir sólo de utopías

En aquel crucifijo feo de Morales podría leerse también la tragedia de las mejores utopías cuando se convierten en ideología y conquista del poder.

Francisco regaló a Morales algo que él mismo calificó con fina ironía de “más sencillo”. Sin duda más bello artísticamente: la imagen bizantina de la Virgen Marìa con el Niño Jesús de los orígenes del cristianismo que puede admirarse en la Basílica de Santa María Mayor de Roma.

La figura de Francisco, amada hoy por creyentes y agnóstico por su ejemplo de vida y su entrega a la defensa de la paz y de los derechos de los más débiles, se conjuga mejor con la imagen evangélica y materna de María que recuerda al cristianismo que aún no se había mundanizado, que con el severo e ideológico crucifijo comunista de Morales.

¿Dónde Francisco colocará el crucifijo que casi le dio miedo?

Quizás no le quepa en la sencilla habitación del hotel Santa Marta donde vive y que prefirió a los lujosos palacios vaticanos.