tregua

The military solution: El Salvador’s new plan to combat gang violence is insane

Alex Izaguirre/ Fusion

Alex Izaguirre/ Fusion

Tim Rogers, Fusion's senior editor for Latin America

Tim Rogers, Fusion’s senior editor for Latin America

Tim Rogers, 20 mayo 2016 / FUSION

El Salvador is one of the most violent and murderous countries in the world. And now its government has devised a truly mad plan to combat the problem—by targeting people who have tried to broker peace.

The Central American government last month passed a new law that criminalizes any attempt to “solicit, offer, promote, formulate or negotiate” a truce with the gangs. The crime is punishable by up to 15 years in prison.

This month the government took its crackdown on peacemakers a step further by issuing arrest warrants for 21 people who were responsible for spearheading the 2012 gang truce.

fusion“The government is trying to set an example so that no one contemplates dialogue anymore,” Paolo Luers, one of the only gang-truce mediators to not get arrested this month, told me in a phone interview from San Salvador. “The government considers the gang issue to be primarily a military problem that has to be resolved by force. So they are trying to disqualify all other alternative solutions. The whole thing is absurd.”

The government won’t comment on the case, other than to say that their investigation is ongoing.

Former gang truce mediator Paolo Luers says the crackdown on the negotiators is a witch hunt intended to discredit any alternative to war.

Former gang truce mediator Paolo Luers says the crackdown on the negotiators is a witch hunt intended to discredit any alternative to war.

The 15-month gang truce, which fell apart in May 2013, led to a dramatic but temporary drop in the country’s murder rate. Critics complained that the process was rife with corruption and impunity, and argued that the truce helped strengthened the gangs’ control over the streets by empowering its leadership behind bars.

Graph shows how the monthly murder rate dropped during the 15-month gang truce.

Graph shows how the monthly murder rate dropped during the 15-month gang truce.

Now the government is opting for a military solution while cutting off any possibility for a future ceasefire. In the past two weeks, the government has arrested former police commissioners, prison wardens and chief mediator Raul Mijango for their roles brokering the 2012 gang truce. Mijango was arrested on May 3 and then paraded before a judge in his underwear, as if he too were a gangbanger.

Former gang whisperer Raul Mijango has spent the past two weeks in jail for his role in the 2012 gang truce

Former gang whisperer Raul Mijango has spent the past two weeks in jail for his role in the 2012 gang truce

The criminalization of the failed gang truce appears to mark El Salvador’s irreversible commitment to a military campaign against the MS-13 and Barrio 18. And if that’s the case, the U.S. should brace itself for a new tidal wave of Central American refugees arriving on the Texas border in the months and years ahead.

The swell has already started. Salvadorans fleeing violence are arriving on the U.S. southern border in record numbers. More undocumented Salvadorans have been apprehended in the U.S. during the first half of this year than in all of 2015.
Government numbers show Salvadorans are already coming in massive numbers this year.

Government numbers show Salvadorans are already coming in massive numbers this year.

U.S. border patrol numbers show that nearly 10 Salvadorans are apprehended in the U.S. for every 1 Mexican. That’s an amazing discrepancy, especially considering that El Salvador is a lot farther away than Mexico and has a population that’s 20 times smaller. What’s even more disconcerting is that those people could be the frontrunners in what could soon become a much larger exodus.

El Salvador’s government defends its “extraordinary security measures” as an early success. They point to public opinion polls and a recent drop in the murder rate as proof that the iron-fisted policy is working.

The gangs, which are extremely violent and run massive extortion rings across the country, are wildly unpopular in El Salvador, where many citizens applaud the government’s guns-blazing approach to dealing with the problem.

Screen Shot 2016-05-20 at 6.27.37 PM

Government propaganda

The gangs, however, say they have declared a unilateral ceasefire and that’s the real reason the murder rate is dropping.

“The homicide numbers from the past weeks show that we are men of our word,” reads the gangs’ last joint communique. “Since we made the decision to suspend all offensive actions, the blood quota has dropped from 24 deaths per day to 11. And most of the dead have been on the side of the gangs since the government, far from suspending its death squad operations of extermination, has only increased.”

The government on Monday released its first nationwide Top 100 Most Wanted list. Three days later it updated the list showing three suspected gangsters were killed "while committing crimes."

The government on Monday released its first nationwide Top 100 Most Wanted list. Three days later it updated the list showing three suspected gangsters were killed “while committing crimes.”

Despite the continued crackdown, incarcerated gang leaders are allegedly sticking to their unilateral ceasefire in hopes of avoiding an all-out war with the government.

“The gangs’ position is: The government invited us to war, and we didn’t accept,” Luers says.

How long that remains their position is anyone’s guess.

El Salvador arrests people who pushed for peace in gang war. Joshua Partlow/The Washington Post

hree hundred gangs members were transferred to the prison of Quezaltepeque, Libertad, El Salvador, on March 29, 2016. (Photo by Fred Ramos/ For The Washington Post)

hree hundred gangs members were transferred to the prison of Quezaltepeque, Libertad, El Salvador, on March 29, 2016. (Photo by Fred Ramos/ For The Washington Post)

Joshua Partlow, 5 mayo 2016 / THE WASHINGTON POST

For about two years, the bloody war between the Salvadoran government and powerful gangs abated, thanks to a negotiated truce. That agreement, which broke down in 2014, was always controversial.

But until this week, it wasn’t a crime.

washington postSalvadoran authorities announced on Tuesday that they had arrested 18 people who helped broker the peace deal — and were investigating several more. The surprise development has moved the government’s conflict with the gangs to a new, more aggressive phase. Authorities arrested Raul Mijango, a politician who was one of the main mediators for the truce, along with several prison directors, police, and intelligence officers.

The administration of President Salvador Sanchez Ceren, a former leftist guerrilla commander, has steadily intensified its crackdown on the gangs, particularly MS-13 and the 18th Street Gang, that have helped make El Salvador one of the world’s deadliest countries. From moving gang leaders to higher- security prisons, to deploying a new anti-gang battalion of soldiers and police, Sanchez Ceren has pursued a hard-line approach that some observers fear threatens to exacerbate the conflict.

The Rev. Medardo Gomez, a Lutheran bishop who has been calling for dialogue between the government and gangs, said Wednesday that he was deeply unhappy with the announcement. “The truce was made with good intentions to bring peace to the country.”

“All of the people captured yesterday felt that they were serving the government, acting in society’s interests,” he added. “Perhaps errors were committed, but the intention and the goals were sincere and not malicious.”

Attorney General Douglas Melendez said at a news conference Tuesday that the truce itself wasn’t the crime, but that many crimes were committed within its context, such as using some $2 million in prison funds to give gang leaders illegal favors in prisons. Among those alleged favors: strippers were brought into prison to dance for inmates, bands came to perform at prison parties, and inmates were given video games, electronics, and more than 1,000 boxes of fast-food chicken.
Content from UPSDelivering on the promise of global e-commerce
Businesses need to address cross-border fulfillment and distribution challenges head on to compete.

The truce, which began in March 2012 and lasted for about two years, was a behind-the-scenes deal hashed out between the former Salvadoran government headed by then President Mauricio Funes, gang leaders and members of civil society, and was supported by the Organization of American States and the United Nations. The government agreed to move gang leaders to laxer prisons, where they could communicate more easily with their followers, and promised to improve prison conditions. The murder rate fell off sharply during the period, although the government contends that other crimes continued.

In El Salvador, where the public tends to be strongly critical of gangs, many faulted the former government for coddling criminals. Extortion and other crimes were still rampant and the existence of a truce seemed to give legitimacy to illegal activity, said Allan Hernandez, the director of three specialized units in the attorney general’s office that deals with gangs. “The division between the authorities and the criminals turned gray,” he said.

“There was such a negative reaction, Sanchez Ceren was adamant to say, ‘We do not negotiate with gangs,” said Adriana Beltran, a Central America expert with the Washington Office on Latin America.

Earlier this spring, the gangs announced a unilateral cease-fire, claiming they will not fight each other, prompting a drop in the murder rate. But the government has refused to acknowledge the pause and has continued to launch raids and arrests. Two weeks ago, lawmakers reformed the penal code to make negotiating with gangs a crime punishable with five to 15 years in prison.

Mijango, one of the arrested mediators, said in a recent interview that Sanchez Ceren’s hard-line policies have only fanned the flames of the conflict. With an estimated half a million people either involved in gangs or depending on them financially, the issue was more than a criminal matter, he said, but a deep social problem that required political negotiation, not blind confrontation.

“[Sanchez Ceren] is acting worse than the right-wing governments, with an even more repressive attitude, because he has been misreading the problem,” Mijango said. “To militarize the prisons, to move prisoners — we’ve already done this in our country. It didn’t give results.”

The attorney general also said authorities were investigating others who had contact with gang members, including Paolo Luers, a Salvadoran columnist. Luers said in an interview Wednesday that the recent arrests could put people in danger. Two of the police officers arrested had been given a covert mission during the truce to enter prisons to meet gang members, he said. The officers were undercover and their identities had not been revealed until Tuesday, when their names and photos were published. They live in gang-filled neighborhoods and the wife of one fears for the safety of her family, Luers said.

“Imagine if the CIA or the FBI betrayed its own men like that,” he said. “This is one more step in the current government’s attempt to destroy anyone and everyone involved in the search for an alternative policy. Basically the government wants to punish and silence anyone who has tried to reach an understanding with the gangs. They’re sending the message that this sort of action brings consequences. You’ll go to prison.”

Sanchez Ceren, along with other Central American leaders, is in Washington this week to meet with Vice President Biden and discuss U.S. aid to the region. The U.S. government has already pledged $750 million, a package that followed the surge in child migrants from Central America in 2014.

Sarah Esther Maslin in San Salvador contributed to this report.

El Salvador encarcela el proceso de paz. De Jacobo García/EL País

El documento de acusación en el “caso tregua” fue elaborado bajo el mando de Luis Martínez en la FGR. Douglas Meléndez sólo sacó del requerimiento fiscal la imputación al general Munguía Payés, porque no logró adjudicarle delitos. Luis Martínez también ordenó elaborar una solicitud de antejuicio contra Munguía Payés, pero el nuevo fiscal no la presentó. Aquí una investigación de Jacobo García de El País.

Paolo Luers

Miembros de la Mara Salvatrucha a su llegada a la prisión de Quezaltepeque. Jose Cabezas REUTERS

Miembros de la Mara Salvatrucha a su llegada a la prisión de Quezaltepeque. Jose Cabezas REUTERS

La Fiscalía ordena la detención de los mediadores de la tregua con las pandillas avalada por OEA y la ONU. El gobierno del FMLN encabeza la mano dura en el país más violento del mundo.

Jacobo García, 18 mayo 2016 / EL PAIS

el paisEn 1991 un joven militante de izquierdas, Raúl Mijango y un militar, David Munguía Payés, participan en el equipo que negocian el fin de la guerra en El Salvador. Aquellos jóvenes, emocionados por la paz, se caen bien, se hacen amigos y logran un acuerdo que pone fin al conflicto.

Dos décadas después, en 2011, El Salvador vuelve a estar inmerso en otra guerra. Las pandillas 18 y Salvatrucha se han declarado odio eterno y diariamente se recogen de las calles más de 15 cadáveres, lo que convierte al pequeño país centroamericano en el más violento del mundo.

Desbordado por la violencia, el presidente Mauricio Funes (2009-2014) permite a los dos amigos que encabecen un proceso de negociación entre las pandillas para frenar la sangría. Por aquel entonces el militar había llegado a general y ministro y el otro era un conocido defensor de los derechos humanos.

Los equipos negociadores van una y mil veces a las cárceles para entrevistarse con los líderes de las maras, gestionan traslados, coordinan la entrega de 480 armas y acuden varias veces a la casa presidencial para explicar los avances. Finalmente, de marzo de 2012 a mayo de 2013, han consumado algo impensable; un alto el fuego a cambio de beneficios carcelarios que redujo de 15 a 5 los muertos diarios. Hay días incluso que se llega a cero. En promedio se reduce un 75% las muertes en el país más violento del mundo. La ONU y la OEA apoyan la negociación.

Sin embargo, hablar con las pandillas, incluidas en la lista de organizaciones terroristas de EE UU, es profundamente impopular en El Salvador después de años de matanzas y el tiempo político se cruza en el camino de la tregua. Primero con el relevo del ministro de Interior y después con la llegada del nuevo gobierno de Salvador Sánchez Cerén, que cambia radicalmente el discurso.

El FML gana las elecciones de 2014 con un mensaje de mano dura y satanización de la tregua respaldado por sondeos que evidencian el hartazgo de la población a dialogar con asesinos tatuados convertidos es actores políticos.

Acto seguido, Cerén moviliza las tanquetas y al ejército para combatir a las pandillas y se convierte en delito negociar con ellas. La sangrienta consecuencia es que los cadáveres se multiplican y en 2015 se alcanza un pico de 30 muertos diarios. En otra ocasión, 54.

Paralelamente el fiscal general Douglas Meléndez, a quien el proceso de paz le parece una fórmula “no correcta que permitió a las pandillas reamarse y causar más daño”, la emprende contra todo lo que huele a tregua. Su argumento es que “la negociación no es un delito pero que durante la misma se cometieron actos ilícitos” como introducir teléfonos móviles en las cárceles o permitir fiestas con prostitutas explica durante una entrevista con EL PAÍS en su despacho.

Desde el primero de mayo ordenó la detención de la mayoría de negociadores, policías y miembros de la sociedad civil que participaron en el proceso de paz; en total 21 ordenes de captura, incluido el jefe de prisiones, que termina con 18 detenidos y otros tres funcionarios en busca y captura.

La imputación de la Fiscalía a la que tuvo acceso EL PAÍS, pero desconocida por los salvadoreños debido al secreto de sumario que castiga a quien lo publique, responsabiliza a los dos amigos de ser las cabezas de un proceso de negociación fallido que tuvo como consecuencia el fortalecimiento de las pandillas.

De los dos amigos el primero en caer fue el activista Mijango, encarcelado desde primero de mayo en condiciones de aislamiento y exhibido ante la opinión pública como un pandillero más vestido de blanco. Paralelamente su amigo Munguía Payés es acusado de enviar al matadero a sus hombres al permitir “el rearme y fortalecimiento de las pandillas y que la población civil, soldados y policías se vuelvan objetivo” dice el documento de 138 páginas.

El militar podría ser detenido en cualquier momento salvo por un inciso, goza de fuero por su condición de ministro. Sin embargo, la pistola contra él ya está cargada a falta de una última prueba que lo vincule. EL PAÍS obtuvo también el borrador con membrete oficial que se guarda en los cajones de la Fiscalía listo para ser enviado a la Asamblea con el objetivo de que los diputados voten el desafuero, o antejuicio, contra el militar. El Fiscal General confirmó a este diario la existencia del documento, pero dijo que fue elaborado por su antecesor.

Los tres primeros meses de este año hubo un promedio de 20 muertos diarios. El embajador Adam Blackwell, secretario de seguridad de la OEA hasta 2015 y activo mediador durante la tregua expresó su “tristeza” y califica de “juicio político” el proceso abierto contra los negociadores. “La actual ley antipandillas y el hacinamiento del 300% en las cárceles es lo que ha vuelto a empoderar a las pandillas”. La cárcel es la universidad del crimen.

La persecución de los actores del proceso de paz es un problema también para los pandilleros. “Es una locura que las personas que han contribuido a salvar a más de 6.000 vidas están en la cárcel” explica Santiago, quien habla en nombre de casi 70.000 pandilleros. El líder de la 18 sureños llega a la entrevista en un hotel de la capital salvadoreña con dos teléfonos con los que puede hablar en cualquier momento con los líderes encarcelados. “No necesitamos que nadie introdujera teléfonos porque ahí dentro tenemos los nuestros” y aclara que fiestas con música hubo siempre dentro de las cárceles”. Durante la entrevista suena varias veces su celular con música de cumbia. El Salvador, sin embargo, tiene pocos motivos para bailar. “Nada de lo que pasó sería posible sin el consentimiento ni del presidente” añade el pandillero. Por el momento, el ex presidente Funes guarda silencio y es que el proceso de paz que empezó con una amistad se ha convertido en una suma de imputaciones.

Centros penales en los tiempos de la tregua. Séptimo Sentido/La Prensa Gráfica

La tregua entre pandillas marcó una baja inédita en los homicidios durante su implementación. Sin embargo un recorrido por los centros penales que las acogen, realizado en el plazo de vigencia de la estrategia, da cuenta de unos cabecillas repletos de influencia dentro de las cárceles y sin un interés real en la reinserción de sus compañeros, reclusos y libres.

Primeros días de la tregua. Algunos de los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha conversan en un oscuro gimnasio, el 26 de marzo de 2012.

Primeros días de la tregua. Algunos de los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha conversan en un oscuro gimnasio, el 26 de marzo de 2012.

la prensa graficaRicardo Flores/Moisés Alvarado; fotos de Borman Mármol y archivo, 20 marzo 2016 / LPG-Séptimo Sentido

El cerrojo truena y la puerta cede. El camino continúa y otra puerta y otra cierran el paso, pero el pandillero tiene la llave para cada una. En cada una, también, hay un custodio, que se limita a observar. El pasillo se hace cada vez más oscuro, como si se estuviera penetrando en la tierra o en un búnker antibombas. El pandillero avanza sin ningún tipo de restricción por los recovecos del centro penal de Ciudad Barrios.

Aquí también existe un encargado de sector, un pandillero que, en la práctica, se encarga de fiscalizar quién entra o sale de un área específica en la cárcel. Lo que debería hacer, en un escenario ideal, un custodio. Hoy es 26 de marzo de 2012. En el centro de la cancha de este presidio, el nuncio apostólico Luigi Pezzuto realiza una misa, una suerte de presentación en sociedad de la tregua entre pandillas.

1El final del recorrido es un galerón que antes fue un gimnasio, donde quizá funcionaron pesas y máquinas para hacer ejercicio, pero ahora solo queda un par de hierros sin utilidad aparente. Aquí están reunidos los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha, quienes quieren explicar su versión del proceso que recién inicia.

Ofrecen café con un pedazo de pan. Uno de los primeros en hablar es Dionisio Umanzor, “el Sirra”. Fue condenado a 30 años de prisión por homicidio y secuestro en 2000 y enviado al penal de Zacatecoluca, el de máxima seguridad. En 2009 tuvo la oportunidad de ingresar al sistema ordinario tras cumplir más de un 10 % de su condena. En esta situación solo se mantuvo durante un par de semanas. Cuando se descubrió que había vuelto a coordinar crímenes en las calles desde la cárcel, regresó a máxima seguridad. Ahora está de regreso en el sistema ordinario.

Los cabecillas de la MS notan la ausencia de cámaras. Ante la duda, se les explica que el fotógrafo está arriba, en la misa a la que han sido invitados todos los medios de comunicación, presidida por Fabio Colindres y por el nuncio Luigi Pezzuto. Los pandilleros preguntan las señas particulares del fotógrafo y lo mandan a traer.

septimo sentidoCuando el fotógrafo llega después de atravesar todas las puertas con el pandillero de las llaves, parece muy nervioso. Está blanco como un papel. Los cabecillas de la MS le dicen que tome aire, que se calme, que no hay razones para su desasosiego. Borromeo Henríquez, “el Diablito”, hace bromas sobre su estado. Le divierte que alguien, sin conocerlo, le tema tanto. El fotógrafo recupera el control cuando le sirven café con pan y comprueba que su vida no corre peligro. Los pandilleros, ahora, ante las cámaras, con el control casi absoluto del penal en el que cumplen sus condenas, se sienten cómodos para explicar sus intenciones de iniciar un proceso de tregua con el Barrio 18, sus enemigos a muerte desde hace décadas.

***

Casi un año después de esta escena, en febrero de 2013, un grupo de periodistas de LA PRENSA GRÁFICA realizó una serie de visitas por varios penales del país. El objetivo de estas era comprobar si, en el marco de las promesas de cambio de los miembros de las pandillas, esta transformación ya había llegado a las cárceles, auténticos centros de mando de la estrategia. Observar cómo ocupaban su tiempo los que, en teoría, ya habían renunciado a delinquir.

Los acercamientos también sirvieron para realizar algunas entrevistas con los protagonistas de la tregua, que se completaron con otra visita posterior, en abril. En estas se cuestionó a los cabecillas de las pandillas sobre el cese de las extorsiones y sobre la intención de reconciliación con la pandilla contraria.

Los centros visitados fueron el de Ciudad Barrios, en San Miguel, reservado para los miembros de la Mara Salvatrucha, al que fueron trasladados todos sus cabecillas nacionales; y los de Quezaltepeque, Izalco y Cojutepeque, donde estaban desperdigadas ambas facciones del Barrio 18 y, por tanto, los jefes de las estructuras.

El resultado arrojó consolidados de reos ocupados en torno del 5 %, en lo que colaboraba la indiferencia del Estado, que no colocó una parte del presupuesto dedicado al rubro de la reinserción. Aún en 2016 casi la totalidad de los $44 millones proyectados para gastos corrientes por la Dirección Nacional de Centros Penales corresponde a pagos de personal y servicios básicos. Solo a la alimentación de internos se destinan $23.12 millones.

La tregua entre pandillas, desarrollada de marzo de 2012 a junio de 2013, bajó el índice de asesinatos de 14 diarios que se registraban en 2011 a una cifra menor a los siete por día en los dos años posteriores. Se ganó el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA), pero también muchos enemigos en el interior del país, sobre todo por la opacidad de quien desde el Gobierno defendió y propició su puesta en marcha, el entonces ministro de Justicia y Seguridad, David Munguía Payés.

***

Una decena de parejas hace el trámite para unir sus vidas en medio de la cancha. Las novias han optado por la variedad en el vestuario. Algunas se han ataviado de manera discreta, con ropa de diario. Otras no se resistieron a usar el clásico blanco de una ocasión como esta. Los novios han dejado la comodidad de las bermudas y camisetas flojas de todos los días para lucir camisas y pantalones de vestir. Es 2013. Este 6 de febrero el penal de Ciudad Barrios es una especie de salón, de terraza, un lugar para contraer nupcias.

La notaria encargada de hacer el enlace es la esposa de uno de los cabecillas de la Mara Salvatrucha, Dionisio Umanzor, “el Sirra”. Por la naturaleza del evento, a las parejas se les ha reservado un espacio en el que disfrutarán de una comida diferente a la de todos los días, que otros internos se encargan de servir en una forma de catering.

La tregua entre pandillas está a punto de cumplir un año. Está en su mejor momento. Y se ha dicho hasta el cansancio que el objetivo de los pandilleros es cambiar de vida. Por eso hay que ver qué hace el Estado para abrir oportunidades a los reclusos para que se capaciten y hacer posible su reinserción en la sociedad. De acá que este penal –que fue construido para 800 personas y que alberga a más de 2,000– hoy sea el lugar en el que una decena de sus internos se casa.

Ciudad Barrios es la primera parada en esta gira por centros penales que tiene el objetivo de confirmar cuántos internos han buscado integrarse a talleres encaminados a dotarlos de habilidades para ganarse la vida lejos de los delitos. O si estos, por lo menos, existen. Por eso, la visita no responde tanto a la boda, que hoy llena de sonrisas a una decena de reclusos. Carlos Tiberio Valladares, “Snayper”, uno de los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha, funge como guía.

El primer destino en esta búsqueda es la panadería, en donde se encuentra Gerardo. Viste un delantal blanco de manta sobre un jeans y una camiseta. A la par de él están dos cubetas llenas de harina. En medio de este cuarto, de unos 10 metros cuadrados con piso chicloso, hay una mesa de metal que ha comenzado a oxidarse de las patas. Más al fondo hay tres cajas cuadradas de metal con puertas. Se trata de los hornos donde un grupo de 20 trabaja haciendo pan. Dicen que solo uno de los tres hornos sirve.

Gerardo es uno de los 39 jóvenes recluidos en Barrios que se dedica a hacer algún tipo de trabajo. Explica que su papá le enseñó a hacer pan desde los 12 años, ahora tiene 27. Fue condenado, en 2010, a 30 años de cárcel acusado de homicidio. Está en Barrios, pero asegura que no es miembro de la Mara Salvatrucha. Dice que fue procesado porque vio cómo un grupo de pandilleros se llevó a un investigador de una colonia en Lourdes, Colón. De acuerdo con Gerardo, el grupo le dijo que se hiciera pasar por pandillero para contar con su apoyo dentro de la cárcel.

Así lo hizo. La decisión fue un salvavidas: de ser juzgado como “civil”, habría sido enviado al centro penal La Esperanza, en Mariona. Quienes ahí dominan se hubieran encargado de investigar las razones de su encierro, se habrían dado cuenta de que lo atraparon con pandilleros y lo habrían tildado como tal. Gerardo no hubiera contado el cuento. La MS es la mara que domina en su colonia. Todo pactó para que ahora esté aquí, vivo y haciendo pan. El mes pasado, cuenta, la Cámara de lo Penal revisó su caso y –a diferencia de lo que sucedió con Dionisio Umanzor, “el Sirra”– no cambió la pena.

Gerardo encaja perfectamente en el promedio del pandillero salvadoreño recluido en las cárceles de El Salvador. Los pandilleros, al ser procesados por el sistema judicial, declaran a la Dirección General de Centros Penales (DGCP) su edad, habilidades, conocimientos, nivel de escolaridad y otras características. Con esa información, LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA, construyó lo que se podría considerar como el perfil de los pandilleros: 27 años, con estudios de tercer ciclo, con habilidades para las artes mecánicas y otros oficios, como la carpintería.

Gerardo no es el único. Otros tres pandilleros se dedican en este momento a trabajar. Con telas mechudas de colores, elaboran peluches. El acabado de sus figuras de osos, gatos y perritos es muy parecido al de las fábricas de renombre. Aunque ellos lo hacen en un espacio que le han ganado a un pasillo del penal que apenas supera el metro de anchura. El improvisado taller deja apenas sitio para que un visitante esté de pie.

Carlos Tiberio Ramírez Valladares, “Snayper”, uno de los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha, habla de los programas ocupacionales que pretende impulsar en Barrios en un salón donde funcionaba un centro de cómputo. Pero no hay ninguna computadora. Ramírez dice que se las han llevado a reparación por falta de uso y por estar cerca del taller de carpintería que funcionaba a la entrada de la penitenciaría. Hace una semana, este último fue trasladado hacia la parte interna de la cárcel, donde se supone que hay más espacio. Ahí hay 16 pandilleros que trabajan con madera. Fabrican camas, muebles, marcos y otras figuras. En el centro de todos ellos está un tipo fornido que dibuja el escudo de El Salvador sobre una pieza redonda de madera. Lo copia de una página de un libro que habla sobre los símbolos patrios.

Frente al dibujante está José Antonio Pérez, “White”, un pandillero que hoy viste como basquetbolista. Dice que ingresó a la pandilla desde que tenía 14 años. Fue condenado en 2002 a 12 años de prisión por homicidio. Espera que pronto llegue el 14 de abril de 2014. Ese día comenzará a tramitarse su libertad.

Antes de ser capturado y condenado, no había hecho nada diferente a delinquir como pandillero. Él mismo lo reconoce. Pero lo disfraza con esta frase: “Me dediqué a la calle, trabajaba de vez en cuando, pero principalmente a la calle: vendía droga”. En la cárcel aprendió carpintería y ahora es uno de los más avanzados, según lo aseguran sus compañeros. Espera tener una oportunidad de trabajo en una carpintería al salir o poder crear una empresa que pueda proveer de muebles a quienes los comercializan.

Está tatuado en el rostro y las manos. Y ahora, en medio de la tregua, habla como si lo hubieran instruido para decir frases en las que se filtre arrepentimiento, pero se nota el esfuerzo con el que las dice: sus palabras son pausadas, pero sus gestos tienen algo de artificial, de cosa impuesta.

***

Dentro del penal de Ciudad Barrios se realiza un rito de Semana Santa en el que participan líderes de diferentes religiones. Entre ellos está el mediador de la tregua, monseñor Fabio Colindres. En un momento también hablan los cabecillas de la Mara Salvatrucha. Esta mañana del 3 de abril de 2013, piden a los internos mantener su compromiso de transformar sus vidas.

Hay espacio para que pandilleros aficionados al teatro realicen sociodramas. Cuadros bíblicos como la Santa Cena o el lavado de los pies de Jesús a sus apóstoles y, además, una pieza que retrata, precisamente, el tema del cambio de vida y la violencia pandilleril.

Tres jóvenes maquillados con pintura roja, la que cubre sus tatuajes, hacen las veces de los demonios tentadores, de aquellos que inclinan a los pandilleros a hacer el mal en la calle. La batalla es curiosa: ambos grupos, los de los demonios y los de los pandilleros, se hacen algunas señas, casi como aquellas que identifican a la Mara Salvatrucha, y entablan una pelea física.

Otro personaje, quien asemeja ser Jesús, les habla del perdón y de la necesidad de reconciliarse. Deciden seguir sus consejos y derrotan a los demonios con una oración. Como símbolo de victoria, se paran sobre ellos, en un guion muy parecido al de los talcigüines de Texistepeque. Las actividades terminan, los toldos, que sirvieron para cubrir a visitantes y reclusos del sol, son desmontados por otros pandilleros.

El grupo de los cabecillas de la Mara Salvatrucha, lo que en su lenguaje se conoce como la ranfla, acaba de liberarse para dar una entrevista. Sin embargo, esta no se puede hacer aquí, frente a los demás internos, por lo que sugieren moverse a un cuarto ubicado justo a la entrada del centro penal, después de los controles de ingreso.

Se llega a él desde la cancha al ascender un par de escaleras y atravesar un par de pasillos. Hay una puerta y el resto está cubierto de malla. Es un espacio que bien podría definirse como un vestíbulo. Unos muebles de madera y jute esperan a sus dueños, los cabecillas nacionales de la Mara Salvatrucha. Sus nombres están grabados en la oscura superficie.

El penal luce más limpio que lo habitual, pues las colchonetas donde duermen los reclusos han sido acomodadas en una esquina. Los cabecillas tardan unos 20 minutos en llegar. Ascienden justo cuando el reloj roza el mediodía, por lo que, en lugar de comenzar con la conversación, deciden que es hora de comer: convidan un poco de los alimentos que han sido traídos para la celebración.

Desde la cancha llega un grupo de seis o siete muchachos ataviados con pantalón de vestir y camisa manga larga azul, abotonada hasta arriba. Más que reclusos, parecen los miembros de un ministerio cristiano listos para comenzar un servicio. En efecto, fueron parte del rito religioso que se celebró en la cancha, mientras llevaban biblias bajo el brazo.

Desde un cuarto que está a un lado sacan media docena de mesas que sirven para conformar una más grande, que cubren con un mantel. También colocan tantas sillas como comensales hay en el salón. Están aquí para servirles a sus jefes.

Ya en la mesa, preguntan a cada uno si prefiere pollo o carne, lo que se encargan de proveer casi al instante, acompañado de arroz, ensalada y una gaseosa. Un plato digno de cualquier buen comedor popular.

Borromeo Henríquez, alias “el Diablito”, toma el control remoto para encender el televisor del vestíbulo-comedor. Se da cuenta de que ya no funciona y le pregunta al fotoperiodista que este día visita el centro penal si le puede dar un par de baterías. Lo hace con rapidez. A Borromeo le gusta saber que alguien le teme, como ya lo había mostrado en la primera visita a esta cárcel en el marco de la tregua, el 26 de marzo de 2012. “Esta que sea la extorsión”, dice Henríquez mientras ríe, y pone las noticias del mediodía. Cuando cada comensal apenas acaba de terminar con su plato, los jóvenes de camisa manga larga azul, abotonada hasta arriba, se acercan para retirarlo: han permanecido en las esquinas de la mesa para cumplir con esa tarea con la mayor celeridad. También se acercan con gaseosas para renovar las bebidas a quien lo pide.

Como tantas veces lo ha hecho, Carlos Tiberio Ramírez, “Snayper”, ha anotado en su voluminosa libreta los datos básicos de esta reunión: quiénes estuvieron ahí, qué se habló, la hora y la fecha. Es una especie de secretario general. Más tarde volverá a mostrar el mismo gesto, cuando conceda una entrevista. Nunca habla si antes no deja constancia escrita de lo que pasa.

Dice que es una costumbre adquirida en su etapa como bombero en Ahuachapán, la que le enseñó a ser metódico. Cuando ascendió en la jerarquía de la pandilla, esta costumbre lo llevó a anotarlo todo: extorsiones, órdenes, acuerdos. Esa agenda, se podría pensar, sería un instrumento de oro para cualquier investigador.

A este vestíbulo, vedado para el resto de recluidos del centro, se acerca de vez en cuando un pandillero a decirle cosas al oído a Ramírez. Es una especie de mensajero de sus compañeros de menor rango. Ramírez se encarga de anotar lo dicho en unos papelitos. “Snayper” explica que ahí van los encargos de cada hombre a su familia, para contar con el aval del director de esta cárcel, donde ellos parecen ser la auténtica autoridad.

***

Decenas de jóvenes tatuados con el número 18 en diferentes partes del cuerpo deambulan en una pequeña explanada que parece una cancha de baloncesto. A un costado, en un cuarto oscuro sin puertas, hay dos grupos ordenados en círculo. Tienen entre sus manos un puñado de dólares mientras tiran un dado al piso de cemento. Frente a ellos está Julio, quien ha improvisado con dos palos de escoba un artilugio para poder tejer una hamaca con hilos blancos y grises en medio de este mar de cuerpos semidesnudos y cabezas rapadas. Es la tarde del 6 de febrero de 2013 en el centro penal de Cojutepeque. Esta misma mañana se visitó a la pandilla rival, la MS.

Julio es uno de los siete jóvenes que este miércoles están ocupados dentro de esta cárcel, donde hay 1,051 pandilleros del Barrio 18 resguardados por haber cometido diferentes delitos. Otros cinco pandilleros también hacen hamacas en un pasillo del sector 1 que no superaría en área al de un puesto en el mercado. Uno más teje a mano un maletín blanco con la leyenda “Nubia” en letras negras. Esos son todos los pandilleros que hacen algún trabajo este día.

Más adentro del penal, en el sector 3, hay un espacio de unos 10 metros cuadrados inundado de hamacas improvisadas que se extienden unas sobre otras hacia un techo enrejado con barrotes. Unas mantas que cuelgan en diferentes direcciones en todo ese espacio hacen las veces de pared. En el centro de ese sitio hay 15 pandilleros que se apretujan sentados frente a un pequeño televisor plasma para ver un partido de la Champions League. Unos metros más adentro hay otro grupo de pandilleros que permanecen sentados o acostados en las hamacas. Frente a ellos hay una montaña de basura, humedad y pestilencia.

Carlos Ernesto Mojica Lechuga, “el Viejo Lin”, uno de los cabecillas del Barrio 18 que están recluidos en Cojutepeque, justifica este contraste de reos, ocio y ocupación con la falta de espacios adecuados para instalar talleres dentro del penal y lo que él considera nulas oportunidades de parte del Estado. Al mismo tiempo, el cabecilla reconoce que solo un pequeño grupo de internos, un 10 % a lo mucho, se ocupa en hacer algo alguna vez durante la semana.

Como en los otros centros, aquí existe la figura del encargado de sector, un pandillero que fiscaliza quién entra y quién sale de un área específica dentro de la cárcel. Sin embargo, el ambiente del penal de Cojutepeque rebosa de anarquía. No se sabe a ciencia cierta quién tiene el dominio aquí. Ni siquiera Carlos Ernesto Mojica.

Mientras camina para ofrecer el recorrido, otro pandillero se acerca al fotoperiodista que esta tarde visita el centro. Aún con su cabecilla enfrente, le pide al forastero que le dé algo de dinero.

—No tengo nada –responde el fotoperiodista. Sin embargo, el pandillero se percata del lapicero en el bolsillo de su camisa.

—Esta que sea la colaboración –dice, mientras lo toma para sí. Lin no ha sido capaz de hacer nada, y lo que ahorita acaba de pasar, se piensa, no habría ocurrido en otra cárcel destinada a pandilleros, donde la autoridad parece ser más vertical. Las pandillas son un universo que tiene poco de homogéneo, aún en medio de la tregua.

Las diferencias del penal de Cojutepeque con el de Ciudad Barrios, visitado esta mañana, son, incluso, arquitectónicas: mientras el centro ubicado en San Miguel cuenta con una cancha donde se pueden realizar eventos, como una misa, aquí el espacio es como una cuarta parte de aquel. Los cuerpos de los internos, que pasan la mayor parte de su día hacinados, tendrían que apiñarse con los de los visitantes para caber aquí. Parece más una edificación particular, un sitio que no fue pensado para ser una cárcel.

Y mientras que en el otro penal los sanitarios están hasta el fondo de la edificación, aquí están justo a la entrada. El olor a excremento humano es el que da la bienvenida. Las montañas de basura y mugre, por otro lado, vuelven a esta cárcel un sitio difícil de sobrellevar.

***

En un pequeño cuarto que funciona como aula en este centro penal, 15 pandilleros tejen hilos blancos y azules. Con mucha paciencia y tiempo (lo que aquí sobra), esa bicolor materia prima terminará convertida en varias hamacas. Los reos las venderán para ganarse algún dinero. Es la mañana del 8 de febrero de 2013, dos días después de las visitas a Ciudad Barrios y Cojutepeque en esta gira que busca comprobar qué hace el Estado para reinsertar a sus reclusos pandilleros en medio de la tregua.

Este es el centro penal de Quezaltepeque (La Libertad). Aquí están presos 882 miembros del Barrio 18, pero esta mañana solo estos 15 ocupan su tiempo en hacer alguna labor. Otra veintena juega un partido de fútbol en la cancha que está a la entrada del recinto, lo que, según explica Jeffrey Pérez, “el Xochilt”, no es habitual. Solo lo hacen los viernes, cuando el director de la cárcel se los permite. El resto de reos ve pasar sus días en medio de la nada, de fumadas de marihuana y de poco más.

William Galindo, un pandillero convertido en pastor evangélico, señala que el grupo de artesanos, en el que están casi todos los pandilleros ocupados hoy, es parte de un experimento que pretende convertirse en un proyecto ocupacional para los reos. Dice que es una iniciativa suya que se nutre con la ayuda de una iglesia evangélica externa. “Bendito de mi padre” es el nombre con el que ha bautizado este plan.

El proyecto que William empuja inició, según él mismo lo comenta, con un capital semilla de $150. Ese dinero lo puso él. Reclama que una parte pendiente de la tregua entre pandillas es el apoyo gubernamental para programas dentro de las cárceles que permitan la reinserción de los pandilleros que están dejando de cometer delitos. En otro sector del penal de Quezaltepeque hay tres máquinas de coser, pero solo una trabaja guiada por un pandillero que fabrica un maletín.

Víctor Antonio García Cerón, “Duke”, asegura que dentro de ese recinto hay pandilleros que tienen habilidades de mecánica automotriz, electricidad, “textilería” y panadería. Sin embargo, reconoce que hoy por hoy los ocupados son pocos. Al igual que en Cojutepeque, “Duke” y William confirman que solo un mínimo porcentaje de los casi 1,000 reos que resguarda ese penal se dedican a algo en esta cárcel, que ellos califican como “una bodega humana”.

En medio de este recorrido, Jeffrey Pérez, “el Xochilt”, sugiere ir hacia el sector 3 del penal, donde hay 82 mujeres internas. Veinte se declaran pandilleras activas y el resto son familiares que fueron detenidas por vínculos con miembros del Barrio 18. Dice que tampoco hacen nada. Al llegar al portón que separa a este espacio de aquel donde están las reclusas, le pide al custodio que abra, a lo que este se rehúsa, pues el pandillero no cuenta con autorización. Pérez insiste y recibe una nueva negativa.

—¿No me vas a dejar pasar? –dice Pérez, casi como en una pregunta retórica. —Ah, va –remata. Estos dos monosílabos provocan algo en el custodio, quien se acerca a los 5 minutos para decirle que puede pasar. Por su posición, no es posible saber si hizo una llamada, le preguntó a alguien más o simplemente el miedo lo venció.

Las mujeres del sector 3 se quejan de que no tienen nada en qué ocuparse. Piden al Gobierno que las tome en cuenta como lo hacen con las internas de Cárcel de Mujeres. Su petición más común son máquinas de costura para trabajar, aunque ahora una de estas máquinas sirve como la mesa para un televisor de pantalla plana.

Pérez, mientras tanto, juega con una niña. Tras estas paredes, su esposa también paga una condena. La infante es la hija de ambos, el verdadero motivo por el que “el Xochilt” pidió pasar a esta parte. Dice, sin embargo, que no le es posible ver a su retoño con la frecuencia que quisiera, pues no tiene los privilegios para pasar a ese sector cuando le venga en gana.

De regreso en el sector 2, se incorpora a la plática otro muchacho. Josué Salvador Domínguez es un pandillero que capturaron por haber disparado contra varios agentes de una unidad élite en Quezaltepeque hace seis años. Recuperará su libertad muy pronto. Es delgado en extremo, moreno, con ojos y manos inquietos. Y lo que irá a hacer allá afuera no es precisamente buscar un trabajo para ganarse la vida.

—Este muchacho volverá muy pronto a las calles –dice Pérez sobre su compañero.

—¿Y qué hará cuando lo haga?

—Él sale para llevar la palabra –responde.

El joven trasladará el mensaje para que sus compañeros libres dejen de delinquir, para que “se calmen”. Josué Salvador Domínguez pasó seis años en la prisión y no aprendió ninguna labor ocupacional (Domínguez estuvo entre los acusados de atacar un taller de la Policía Nacional Civil en el centro de San Salvador en junio de 2015. Fue asesinado por agentes de esa corporación la noche del 5 de enero de 2016 en lo que la institución describió como un intercambio de disparos en el barrio Modelo de la capital).

***

La fiesta de la Virgen de las Mercedes, la patrona de los privados de libertad, se celebra el 24 de septiembre. Esa misma fecha es el Día del Recluso. Y los penales del país abren sus puertas a diferentes formas de entretenimiento. No se trata de un suceso extraordinario, pero en pleno proceso de tregua el ritmo se intensificó.

Justamente el 24 y 25 de septiembre de 2012, tres bailarinas se desnudaron en los espacios comunes de ambos sectores del penal de Izalco, en Sonsonate, para el deleite de cientos de reclusos de ambas facciones del Barrio 18. Raúl Mijango, mediador de la tregua, califica el evento como “una perversión”, un hecho que él, como mediador de la tregua, no pudo controlar. Si bien esto se salió de los parámetros por presentar mujeres desnudas, fue solo una de las actividades que todo ese mes tuvieron los reos como entretenimiento, sobre todo en penales dominados por pandillas.

Marcos (nombre ficticio) brindó el talento de sus orquestas a los eventos en conmemoración de la Virgen de las Mercedes. Asegura que fueron varios los centros penales que visitó e indica que recibió, en cada uno, un pago similar al del resto de los eventos que realiza: de $2,000 a $ 3,000. Afirma que no está seguro de dónde salía su pago, aunque indica que una parte venía de los bolsillos de los propios reclusos.

Según otros cuatro artistas que participaron en las actividades, sin relación entre sí, se podría hablar de que una docena de orquestas, discomóviles y otro tipo de variedades se presentaron en diferentes penales en septiembre de 2012. Los cuatro aseguran que cobraron cifras de entre $1,000 y $2,000. Si se hace un promedio de $1,500 por cada presentación de los que sí admitieron haber recibido un pago más lo que percibió Marcos, se podría definir una factura de $8,000 por penal.

***

Carlos Barahona “Chino Tres Colas”, uno de los jefes máximos del Barrio 18, llega a la entrevista con grilletes en manos y pies. Para romper el hielo, se le pide al custodio que se los retire, para que pueda hablar con mayor comodidad. El lugar es el penal de Izalco. La fecha, el 28 de febrero de 2013. Se trata de la última visita en esta gira por diferentes centros penales para observar cómo ocupaban su tiempo los que, en teoría, ya han renunciado a delinquir.

—Te lo agradezco –dice mientras acaricia sus muñecas, ahora libres, para iniciar una nueva conversación.

La entrevista fluye en medio de promesas de cambio, de la declaración de un compromiso para “mejorar la vida de los salvadoreños” y de la negación de conversaciones directas con el ministro de Seguridad, David Munguía Payés. Es como en un guion sólidamente establecido.

La incomodidad se le sube al rostro cuando se le pregunta por el cese de las extorsiones. Afirma que es algo que se le ha cuestionado a él y a sus compañeros desde hace meses, pero no tiene una respuesta que dar. Dice que se podría hablar del tema si contaran con accesibilidad a las oportunidades “para su gente”.

—¿Qué le dirías a alguien de la calle si le tuvieras que responder por qué siguen extorsionando?

—Lo mismo que te estoy diciendo, que no hay una fuente de empleo y tienen que sobrevivir.

—Alguien que recoge basura podría decir que no tiene trabajo y sin embargo no extorsiona…

—Es diferente…

—¿Por qué?

—Las pandillas tienen otra forma de vida… Uno que no tiene tatuaje, tiene sus manos buenas y no busca un empleo es porque en realidad no le gusta trabajar, pero a un compañero que tiene la capacidad para desarrollar un trabajo, por la discriminación, no se lo van a dar aunque él quiera.

No es el único en esta postura. En un par de semanas, el 3 de abril, Carlos Tiberio Ramírez, “Snayper”, y Dionisio Umanzor, “el Sirra”, quienes serán elegidos por el resto de cabecillas de la MS para hablar por ellos en el penal de Ciudad Barrios, darán explicaciones similares.

A ellos se les cuestionará el hecho de que llamen “detractores” a todos los que critican el proceso y se les pondrá sobre la mesa un ejemplo: ¿qué pasa con las personas que tienen una panadería o un pequeño negocio?

Umanzor tomará la palabra: “Esa gente está en todo su derecho de poder expresarse porque es su trabajo el que están entregando, es su sudor el que entregan; pero nosotros no estamos cerrados a poder hablar sobre este tema. Estamos dispuestos a dialogarlo con quien competa tratar esto. Por eso es el llamado a empresarios y gente que nos pueda ayudar a entrar al trabajo legal para nuestros miembros. Nosotros con eso podemos venir y decirles dejen eso, pero tras de qué”.

Ramírez y Umanzor, sin embargo, dirán que a pesar del estigma de las extorsiones, que han continuado constantes a pesar de la reducción de homicidios, confían en que “existe la posibilidad de que haya perdón”, que el resto de la población, a la que han convertido en su víctima, deje de verlos como unos monstruos.

Sin embargo, cuando se refieran a la otra pandilla, sus enemigos, los del Barrio 18, jamás la nombrarán: como si su sola articulación pudiera quemarles los labios. Reconocerán que el perdón entre ambos grupos es “una situación difícil”: la tregua es una en precario equilibrio, pues el odio, construido durante décadas, existe. Ni siquiera ellos, sus protagonistas, saben si es posible que pase, aunque les dieran lo que ellos exigen tanto: trabajo legal y oportunidades para los miembros de su pandilla.

De vuelta en el penal de Izalco, Carlos Barahona, “Chino Tres Colas”, dice algo parecido de sus contrapartes de la Mara Salvatrucha: “Desde el momento en que tenés un enemigo es porque no lo vas a querer”. A pesar de eso, continúa insistiendo en que la tregua, el proceso que hoy salva vidas, se convertirá en un verdadero parteaguas, en la solución al problema de la violencia.

Pero señala, como lo harán los MS Ramírez y Umanzor en un par de semanas, que es indispensable que el Gobierno, por todas las de la ley, se siente a hablar con ellos, que les cumpla sus demandas. Matiza, sin embargo, que la tregua es un compromiso de ellos, independiente del Gobierno, y que se mantendrá bajo cualquier condición.

—¿Esto hasta dónde aguanta sin que se rompa?

—Mirá, nosotros nos mantenemos ya sea que nos den o no nos den, nosotros seguimos con esto.

—¿Independientemente de que no les den nada?

—Independientemente.

—¿Qué ganan entonces?

—Lo que estamos tratando de ganar es la confianza del pueblo.

—¿Te has enterado de que ya hay tres candidatos a la Presidencia de la República?

—Sí.

—Muy poco se está hablando sobre la tregua…

—Lo único que puedo decir es que independientemente de quién sea (el que gane), es que le hacemos el llamado para que siga apoyando este proceso. No por nosotros, sino por el país; es algo que le beneficia a todo el país.

—¿Ustedes se mantienen pese a cualquier cosa?

—Sí, nos mantenemos.

—¿Pese a que el Gobierno no cumpla con sus demandas?

—Este es un proceso. Nosotros nos mantenemos, te lo puedo asegurar.

Tres años después, el promedio de homicidios supera por mucho al de 2011, con 23 salvadoreños asesinados cada día. El 3 de marzo, ocho trabajadores subcontratados por una empresa de electricidad y tres agricultores fueron masacrados en el cantón Agua Escondida, en San Juan Opico. El lunes 7, el presidente Salvador Sánchez Cerén aseguró que la orden de este asesinato había salido de dos penales. Uno de ellos era el de Ciudad Barrios, el mismo espacio donde en un pasillo oscuro, hace cuatro años, un pandillero abría puerta tras puerta con su propia llave.

Gang truce in El Salvador

Sept20152Lo siguiente es un análisis realizado por la ONG Standing Group on Organized Crime, un grupo de acedémicos europeos que hacen investigación comparativa del crimen organzado en el mundo. Abona al debate sobre la tregua entre pandillas del 2012/2013, que aquí no ha sido investigado ni discutido adecuadamente.

Segunda Vuelta

pagina 1Sept20152-3Lea también:

Defensa de la tregua (versión corta en El Diario de Hoy). De Paolo Luers

Defensa de la tregua (versión completa en la revista Tiempos de Paz). De Paolo Luers

“Hoy toca que los sedientos de sangre, los de las pandillas y los del gobierno, se sacien”: Entrevista a Raul Mijango

Uno de los protagonistas del intento de iniciar y consolidar en El Salvador un proceso de paz entre las pandillas y entre pandillas y sociedad, partiendo de la llamada “tregua” del 2012, saca balanza, luego de que el gobierno de Salvador Sánchez Cerén definitivamente dio por terminado, fracasado e ilegítimo este proceso. Con esto, Raul Mijango se desmarca de la escalación de violencia que vivimos desde principios del año 2015, a partir de la implementación del nuevo plan de seguridad del gobierno, que equivale a la búsqueda de una solución represiva y militar al problema, según Mijango.
Segunda Vuelta ha pedido a Paolo Luers, quien ha acompañado de principio al fin el proceso de la tregua como periodista y como mediador, a escribir su comentario a la situación y a la evlaluación de Raul Mijango. Lo publicaremos en este mismo sitio, para abonar al debate sobre la política de seguridad pública.
Segunda Vuelta
Raul Mijango, foto Marvin Recinos (AFP).

Raul Mijango, foto Marvin Recinos (AFP).

El nombre ‘Raúl Mijango’ genera sarpullidos en buena parte de la sociedad, pero hay un hecho innegable: pocas personas conocen tan bien a las pandillas salvadoreñas como él. En esta entrevista, quien fuera la cara visible de la Tregua se despide de su creación y culpa a Estados Unidos, al fiscal Luis Martínez, al exministro de Seguridad Ricardo Perdomo y al FMLN de dinamitar el proceso. También denuncia falta de voluntad en las pandillas.

faroRoberto Valencia y Carlos Martínez, 12 octubre 2015 / EL FARO

Raúl Mijango apaga y cierra. Aunque él prefiera matizarlo, el último entusiasta de la negociación con las pandillas como mecanismo para frenar la violencia entrega las llaves de su oficina de mediador y busca otras batallas para dar. Otras que no estén perdidas.

En esta entrevista, Mijango deja en el cubo de la basura lo poco que él entiende por diplomacia y lenguaje políticamente correcto: los “gringos”, dice, fueron los principales conspiradores contra el proceso del que se considera padre, ayudados por funcionarios ansiosos por simpatizarles, como el fiscal general Luis Martínez o el exministro Ricardo Perdomo.

Asegura haber adquirido con la experiencia acumulada como mediador la habilidad de “profetizar” lo que iría ocurriendo y, por raro que suene, algunos vaticinios le dan la razón: advirtió de que, de terminarse la Tregua, los asesinatos se duplicarían o triplicarían. Y pasó. Advirtió de que las pandillas entrarían en una sangrienta anarquía. Y pasó. Ahora que la Tregua se ha terminado, advierte de que habrá que esperar cinco o diez años muy violentos antes de que alguien se atreva a mencionar el diálogo con los pandilleros como una opción.

Por lo pronto, ha vaciado su oficina, se ha llevado los reconocimientos, los diplomas elaborados por los mismos pandilleros, un mapa nacional con pinchitos de colores que indicaban los municipios que ya habían intervenido y aquellos en los que pensaban intervenir, y un cartelito que rezaba ‘No te des por vencido, ni aún vencido’.

Desde 2012 usted ha sido un optimista de la Tregua; en las vacas gordas, en las vacas flacas y en las vacas esqueléticas. ¿Qué le convenció de que el proceso había llegado a un callejón sin salida?
En marzo de 2012 se abrió la oportunidad de iniciar un proceso para resolver el problema de la violencia. Fueron 15 meses intensísimos, en los que hicimos mucho más que lo que habíamos previsto. Creo que en el futuro, cuando se analice la violencia, habrá que analizarse el ‘antes de la Tregua’ y el ‘después de la Tregua’. Se demostró que el problema de la violencia tiene solución cuando se aborda de una manera diferente al simple hecho de reprimir.

¿Cómo influyó la campaña presidencial en que la Tregua fracasara?
Las dos formaciones mayoritarias, FMLN y Arena, tenían plena conciencia del peso electoral que representan los grupos pandilleriles, y sobre todo los núcleos sociales que giran alrededor de ellos. No es ningún secreto que en esos meses previos a las elecciones los dos partidos quisieron ganarse esos votos. Tras la victoria en segunda vuelta de Salvador Sánchez Cerén, se abrió un capítulo diferente en el país. En el caso particular de las pandillas, esa victoria llenó de esperanzas de que se podía reactivar el proceso; no solo porque fuera un gobierno de izquierda, sino porque entiendo que habían mantenido conversaciones privadas, y un elemento que siempre estuvo sobre la mesa era generar facilidades para la continuidad de este proceso.

¿Conversaciones entre el FMLN y las pandillas?
Así es.

¿Conversaciones entre el gobierno entrante y las pandillas?
Por supuesto.

¿Eso que afirma es una suposición o tiene pruebas?
Sé que hubo reuniones de líderes de las pandillas con el Frente, y que sobre la mesa estaba la continuidad del proceso.

¿Lo cree o lo sabe?
Lo sé. Y esas conversaciones llenaron de expectativas a los pandilleros, expectativas que se revirtieron negativamente, con creces, cuando el nuevo gobierno asumió el control del Estado y la dirección política en el tema de violencia resultó completamente diferente a lo que se había hablado.

Mayo de 2014, el mes previo a la toma de posesión de Sánchez Cerén, resultó muy violento. ¿Cómo se explica si las pandillas tenían fundadas esperanzas en el nuevo gobierno?
Las explicaciones que en aquel momento escuché giraban alrededor de que las acciones represivas que impulsaba el entonces ministro de Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, provocaron esa reacción. Y el argumento del que se me informó fue que había que esperar a que Perdomo saliera del escenario, porque era el que de alguna manera ennublecía la posibilidad de retomar el proceso.

¿Usted no incluye el año de Perdomo (junio de 2013 a mayo de 2014) como un tiempo en el que estuvo vigente la Tregua?
Para nada. 2013 resultó ser el año en el que más se redujeron los niveles de violencia, pero, si hacés cuentas, fue por la primera mitad del año.

Pero durante todo 2014 usted siguió hablando de la Tregua como un proceso vivo.
Porque lo que a mí me habían dicho era que el nuevo gobierno tenía la idea de continuar, y eso a mí me generó una expectativa de que, si bien el proceso había entrado en crisis, se podía revitalizar. Ese era el sustento del optimismo que yo expresaba.

¿Usted medió entre los delegados del FMLN y los líderes de las pandillas? ¿Los puso en contacto?
No. Yo en ese tipo de cosas me he cuidado mucho, porque el factor político es el que más daño le puede hacer a cualquier acción que busque resolver el problema de la violencia. ¿Por qué? Porque los partidos, en un espectro tan polarizado como el salvadoreño, siempre quieren sacar ganancia política. Por eso siempre hice un esfuerzo por tratar de mantenerme semineutro, porque estaba convencido de que para que el proceso fuese exitoso, había que territorializarlo. Y en el terreno hay que trabajar con alcaldes de los diferentes partidos, y yo no me podía parcializar. Además, el Frente podía interlocutar directamente, sin mediadores, y así lo hicieron. Yo no participé en esas conversaciones, aunque por supuesto que me informaban de inmediato; incluso escuché grabaciones que se hicieron…

¿Hay grabaciones de esos encuentros entre dirigentes del FMLN y voceros de las pandillas?
Las hay. Yo no las tengo, pero las he escuchado.

¿Quiénes dentro del FMLN participaron en esas reuniones?
[Guarda un par de segundos de silencio] Participó gente con capacidad de decisión. Hasta ahí les puedo decir.

La persona que lea esto puede pensar que usted todo lo está inventando para ensuciar el nombre del FMLN.
No, porque lo mismo puedo decir de Arena. También hubo representantes de ese partido con capacidad de decisión que tuvieron conversaciones con las pandillas; incluso se filtraron fotografías de alguno de esos encuentros. ¡Y eso no es malo! Si un pandillero está en libertad y no hay ningún proceso penal abierto en su contra, es una persona en situación de legalidad y se puede hablar con ella.

¿Por qué omite los nombres de los negociadores de los partidos?
Porque yo no estuve en esas reuniones. Supe de ellas por otras vías. Quienes tendrían que explicar eso son los que estuvieron ahí: los representantes de las ranflas nacionales de las pandillas, y la gente con poder de decisión en ambos partidos. Pero vamos al punto: el punto es que se cultivó una expectativa de que el proceso se podía reactivar en beneficio del país, y digo del país porque nadie me va a decir que tener 30 homicidios diarios es mejor que tener 5, ¡eso no lo voy a creer yo nunca! Entonces, había posibilidades de bajar de nuevo los asesinatos. ¿Cuándo se agotó esa posibilidad? Cuando en enero de 2015 se da la fatídica declaración de Sánchez Cerén que fue interpretada por las pandillas como una declaración de guerra. Y ahí todo ha ido a peor, hasta la situación que tenemos hoy.

La segunda mitad de 2014 fue un período de indefinición…
Hubo una especie de silencio sobre el tema.

En septiembre se presentó el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, y usted dijo que había que darle el beneficio de la duda.
Hoy yo siento que las posibilidades de construir paz en el país se han agotado, y ahora toca esperar a que los sedientos de muerte y de sangre, tanto en las pandillas como en el gobierno, se sacien y vuelvan a considerar que es necesario trabajar por la paz. ¿Eso cuánto tiempo va a durar? No sé pero, en la experiencia que conocí y viví en el conflicto armado de los ochenta, fueron diez años y más de 50,000 muertos. En 1982 se hizo la primera propuesta de búsqueda de soluciones negociadas, pero en aquel momento las dos partes creyeron en la victoria militar. Es igual que ahora, que el gobierno está tratando de buscar una victoria militar, mientras que una vía negociada permitiría ahorrar tiempo, ahorrar muertos y ahorrar sufrimientos, y resolver el problema de una forma eficaz, como ya demostramos en 2012.

¿Por qué siempre le gusta hacer paralelismos entre la guerra civil de los ochenta y el fenómeno de las pandillas?
Porque , en mi opinión, son conflictos similares; no en el plano político-ideológico, pero sí en que las causas sociales que los generaron son las mismas.

Pero usted está consciente de que esa comparación ofende a muchas personas que en su día fueron guerrilleros…
Sí, a los que hoy están en el gobierno y les toca defender el status quo. ¡Yo no! Yo no estoy obligado a defender la Constitución. ¡No estoy obligado! ¿Por qué? Porque yo no comparto el sistema económico y político que surge de la Constitución, que es de carácter plutocrático, diseñado para favorecer a las clases dominantes. Yo creo que hay que transformar el sistema, y todos teníamos expectativas de que, parangonando a Schafik, cuando la izquierda llegara al poder, iba a buscar transformarlo desde adentro, pero hemos sido testigos, en los últimos seis años, de que el sistema terminó transformando a la izquierda.

¿No le parece un poco reduccionista afirmar que las razones que nos llevaron a la guerra civil son las mismas que alimentan el fenómeno de las maras?
Es que no hay que ver las pandillas solo como grupos criminales, sino como un fenómeno social. Y cuando las ves como un fenómeno social, por supuesto que las causas que las mueven son de carácter estructural, como en la guerra. Esas causas han incidido no solo en que el problema se haya generado, sino también en su desarrollo, en su crecimiento y en que las pandillas nos tengan en la situación en la que estamos como país: sometidos. La violencia que generan este tipo de grupos es una consecuencia del modelo socioeconómico y político que tenemos.

Usted dice ahora que la Tregua terminó en junio 2013. ¿Qué razones objetivas hay para tirar la toalla hoy, que no las había en julio de 2013 o a lo largo de 2014?
Han ocurrido cosas que me permiten sustentar esa creencia. El primer hecho es que hubo una expresión oral del presidente en la que privilegió la búsqueda de soluciones represivas y expresó que no hay espacios para ningún tipo de diálogo, mucho menos para entendimientos con las pandillas. Otro elemento es que, desde cuando se me privó de la oportunidad de interlocutar con las pandillas, yo he insistido en la idea de comprometerlas a que inicien un proceso unilateral que ayude a transformar esta situación, que sean los pandilleros los que asuman la bandera de trabajar por la paz. Y en un llamado vehemente que hice hace poco, reté a las pandillas: les pedí que desarrollaran un proceso de reducción de violencia sin pedir nada a cambio. ¿Y qué respuesta tuve? Un incremento significativo en las cifras de asesinatos.

Las cifras de homicidios lo convencieron de que las pandillas tampoco querían dialogar.
Me convencí de que no querían iniciar un proceso unilateral. Ellos se sienten agredidos por el gobierno, y se sienten con derecho de respuesta. La consecuencia es que las dos partes han optado por la violencia, y en esas condiciones no queda espacio para trabajar por la paz. Para el diálogo se necesita voluntad política, y hoy esa voluntad no la ves ni en el lado del gobierno ni en el de las pandillas. Cada uno tiene su propia justificación, pero al final todo se reduce al hecho de que no existe voluntad. ¿Por qué? Porque las cosas son cada vez más complejas. En 2012, para controlar el problema de violencia en el país, lidiábamos con seis grupos: la MS, las dos 18, la Mao-Mao, La Mirada y La Máquina. Con todo lo que ha pasado, hoy tenés que lidiar con 700 clicas. Cada grupo, por la estrategia equivocada con la que se está combatiendo el problema, ha generado un nivel de… de… ¿cómo te diría yo?

¿De atomización?
Atomización no. Como de… anarquía, una anarquía en la que han caído cientos de grupos que antes respondían a las directrices de las ranflas nacionales, pero que ahora operan de forma autónoma, unidas solo por la idea de practicar la violencia. Con estos niveles de anarquía, desarrollar un proceso de reducción de violencia, con la amenaza además de que buscar la paz pueda ser tipificado como acto de terrorismo por la Fiscalía, pues yo al menos he concluido que espacios para trabajar ya no hay.

Foto Marvin Recinos (AFP).

Foto Marvin Recinos (AFP).

Regresemos al relato cronológico del final de la Tregua. ¿Hubo algún detonante que llevó al gobierno a, de la noche a la mañana, proscribir el diálogo como opción?
En esos meses desde que llega al poder Sánchez Cerén y hasta que termina el año, lo que se oía es que el gobierno de Estados Unidos estaba presionando para cerrar la opción de la vía dialogada. Había una enorme exigencia para regresar a los líderes al recién construido Sector 6 del penal de Zacatecoluca, mucho más estricto. Lo financió Estados Unidos, y por eso estaba exigiendo que el gobierno lo ocupara.

¿Usted da crédito a esas teorías?
A mí me vinieron a decir eso. Después, está el elemento de la presión por los fondos del Fomilenio II. Después apareció la presión de los recursos que Estados Unidos ofrecía por la Alianza por la Prosperidad del Triángulo Norte. En ese sentido, en la medida que aumentaban los ofrecimientos de recursos de Estados Unidos, eso ha ido comprometiendo al gobierno a tener una política que tuviera contento a su principal financiador.

¿Cree que la Embajada de Estados Unidos tuvo un rol de boicot al proceso?
¡Por supuesto! Hasta el punto que Estados Unidos me ha endemoniado a mí.

¿Endemoniado? ¿Le denegaron la visa, como se la deniegan a miles de salvadoreños?
A mí, a mi exesposa… Hace poco fui a Europa y, estando ya en el avión a punto de despegar, de repente llegan unos oficiales gringos a sacarme y empiezan a tomar fotos de todos los documentos que yo llevaba, inclusive las cartas de invitación. Y cuando venía de regreso, no pude entrar por Panamá porque Estados Unidos lo pidió y me tocó quedarme pendejeando en un aeropuerto en Europa, y me tuvieron que cambiar la ruta para aterrizar en Costa Rica, porque en Panamá ya no podía. Pero yo todo esto lo asumo, porque toda la vida he sido un hombre dispuesto a pagar los costos de sus decisiones, y Estados Unidos me está cobrando que, por el proceso que iniciamos, al FBI se le afectó su trabajo en las cárceles salvadoreñas.

¿Cómo se le afectó el trabajo al FBI?
Ellos tenían informantes pandilleros en los penales, y varios mandaron a la mierda al FBI. Esos líderes les dijeron que por años solo paja les habían dado y que era más útil para el país apoyar el proceso. Se cerraron tanto que hubo momentos en los que los representantes del FBI nos pidieron a nosotros que mediáramos para que sus antiguos informantes los recibieran y hablaran con ellos. ¿Qué pasó después? Los mismos presos me dijeron que yo no fuera pendejo, que no volviera a ayudar al FBI, porque de la hora que habían hablado, cincuenta minutos estuvieron preguntando por mí, para buscar cómo joderme.

Dentro de estas maniobras tras bambalinas que nos cuenta que hubo durante la Tregua, ¿qué papel desempeñó el fiscal general Luis Martínez?
Yo creo eso de que las imágenes valen más que las palabras. Cuando destituyeron como ministro de Seguridad a David Munguía Payés tras el fallo de las Sala de lo Constitucional, las primeras fotografías que el ministro Perdomo procuró que le tomaran fue de él rodeado por la embajadora estadounidense Mari Carmen Aponte y por el fiscal Luis Martínez. ¡Eso es un mensaje! Por ahí tengo guardada esa imagen.

¿Usted diría que, al menos en el tema de la Tregua, el fiscal general ha sido un operador de los intereses de Estados Unidos?
Operador… no sé, pero la postura que el fiscal ha tenido en contra del proceso ha sido congruente con la posición de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador.

¿Y Ricardo Perdomo?
Lo mismo.

Usted ha identificado el discurso de Sánchez Cerén en enero como el portazo final del gobierno. ¿Diría que el paro de buses nacional simboliza el portazo de parte de las pandillas?
No. Por lo que yo sé, para el primer día de paro en el transporte sí era una acción coordinada por todas las pandillas, pero el resto de días esa acción solo lo respaldaron los 18-Revolucionarios. Por eso no creo que sirva de símil, porque no participaron todos los grupos. Fue un hecho fuerte, pero no necesariamente una respuesta al discurso del presidente Sánchez Cerén.

¿Hay una acción o un evento que represente ese portazo de parte de las pandillas?
No creo… Lo que veo es un proceso en escalada de los niveles de confrontación entre las pandillas y el Estado. Y se refleja en que en los últimos tiempos han aumentado los enfrentamientos y las bajas de un lado y de otro.

La Tregua tenía dos componentes: el cese de hostilidades entre las pandillas, y los compromisos de estas con el gobierno. Cuando esto último desaparece, ¿los acuerdos entre ellas también?
No. Terminado el proceso yo los he visto actuando en algunos aspectos juntos. Por lo menos coincidiendo en pensamiento, aunque en el terreno se den los niveles de enfrentamientos que hay, pero a niveles más estratégicos sí hay más coincidencias hoy que antes del proceso.

Cuando dice que hay 700 estructuras en la pura anarquía, ¿eso quiere decir que los líderes que dieron la cara durante la Tregua ya no tienen el control?
No me atrevería a decirlo así; diría que ya no hay proceso de paz, y entonces tampoco hay discursos tendientes a reducir la violencia de parte de los palabreros.

La duda era si la matazón actual es por el debilitamiento de las ranflas o, por el contrario, porque están ordenando que se desate la violencia.
Ahora hay más autonomía… porque ya no tenés el nivel de incidencia de las cúpulas de las pandillas con los actores territoriales buscando resolver problemas, eso ya no lo tenés, y ahora nadie les está pidiendo que disminuyan violencia. Con las pandillas, cuando no hay alguien con autoridad que te llame la atención y que te diga que no hagás eso, automáticamente está avalando lo que vos hacés.

¿Puede desarrollar esa idea?
Antes lo que sucedía era que, debido al proceso, había un mayor nivel de centralización, que incluso permitía identificar cuando alguien se saltaba, en su propio lenguaje, la yarda (cometía una falta). Hoy como hay más flacidez y más autonomía en la forma de actuar, lo que hay es un vacío de dirección; no se llama al orden porque no siente necesidad de llamar al orden.

En esa anarquía que usted señala, ¿cómo cuaja la idea de la ‘Mara 503 ’, una estructura superior que en teoría aglutinaría a dieciocheros y emeeses? ¿Cómo es posible que dé crédito a esa idea con 700 clicas desatadas y con odios mutuos arraigados durante décadas?
Primero hay que decir que eso es una iniciativa ¡de ellos! No sé si has visto los videos que han estado sacando en Youtube donde han estado llamando al rollo este de las pandillas unidas, que es la expresión de ese debate: “Aquí nos están enfrentando de la misma manera y es necesario unirse”.

Esos videos chocan contra una realidad: que siguen matándose entre ellos.
Sí, pero el hecho de que ya se esté dando esa discusión es cualitativamente importante, porque eso puede transformar radicalmente todo este fenómeno que viene evolucionando y mutando. ¿Hacia dónde muta esto? Hacia un conflicto que cada vez más va teniendo símiles políticos, que antes no tenía pero hoy sí. No sé si se han fijado en mucho del discurso que hoy tienen algunos grupos pandilleriles ¿no han sentido más clasismo?

Hay gente del gobierno que le responsabiliza por algunas acciones que tienden a ese punto: que usted es una especie de asesor político y estratégico de las pandillas.
[Ríe] Por el conocimiento que la historia me permitió tener del fenómeno de las pandillas, he desarrollado una capacidad que no tenía, y es la de presagiar hacia dónde evolucionan las cosas en este tema. Me acuerdo cuando ustedes me preguntaban qué pasaría si ese volado fracasaba… ¿y qué dije?

Qué iba a haber muchos más asesinatos.
¡Es lógica simple! Debería verse en sentido proactivo: he venido profetizando qué va a pasar de seguir en la dirección equivocada. ¿Por qué? Porque desafortunadamente, sobre algunos, yo tengo una ventaja: yo ya viví un conflicto enterito, y sé cómo evolucionan las cosas. Algunos han dicho: “Este lo que está es diciéndole a las pandillas qué tienen que hacer”, pero no. Simplemente mi experiencia me lleva a vaticinar hacia dónde van las cosas, porque son experiencias que ya viví. ¿Con qué propósito lo he hecho? Para tratar de sensibilizar a los que tienen poder de decisión, para que reflexionemos en el sentido de que no es cierto que vamos en el camino correcto.

¿Usted cree que el gobierno no puede ganar la guerra de baja intensidad declarada a las pandillas?
En guerra se manejan diferentes conceptos de victoria, y hay uno que es el de victoria pírrica. Es cuando tú, para obtener un resultado, has pagado una cuota mucho mayor que lo que ganaste; por supuesto que la acción del genocidio puede, de alguna manera,…

Genocidio son palabras mayores…
Tenemos 700 muertos cada mes.

Pero muchas de esas víctimas las generan los propios pandilleros.
Pero como país estamos teniendo esos muertos.

Genocidio solo puede ser cuando un Estado elimina masivamente a sus ciudadanos, y eso no está pasando.
Para mí genocidio es el hecho de que en un período corto se muera una enorme cantidad de personas por una misma causa. Si a mí en cinco años me dicen que han disminuido los niveles de violencia en el país y que los asesinatos diarios han bajado a un promedio de 6 o 7, pero que para lograr eso hubo que haber pagado una cuota 30,000 o 40,000 salvadoreños muertos, yo cuestionaría ese concepto de victoria.

Muchos creen que los pandilleros no son rehabilitables ’, y de hecho ponen la Tregua como ejemplo para argumentarlo, porque ese momento de distensión lo usaron para ganar presencia territorial, para consolidarse como estructuras…
Ese es un argumento de los detractores, pero no es cierto.

¿Que no ganaron presencia territorial?
¡N’ombre! Lo que hizo la Tregua fue poner al descubierto una verdad que estaba oculta.

Las pandillas ya eran lo que son, pero durante la Tregua, sobre todo en el área rural, se instalaron en sitios en los que antes no tenían presencia.
No es cierto. Sostuvimos el reclutamiento, no crecieron las pandillas en ese tiempo. Les bajamos mucho de los ingresos económicos por la vía del delito y la extorsión, les quitamos armas… Que se fortalecieron como actor político, ahí sí puedo asentir, porque obviamente durante todo ese período fueron un actor político, pero en los otros aspectos lo que yo siento es que el proceso lo que hizo fue poner al descubierto.

¿Cree que el pandillero, como pandillero activo, es ‘rehabilitable’?
Por mi experiencia te digo que sí.

¿Rehabilitó a muchos usted?
¡Yo soy un rehabilitado! A muchos no les gusta esto, pero yo viví la experiencia del desmontaje de las estructuras militares del FMLN y había mucha gente a la que yo hubiera podido calificar como que ya se había transformado por la guerra misma, y muchos de ellos se rehabilitaron y muchos de ellos viven tranquilamente, trabajan honradamente incluso en los mismos Estados Unidos.

Insiste en hacer el símil con el FMLN, pero la cosa es que la guerrilla se desarmó como estructura militar…
Y es lo que queríamos hacer con las pandillas.

¿La apuesta de la Tregua era caminar hasta desarticular a la MS-13 y a los dos Barrio 18?
No, la idea era que renunciaran a la violencia. Siempre hice esa diferencia, porque yo digo que se equivoca el que viene con la idea de desarticularlos como estructuras, desmontarles su esquema, su forma de ver la vida, porque esa es ya una subcultura.

Usted se imagina a la Mara Salvatrucha convertida en… ¿qué? ¿En una asociación o en qué? Ustedes, la exguerrilla, se convirtieron en partido político, ¿La MS-13 pasaría a ser qué? ¿Partido político también?
Si no hacen violencia, yo me preguntaría ¿¡por qué no!? Si el problema aquí es el problema de la violencia, que es lo que hay que trabajar para que este tipo de grupos renuncien.

Pongamos que se lograra… Hay un tipo de violencia que va más allá de matar, que implica las relaciones de poder dentro de las comunidades. Por ejemplo, cuando las madres y esposas de los reos van en autobús al penal de Ciudad Barrios, levantan al resto de pasajeros para tomar ellos sus asientos. Esa relación ya distorsionada de convivencia, ese trono en que se han subido las pandillas, ¿cómo se puede desmontar?
Con mucha inteligencia emocional. Yo fui en algún momento, entre mis locuras, partidario de la idea de que había que convertir a una buena parte de la estructura de la pandilla es una especie de agentes auxiliares de seguridad comunitaria, algo que permitiese darle vuelta a la tortilla: pagarles para que propiciaran seguridad en los territorios.

La Mafia italiana cobraba para dar seguridad, aunque la realidad era que cobraban para no joderte. Si el Estado paga a los pandilleros a para que sean agentes de paz, ¿no estaría pagando en realidad para que no jodieran a la gente?
¿Y si estuvieran bajo la jurisdicción de la PNC?

¿¡Convertir pandilleros en policías!?
En auxiliares. Te lo digo porque la mejor experiencia que tuvimos en reinserción de excombatientes son los que metimos en la PNC.

No es lo mismo. ¿Cómo una sociedad como la nuestra va a digerir lo que estás proponiendo?
Si el resultado es positivo, se digiere.

La Tregua disminuyó los homicidios a más de la mitad durante 15 meses, y el salvadoreño promedio odió ese proceso y lo odia a usted.
Porque los medios de comunicación, incluyendo a El Faro, decían que la cosa era igual, que no había cambiado nada… ¡pero habíamos bajado de 14 asesinatos a 5! Jamás se le quiso reconocer el mérito al proceso. Si vos no das el beneficio de la duda… ¡el proceso recién lo estábamos comenzando! No se le dio la posibilidad de que se desarrollara.

Volviendo al punto original… ¿cree que el diálogo como opción es imposible de retomar?
Eso es la conclusión a la que yo he llegado: ¿por qué tomo la decisión esta de ya no estar enfrascado en buscar la alternativa de paz en el corto o mediano plazo? Porque llegué al convencimiento de que ya no hay capacidad nacional, con actores nacionales, de encontrar una salida a este problema. Siento que nos hemos polarizado demasiado, y que de alguna manera nos hemos satanizado entre nosotros mismos, y que el mismo Consejo terminó siendo un fantoche que para lo único que ha servido es para justificar y legitimar la acción represiva del gobierno en el último año. Por eso cobra fuerza la idea de que tengan que ser actores internacionales los que busquen o contribuyan a buscar soluciones.

En la práctica, ¿qué significa que ya no se te considere vocero del proceso?
Significa que este espacio desde el que yo he estado trabajando los últimos años es un espacio que ya no va a ser utilizado en esta dirección; de hecho, estoy entregando esta oficina, ya no se va a convertir esta acción en mi prioridad, porque voy a atender otros temas: voy a apoyar un proceso de paz donde no hay apriorismos que impidan la búsqueda de la paz: el proceso de Colombia.

¿Ya está en ello?
Ya estoy trabajando en esa dirección y creo que es una excelente oportunidad. Me parece que lo que ahí se está construyendo debería de ser modelo. Estar pensando en una acción unilateral, como la que pretende impulsar la iniciativa de ley para reinsertar a las pandillas… se corre el peligro de que eso se quede en gritos mediáticos, porque quien te tiene que tomar la palabra es el pandillero activo, ¿o no? Y si no lo estás tomando en cuenta y ni siquiera querés hablar con él, ¿cómo vas a hacer para que él pudiera tomar la decisión de acceder a los beneficios de la ley? Es demasiado ingenuo pretender que un conflicto solo una parte determina las reglas. También empezaré a dedicarle parte de mi esfuerzo a un tema del cual yo me había retirado voluntariamente: la política. Hoy sí estoy convencido de que el país necesita verdaderas opciones políticas que cambien esta realidad.

¿Un partido político?
Estoy pensando, estoy intercambiando esta idea con algunos amigos míos que comparten mi tesis, y creo que eso va a ser parte de mis próximos esfuerzos. Vamos a trabajar en construir una alternativa que le resuelva dos cosas a la población: resolverle el problema de la violencia, ¡y eso nosotros sabemos cómo hacerlo! Y dos, resolver el problema de la pobreza, pero no con socialismos. El socialismo no ha resuelto la pobreza a nadie a lo largo de la historia de la humanidad. La pobreza se resuelve generando riqueza y eso vamos a proponer.