Mexico: A Voice Against the Darkness. De Alma Guillermoprieto

Javier Valdez, Sinaloa, Mexico, May 23, 2013. Photo: Fernando Brito/AFP/Getty Images

Alma Guillermoprieto, 18 mayo 2017 / THE NEW YORK REVIEW OF BOOKS

Yet another journalist has been murdered in Mexico. It was the usual pattern: Javier Valdez, fifty, wrote a drug story, revealed too much information, said something someone did not want said, and was killed at noon on a busy street near his place of work. Six other journalists, none of them quite as prominent as Javier, have been killed in drug-infested cities since the year began, but because he was a friend of mine the details matter more to me this time. On reflection, I was grateful that, unlike many of the more than one hundred reporters killed in Mexico over the last quarter century, he was not abducted, tortured for hours or days, maimed, dismembered, hung lifeless from an overpass for all to see.

No doubt Valdez owed his comparatively charitable execution—he was merely pulled from his car and shot twelve times—to his prominence: he had received a Maria Moors Cabot award from Columbia University and the Courage Award from the Committee to Protect Journalists, published seven well-received books about the poisonous world he lived in, emerged as something of a hero for his younger colleagues, traveled, and talked endlessly about the fact that when a reporter was killed no one showed up at the protest marches except other journalists—no one seemed to think that it was important to have a free or unintimidated press. Since the vast majority of the reporters who have been murdered since the start of the drug wars work anonymously for tiny provincial papers, it has generally been assumed that someone like Javier Valdez would be safe. In fact, he survived for decades in the motherland of the drug trade, the northern state of Sinaloa. Why then was he finally not allowed to live?

Valdez grew up in one of the funkier barrios of Culiacán, the state capital of Sinaloa. Like most Mexican reporters, particularly in the provinces, he had clawed his way out of poverty and into a career. After graduating from a local university with a degree in sociology, he and Griselda, his new bride, found work as copy editors at a television station. This was thirty years ago, at the start of Sinaloa’s second drug boom, the one that transformed the state from a simple marijuana producer into a major intermediary in the world cocaine trade and, subsequently, the world’s second-largest heroin producer and exporter.

Javier was riveted by the story. Who wouldn’t be? Beyond Culiacán, entire campesino communities were going through ridiculous economic booms and then surviving an onslaught of violent, unfocused, useless government repression. Humble campesinos who barely knew how to sign their names were rising to legendary heights, and an entire folk culture—the narcocultura—was taking shape around them. It was a great story, and it was all about the barrios Javier had grown up in, the kids he had played with, the families and society whose destruction he was witnessing. Plus, the only way he knew to cure the hemorrhaging pain it caused him to see his homeland destroyed was to write about it. In 2003, having already made a name for himself as a reporter for news organizations in Sinaloa, he and a group of colleagues founded a newspaper in Culiacán, called it Riodoce, and gradually invented a kind of crime coverage radically different from provincial journals’ standard scandal-sheet news-of-the-moment.

Police guarding a gate to the attorney general’s office for organized crime soon after the arrival of Mexican drug lord Dámaso López Núñez, Mexico City, May 2, 2017. PHOTO: Rebecca Blackwell/AP Images

I met Javier five years later, on my first reporting trip to Culiacán. He swore like a lifer, had a rough face and a body like a Mexican bodyguard, paunchy and hard. When he smiled his face draped in folds. Understandably, he was paranoid for the first five minutes of any encounter with a stranger, but in my case he beamed and relaxed when I asked if he had thought of collecting his short weekly columns for Riodoce into a book. As it turned out, he already had, but his most representative writing was still a work in progress. He was just refining the style that would serve him well over the course of countless Riodoce columns and four more books; detectivesque, unafraid of clichés, and sentimental, his voice was new to Mexican journalism and ideally suited to a broad audience. And what that voice told was a revelation. Here is my lightly edited translation of the column that ran on the morning of the day he was killed:

His uncle couldn’t put up with him any more. He was the shame of the family. So he decided to check him into a rehab center. He called someone and the ‘flier’ came right away: a windowless van with seven youths who kicked and shoved him to the ground, tied his hands and arms, hauled him into the van and took him away.

When they arrived they hit him some more. Someone who seemed to be in charge strolled up. Well dressed, tall, deep-voiced. Everyone stopped when he approached, almost as if saluting him. Blackball, he said. And they all started the beating again. This time they split his head open and cut his back, cracked his collarbone. He lay there, flat on the ground. They gave him paracetamol and two days later they shouted get up, asshole. Speed it up, this isn’t a hotel.

They shook him, gave him some powder, and he came to. Come on, we have to pick up two other new ones in the flier. That’s what the Blackball was, and now it was his turn to inflict it on others. If not, they would apply it to him again.

He kicked and punched with the best of them and that’s how he managed to get invited to the parties. A superior level. Beer, grass and coke. Women were there for them too. They could dance and get high and then take them without asking for permission. There were other prizes waiting for him. He qualified for them with Blackballs. With yessirs to the boss, who was el licenciado [a Mexican honorific akin to the Italian dottore]. They taught him to become a criminal and smuggle drugs. His nickname was el demonio. When his uncle went to inquire about him they told him he was much better. But he didn’t get to see him. Where is he. Well, he went to buy food and ask for donations at stoplights. But he’s doing great, soon he’ll be completely recovered. His uncle left, glad for the news but not quite convinced: not getting to see him left a bitter taste in his mouth.

No one like him. The licenciado would say bring me el demonio and they would take him into the presence. He was good at hitting and following orders. El demonio would show up and slambang. The victim wouldn’t be able to move for days. A prize for him. He knew they’d give him any drug he wanted, and also the female interns in the next ward. He lost his way in the dark clouds of the underworld. He smiled and drooled. And that’s how they found him, sprawled on the floor, with his mouth full of gummy stuff. When they went to fetch him for another Blackball the licenciado said too bad. He was my favorite. And then he shouted, Blackball.

Over the years his sketches filled in a world no one else outside the life had access to or could put into words. Thanks to this one, for example, his readers might be able to understand why a few years ago gunmen systematically raided the rehab centers in Tijuana and other towns along the border, killing some inmates and taking others away. They could speculate whether el licenciado was El Licenciado, otherwise known as Dámaso López Núñez, the former lawyer to Joaquin (“Chapo”) Guzmán, now engaged in an increasingly bloody war with Guzmán’s sons for control of the Guzmán drug empire. For clueless reporters from outside the life, like myself, Javier was endlessly generous with contacts, anecdotes, sources, tips, invitations to dinner, but it felt like we were in kindergarten, while Javier was poking around in the graduate chemistry lab, trying to find the secret formula before the evil professor realized that someone had been tampering with the chromatograph.

“He was the most imperfect of men,” Griselda, his wife, said at the funeral. “But he had a heart as big as the universe.” He caroused too much, he drank too much, or maybe he drank just the right amount to survive the tension of negotiating what he could and couldn’t say about the deadly currents and shifting whirlpools of the Sinaloa drug world. His courage was always incomprehensible to me. Beginning in February he started to write frequently about El Licenciado, in sketches like the one above, and also parallel, deeply and anonymously sourced news stories for Riodoce and a Mexico City paper, La Jornada. The threats he was used to getting became more frequent and scary. On the day he was killed Javier had just come from a meeting with the Riodoce staff about his security situation; he should leave Sinaloa, at least for a while, everyone agreed. He was intercepted by gunmen on his way home.

En vez de carta: Comentando un juicio fallido. De Paolo Luers

Paolo Luers, 20 mayo 2017 / MAS! y EDH

Me tomo la libertad de usar este espacio para comentar el desarrollo de la audiencia del “caso tregua”. Es necesario, porque los medios seguirán limitándose a repetir las acusaciones de la Fiscalía. Porque hasta ahora, al terminar el tercer día, solo la Fiscalía ha hablado.

En tres días los fiscales han logrado algo extraordinario. Comprobaron, sin dejar espacio a dudas, la tesis principal de la defensa: facilitar la tregua entre las pandillas fue una política pública oficial del Estado del Gobierno de Mauricio Funes.

Relatando cientos de documentos y docenas de testimonios, la Fiscalía comprobó que:

• En marzo 2012 se dio una tregua entre las pandillas.
• Para gestionarla intervinieron mediadores.
• Que esta mediación podía dar como resultado la reducción de homicidios, solo si las autoridades facilitaban su gestación.
• El gobierno decidió dotar la mediación con un equipo de apoyo, incluyendo dos oficiales de la PNC como enlaces institucionales, y con los recursos necesarios para su labor.
• Que en este contexto, el Gobierno de Funes permitió la libre entrada de los mediadores a los penales, las veces que fuera necesario.
• Una vez que hubo un acuerdo de tregua entre las pandillas, para implementarla hubo necesidad de trasladar a los líderes de Zacatraz a las otras cárceles de pandilleros – y que el Gobierno permitió este traslado.
• Que en los siguientes 15 meses el Gobierno siguió facilitando los mecanismos de la mediación para hacer sostenible la tregua, permitiendo múltiples reuniones de los principales jefes pandilleros con los mediadores para resolver focos de conflicto en el terreno y hacer sostenible la tregua.

Todo esto quedó establecido y comprobado con las pruebas que ofreció la Fiscalía. Pero nada de esto comprueba los delitos que la Fiscalía imputa a los acusados. Por lo contrario: la Fiscalía comprobó que todos los funcionarios involucrados actuaron cumpliendo órdenes en el marco de una política pública adoptada por el gobierno, la cual dotó de los recursos necesarios.

Lo más que pudieron establecer los fiscales es que con todo esto el Gobierno creó oportunidades teóricas a cometer delitos, pero no que los hayan cometido. Por ejemplo: con las facilidades que Centros Penales dio a los mediadores, teóricamente tenían la oportunidad de introducir materiales o mensajes ilícitos a los penales. Pero no existe nada decomisado a ningún miembro del equipo mediador.

Otro ejemplo: la Fiscalía sostiene que las reuniones que se facilitaron entre los diferentes jefes de las pandillas fueron aprovechadas para planificar delitos. Pero no ofrecen pruebas. La defensa sostiene que fueron aprovechadas para prevenir delitos, por ejemplo, acordando cese de hostilidades contra escuelas, transporte público y personal policial. Las estadísticas de delitos del 2012/13 más bien indican que fue así.

El lunes será la hora de la defensa. Con todo lo comprobado por la Fiscalía, le saldrá más fácil sostener su tesis: los acusados (mediadores, funcionarios de Centros Penales y los oficiales de la PNC), lejos de hacerse culpables de asociación ilícita para cometer delitos, todos actuaron cumpliendo órdenes y implementando una política pública oficial, autorizada por el presidente de la República.

Hay un juicio paralelo, de carácter eminentemente político y mediático, que es contra esta política pública y la tregua. La Fiscalía solo abonó a este juicio paralelo, pero en el juicio jurídico todo esto no tiene relevancia. Políticamente han convertido la tregua y la mediación en pecado. Jurídicamente tendrían que haber comprobado delitos, y no lo lograron.

La otra semana veremos el siguiente capítulo. Saludos,

La transformación de la economía. De Manuel Hinds

El entorno ha cambiado, y ese nuevo entorno es el que crea los empleos que se han perdido en actividades especificas. Pero cada vez se requiere más educación.

Manuel Hinds, 19 mayo 2017 / EDH

La población salvadoreña parece ignorar los efectos en el mercado laboral de la profunda revolución por la que está pasando la economía mundial en estos años como resultado de la habilidad para coordinar complejas tareas a distancia que la conectividad ha introducido en nuestro mundo. Estos efectos se han dado en tres oleadas principales.

Primero, la habilidad de coordinar a distancia ha permitido a las empresas partir sus líneas de producción, dejando en países avanzados aquellas porciones que requieren habilidades especializadas para llevarse a cabo, y moviendo las que requieren pocas habilidades a países en desarrollo, en donde la mano de obra es más barata. De esta forma, las cadenas de producción dejaron de estar en un solo país que exportaba el producto terminado para dejar paso a las cadenas internacionales, en las que se comercian los productos intermedios. Esta primera oleada inició la globalización en los años ochentas.

La segunda oleada comenzó en la última década con la introducción de robots en las líneas de producción, que permiten repatriar gran parte de las cadenas internacionales de producción a los países desarrollados, aunque creando muchos menos trabajos que antes porque los robots sustituyen a humanos. Esto generó grandes temores de que la nueva revolución tecnológica iba a causar grandes tasas de desempleo.

De hecho, sí las va a causar, pero sólo en ciertos sectores, mientras que lo van a aumentar, y con salarios mucho mayores, en actividades nuevas. Esta es la tercera oleada, que ha venido mezclada con la segunda y que ya ha comenzado a manifestarse.

La tercera oleada está demostrando el error garrafal que se comete al enfocarse en sólo una parte de la economía para determinar el impacto de una tendencia general, como es la revolución tecnológica. Es como si hace 100 años uno hubiera pensado que los carros de combustión interna iban a resultar en una caída en el empleo porque, obviamente, el número de los que trabajaban en hacer látigos para caballos, o rieles para trenes, iban a quedar sin trabajo porque los carros iban a sustituir a los carruajes y a muchos de los trenes en las actividades de transporte. Por supuesto, ahora sabemos que las maquinarias han creado mucho más puestos de trabajo que los que han destruido, y que la mayor parte de estos empleos se han creado en actividades que nadie soñó en 1800. La gente ya no ara, siembra o recolecta a mano sino con tractores. Esto dejó a mucha gente sin empleo. Pero se crearon muchos empleos en las fábricas de tractores, y de muchas otras cosas, y en los servicios que los que vivieron en el siglo XVIII nunca sospecharon que se crearían.

La revolución de la conectividad creará más trabajos y mejor pagados que ahora en actividades muy distintas de las de hoy. Así como el mundo industrial es completamente distinto del mundo agrario que reemplazó, el nuevo mundo de la conectividad no será igual al de ahora solo que con más teléfonos inteligentes. No es como el de 1800 sólo que más rápido por ayuda de las máquinas. Para los de esa época la velocidad de entrega de las comunicaciones dependía de hacer barcos más rápidos, pero ahora las comunicaciones son instantáneas no porque se hayan inventado barcos más rápidos. El comercio electrónico no se maneja como una tienda de la esquina, sólo que más rápida. El entorno ha cambiado, y ese nuevo entorno es el que crea los empleos que se han perdido en actividades especificas. Pero cada vez se requiere más educación. Así, de 2008 a 2016, la economía norteamericana perdió 5.5 millones de puestos de trabajo para personas con escuela secundaria o menos, pero creó 11.6 millones de puestos en otros sectores para gente con mayor educación.

Eventualmente, los que trabajan con máquinas de coser serán desplazados por robots mientras que los educados van a ganar más y van a progresar en el nuevo mundo que nos viene. El Salvador debe entender esto, y rápido. La educación es la diferencia entre regresar a la pobreza y desarrollarnos como país.

Columna Transversal: Sólo para empezar. De Paolo Luers

Todavía estamos esperando a un candidato que se lanza a la política con un catálogo de primeras medidas que se compromete a tomar al sólo llegar a Casa Presidencial. No esperamos que llegue con un programa de gobierno o un plan quinquenal debajo del brazo. Pero sí que nos anuncie los cambios concretos y radicales que hará en la forma de gobernar – y que de manera simbólica marcan el rumbo que quieren dar a sus gobierno.

Paolo Luers, 19 mayo 2017 / EDH

La sociedad salvadoreña no está harta de política. Está harta de la política “más de lo mismo”. Los ciudadanos mandan este mensaje de múltiples formas, unos con protestas, otros con apatía, otros siguiendo a políticos antisistema. ¿Pero cómo pueden los partidos y sus candidatos convencer a los ciudadanos que entendieron estos mensajes, si bajo la promesa de “el cambio” llegó al poder un grupo de personas que resultaron más corruptos que los políticos tradicionales?

La crisis de credibilidad ya no se resolverá con discursos que invocan conceptos generales como “cambio de rumbo”, “nueva forma de hacer política”, “renovación”, “buen vivir”, “nueva sociedad”, “nuevas ideas”, “nueva visión”.

Ahora que comienzan a surgir las figuras que pretenden gobernarnos luego de tres administraciones con grandes promesas de renovación y miserables resultados, no podemos permitir que nos sigan hablando en términos generales, bonitos, pero en última instancia vacíos.

Tienen que ofrecernos, desde el inicio de las contiendas internas que definirán los candidatos, no “nuevas ideas” sino compromisos concretos, realistas, valientes y verificables.

Todavía estamos esperando a un candidato que se lanza a la política con un catálogo de primeras medidas que se compromete a tomar al sólo llegar a Casa Presidencial. No esperamos que llegue con un programa de gobierno o un plan quinquenal debajo del brazo. Pero sí que nos anuncie los cambios concretos y radicales que hará en la forma de gobernar – y que de manera simbólica marcan el rumbo que quieren dar a sus gobierno.

Si yo tuviera que escribir este “Plan para comenzar”, sería más o menos así:

  • Limpiar Casa Presidencial: Disolución de la Secretaría de Transparencia y Participación Ciudadana; Disolución de la Secretaría de Gobernabilidad.
  • Creación de una Comisión Presidencial de Reforma al Estado.
  • Transformación de la Secretaría Técnica en un Ministerio de la Presidencia.
  • Creación de la Oficina de Asesoría Académica del Estado, adscrita al Ministro de la Presidencia, compuesta por los mejores expertos y académicos que representan diferentes corrientes de pensamiento.
  • Conversión de la Secretaría de Inclusión Social en Ministerio Social.
  • Conversión de la Secretaría de Cultura en una institución independiente del Ejecutivo, con un estatus de autonomía comparable al de la Universidad de El Salvador.
  • Reducción de la Secretaría de Comunicación a una Oficina de Prensa
  • Conversión de los medios estatales en una entidad autónoma fuera del ejecutivo.
  • Regreso de Protección Civil al Ministerio de Gobernación.
  • Creación de un Ministerio de Justicia y un Ministerio de Seguridad Pública.
  • Reducir número de viceministros.
  • Reglamente claro y estricto para la publicidad del gobierno. Eliminar cualquier publicidad política desde Casa Presidencial, ministerios y autónomas. Solo permitir publicidad informativa. Reducir drásticamente el presupuesto de publicidad gubernamental.
  • Reducir el uso de cadena nacional a casos de emergencia, eliminando cadenas para promover posiciones políticas del gobierno.
  • Dar plena autonomía al ISSS; cambiar mecanismo de nombramiento del director.
  • Venta de las flotas de camionetas de lujo del gobierno. Creación de un servicio central de transporte que atiende a ministerios y Casa Presidencial. Con vehículos funcionales, y todoterrenos solo para ciertos viajes. Medidas correspondientes en las autónomas e superintendencias.
  • Abolir las plazas de asesores de los ministros y viceministros. La Oficina de Asesoría Académica del Estado asume la asesoría de los ministerios.
  • Promover medida similar en la Asamblea: Creación de un Tanque de Pensamiento Legislativo de alta calidad académica y no partidaria. Reducir al mínimo las plazas de asesores para las fracciones.
  • Restablecer la representación del sector privado en las Juntas Directivas de las autónomas.
  • Volver a establecer las dos instituciones consultivas que han sido exitosas y productivas: la Comisión Nacional de Desarrollo; y el Consejo Nacional de Seguridad, ambos con amplia autonomía y dirigidas por personas de alto profesionalismo.
  • Delegar a estos dos organismos las consultas con la sociedad civil (incluyendo la creación de Consejos Consultivos, etc.), que en las dos últimas administraciones han sido manipuladas desde Casa Presidencial y su Secretaría de Gobernabilidad.

Esta lista puede ser incorrecta, y seguramente es incompleta, sujeta a definir prioridades. Pero algo así la sociedad está esperando. Estos cambios despertarán fuertes resistencias entre políticos, funcionarios y burócratas. Quien los anuncia se hará enemigos.

Pero, ¿de qué nos sirven líderes que no están dispuestos de enfrentarse a resistencias y superarlos?

Obviamente, el siguiente presidente de la República necesitará desarrollar nuevas políticas de Seguridad, Educación, Salud, etc., por las actuales no funcionan – pero nadie espera que ya las tenga bajo el brazo. Requiere de muchos estudios. Pero sí esperemos que tenga claro que desde el primer día tiene que limpiar el gobierno. Es como si alguien que compra una casa: Lo primero que hace es limpiarla, y luego comienza a planear como transformarla.

“Morbo” electoral… De Luis Mario Rodríguez

Caracterizar de “morbosa” esta demanda ciudadana equivale a decir que el derecho de los electores a enterarse rápidamente, aunque no de manera definitiva, acerca del número de diputados que obtuvo cada partido y de los posibles ganadores en las alcaldías es una intención enfermiza, retorcida y desagradable, por no llamarla también “malsana”.

Luis Mario Rodríguez, 18 mayo 2017 / EDH

El presidente del Tribunal Supremo Electoral calificó como “morbosa” la exigencia de varios sectores para que los resultados electorales preliminares en las legislativas y municipales de 2018 se conozcan la misma noche en la que se realicen los comicios. Caracterizar de “morbosa” esta demanda ciudadana equivale a decir que el derecho de los electores a enterarse rápidamente, aunque no de manera definitiva, acerca del número de diputados que obtuvo cada partido y de los posibles ganadores en las alcaldías es una intención enfermiza, retorcida y desagradable, por no llamarla también “malsana”.

En las elecciones del mismo tipo durante el 2012 y en las presidencias de 2014 la autoridad electoral contrató una empresa internacional para la transmisión y el procesamiento de los resultados electorales preliminares. En ambas ocasiones, la población con acceso a internet, acompañó, en tiempo real, la evolución de los datos de tal forma que, conforme llegaban las actas desde el interior del país a través del sistema informático, en el caso de las legislativas, la gente constataba cuántos votos obtenía cada partido y cuántas marcas cada candidato, y en la presidencial, los sufragios que sumaba cada presidenciable, tanto en la primera como en la segunda vuelta.

Cuando el árbitro electoral convocó a la última conferencia de la noche, tanto en 2012 como en 2014, para dar lectura a los respectivos boletines que presentaban el avance del conteo preliminar, los que siguieron “en línea” el progreso de la información ya conocían la distribución de escaños entre los diferentes partidos, los candidatos a diputados que lograron una curul y la fórmula que se agenció la presidencia y la vicepresidencia de la República, respectivamente.

Esa misma es la historia para el resto de los procesos electorales celebrados después de la firma del acuerdo de paz, incluyendo el de 2009. En esa ocasión, las ansiedades en los partidos mayoritarios se desbordaban en las respectivas sedes de los candidatos presidenciales. Si los magistrados que integraban al TSE no hubieran informado, al término de la jornada, quién era el próximo presidente de la República, muy probablemente se habría producido una crisis política de dimensiones inimaginables. La rapidez con la que actuó el colegiado y la madurez que demostró tanto el candidato de derecha como su partido admitiendo, sin ambigüedades, la victoria del FMLN, le valió al país el reconocimiento internacional por aceptar una alternancia pacífica en la que Alianza Republicana entregó el poder después de 20 años de administrarlo.

En idénticas circunstancias, durante el año 2000, en México, Ernesto Zedillo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), aceptó, a tan solo unas horas de cerrados los centros de votación, que su adversario del Partido Acción Nacional (PAN), Vicente Fox, arrasó en las urnas terminando con siete décadas de gobiernos priistas. Recientemente en Ecuador, la enconada disputa entre el candidato del oficialismo y el de la oposición, presionaron al Consejo Nacional Electoral para publicar, de manera preliminar y durante el día del evento electoral, quiénes pasaron a segunda vuelta así como el aspirante, que un mes y medio después, el día 2 de abril, se alzó con la banda presidencial. En esos mismos comicios se eligieron 137 diputados de la Asamblea Nacional y la tecnología empleada, en un sistema similar al nuestro, con el mecanismo de voto cruzado, arrojó el reparto de los asambleístas entre los partidos Alianza País, CREO-SUMA y el Partido Social Cristiano, el día de la elección.

Diferir la divulgación de los resultados electorales preliminares y hacerlos coincidir con el escrutinio definitivo, permite que los actores en contienda, los ciudadanos y la comunidad internacional especulen sobre las razones del retraso. Algunos asegurarán que se trata de un fraude mientras que los más indulgentes lo podrían atribuir a la negligencia de la autoridad electoral. Ciertamente el cálculo de los votos fraccionados y de las marcas, el llenado de actas, la transmisión y el procesamiento de datos exigen, en el caso salvadoreño, la aplicación de un sistema tecnológico sofisticado. La petición, por tanto, de corregir los errores que se presentaron en las elecciones anteriores, incluyendo la publicidad inmediata de los resultados, no es morbo de ningún sector, se trata simplemente de un reclamo elemental en un sistema democrático.

Carta a los que creen en la justicia: Acusar es más fácil que comprobar. De Paolo Luers

Paolo Luers, 18 mayo 2017 / MAS! y EDH

Estimados amigos:
Los columnistas no solemos ir a audiencias judiciales. Las dejamos a los reporteros. Pero para opinar, a veces hay que ir a la fuente de las noticias. Fui al inicio de la audiencia, en la cual se va a decidir si el llamado “caso tregua” merece pasar a vista pública.

La jueza levantó la reserva sobre el caso. Buena noticia, porque ya era absurdo que los acusados y sus defensores no podían hablar en público, mientras que los medios estaban llenos de filtraciones de la Fiscalía, hechas para conseguir pre-condenas.

Si se hubiera mantenido la reserva, no podría contar lo que pasó una hora antes de la audiencia. La Fiscalía había solicitado un “reconocimiento”: un jefe pandillero criteriado tenía que identificar a dos acusados. La diligencia fue declarada nula, porque la Fiscalía sentó a su “testigo” en la entrada, donde podía ver a los dos acusados en su ingreso para luego “reconocerlos”. Pero a pesar de esta maniobra burda, el criteriado declaró que no sabía a quién tenía que reconocer. De paso, la FGR quemó a su criteriado, identificándolo con nombre y apellido en su escrito de acusación…

Luego la Fiscalía comenzó a exhibir sus pruebas. Reprodujeron el audio de una reunión de los mediadores con pandilleros presos: monseñor Fabio Colindres, uno de los mediadores, dando una especie de sermón, diciendo a los pandilleros que “los que han hecho el mal, pueden encontrar el amor y hacer el bien”… A la media hora, la jueza interrumpió y señaló a los fiscales que no había escuchado nada relevante para comprobar las acusaciones. Pero me gustó que hayan reproducido el audio de monseñor, porque perfectamente caracterizaba el esfuerzo de los mediadores: convencer a los líderes pandilleros que en vez de seguir delinquiendo deberían contribuir a reducir y superar la violencia.

Obviamente no era lo que los fiscales querían transmitir. Presentaron un montón de elementos para comprobar algo que todo el mundo sabe, que nadie (ni los acusados) niegan y que además no forma parte de los delitos que les imputan: Establecieron que los mediadores (entre ellos el acusado principal Raúl Mijango) gestionaron una tregua entre las pandillas y que el gobierno de Mauricio Funes adoptó una política pública de facilitar esta gestión, con el fin de reducir la violencia.

Pero esto no aporta nada a la comprobación de los delitos que la Fiscalía imputa a los acusados. La tregua no es sujeto de este juicio. Nadie definió como delito la tregua, mucho menos la política oficial del Estado que facilitó su gestión.

La FGR tendrá que presentar pruebas concretas para sustentar acusaciones concretas de delitos concretos: por ej. que los acusados introdujeron (o permitieron la introducción) de ilícitos en los penales. Las argumentaciones de los fiscales son suposiciones. No hay “cuerpos de delito”, no hay actas de decomiso, no hay fechas y lugares de entrada de ilícitos. Con este vacío se les va a caer más de la mitad del caso.

Lo que queda es “asociación ilícita”. ¿Pero asociación ilícita para qué? Los fiscales tuvieron que aclarar que nadie está acusado de pertenecer a una pandilla. Tampoco puede ser asociación para gestionar la tregua, porque la tregua no es tipificada como delito.

“¿Asociación ilícita para qué?”. Esta será la pregunta central que la Fiscalía tendrá que contestar para que este caso pueda ir a vista pública. Y hasta ahora no hay elemento visible de cómo van a comprobar que estos 21 hombres y mujeres conspiraron para cometer delitos.

Queden pendientes de este caso y mantengan su mente abierta. Hasta ahora no hay caso.
Saludos,

Se lo explico, Presidente. De Federico Hernández Aguilar

Si desea que las gremiales empresariales salgan a desconocer un fallo judicial, uniéndose a las voces de sus funcionarios, le recuerdo primero que les está invitando a bordear el delito.

Federico Hernández Aguilar, 17 mayo 2017 / EDH

A usted le resulta difícil entender por qué el sector privado salvadoreño no ha salido a defender a los “empresarios del Sitramss”, quienes son, en su opinión, “los más perjudicados con esa medida irresponsable de la Sala”. Ante semejante desafío, señor Presidente, permítame explicarle algunas cosas.

Cuando usted habla de “irresponsabilidad”, se refiere a una medida cautelar dictada por nuestro máximo tribunal de justicia. Si desea que las gremiales empresariales salgan a desconocer un fallo judicial, uniéndose a las voces de sus funcionarios, le recuerdo primero que les está invitando a bordear el delito. Comprarse un pleito tan estéril para quedar bien con el mandatario de turno, créame, no le será atractivo a ninguna de las gremiales serias, que ya suficientes problemas tienen tratando de ayudar a sus socios a sobrevivir el actual periodo gubernamental.

Pero profundicemos un poquito más, Presidente, para que nos entendamos mejor. ¿Fue el Sitramss un proyecto transparente desde el principio? Si su respuesta es afirmativa, me temo que quien debe dar explicaciones es usted. Le explico.

Antes de cumplir dos años de gestión, la primera administración del FMLN inició la construcción de andenes, áreas terminales y carriles únicos para los buses articulados del Sitramss. Curiosamente, luego de la disputa que se produjo en el seno de la “mesa nacional” que discutió el proyecto, el gobierno tomó la decisión de entregarle la exclusividad del uso de la infraestructura construida —construida, ojo, con dinero público— a una empresa privada denominada Sistema Integrado Prepago (Sipago), conformada por transportistas que también tenían el “encargo” de licitar, “privadamente”, la entrega del negocio de cobranza del pasaje electrónico.

Los señores de Sipago, Presidente, hicieron su trabajo con gran diligencia, al punto que adjudicaron el millonario contrato a Subes El Salvador, filial de una compañía creada hacía apenas dos meses en Uruguay. Esta última firma uruguaya, sin experiencia previa en materia de transporte, consiguió dos cosas importantes en tiempo récord: que su filial salvadoreña “ganara” la licitación sin tampoco tener que demostrar su trayectoria en los asuntos que se licitaban, y una providencial alianza con la empresa argentina Unetel S.A., destinada a proporcionar la tecnología que necesitaba el Sitramss. Unetel, por su parte, entre mayo y julio de 2011, firmó y echó a andar contratos de “consultoría” con los transportistas agrupados en Sipago, de forma que ellos quedaban comprometidos, antes del proceso de licitación, a recibir dinero a cambio de “asistir” al contratista (Unetel) “en la obtención de la adjudicación”.

Las interrogantes que se desprenden de todo lo anterior saltan a la vista, pero voy a tomarme el atrevimiento de formularle algunas por si a usted se le dificultara armar este rompecabezas. Siendo Sipago una empresa privada, ¿podía el Ejecutivo otorgarle en exclusividad una infraestructura edificada con dinero de nuestros impuestos y obviando el trámite respectivo en la Asamblea Legislativa? ¿Cuáles fueron los criterios para definir el perfil de los transportistas que conformarían Sipago y qué garantías de equidad se ofrecieron al resto? ¿Puede una “licitación privada” conceder derechos exclusivos sobre bienes públicos sin cumplir procesos mínimos de transparencia?

¿Conoce usted, señor Presidente, los requisitos técnicos que cumplió Subes El Salvador para obtener el negocio, siendo filial de otra firma que también acababa de ser creada en Uruguay? ¿Cómo es que el Viceministerio de Transporte no hizo objeciones al proceso, avalando por completo las actuaciones de Sipago? ¿Le parece correcto que los transportistas involucrados recibieran dinero, en concepto de “consultorías”, de una de las empresas internacionales aliadas a Subes Uruguay? Y finalmente: ¿sabía usted que existen claros nexos entre toda esta trama y Albapetróleos?

Invíteme a su despacho, Presidente. Y ordénele a dos de sus secretarios, jurídico y de transparencia, que estén presentes, porque es obvio que ellos le están asesorando muy mal. Solo así me explico que usted exija al sector privado que le secunde en esa estrafalaria “defensa empresarial” de un negocio con tantas señales de corrupción.