Del humor. De Cristian Villalta

28 ABRIL 2019 / LA PRENSA GRAFICA

Está embrecado el país, pues.

O al menos eso quieren hacernos creer, esperando una toma de posesión que por los vientos que corren será lo más parecido al circo romano que hayamos visto en nuestra historia democrática. Digo, para decenas de nuestros diputados y ministros, estar expuestos a las arengas de la barra de Bukele será casi como ponerse en decúbito prono ante los leones.

Sí, que no nos quepa duda que el presidente electo se asegurará que naranjas pintados de cian, cianes pura sangre y rojos rosaditos, todos estén in situ en la plaza Barrios, listos para el aplauso en específicos énfasis y acentos de su discurso inaugural. Y visto lo visto, entre esos highlights de la diatriba no faltarán las referencias más peyorativas a los partidos que gobernaron antes de él.

Si hace 24 horas Bukele se quejaba del FMLN sosteniendo que “da asco”, y si en el último mes no se refirió a ARENA, sino como aliado del Frente, no es difícil prever que los representantes más visibles de ambos partidos lo pasarán mal durante la primera intervención oficial del mandatario, el 1.º de junio. Si algo consta en sus manifestaciones personales una vez ganada la presidencia es su apetito de revancha.

Al pueblo, pan y circo. Y si la clientela se sacia con un guiño, con una gracejada, con una referencia hiriente al desgobierno con que el FMLN cierra su último año en el Ejecutivo, a la incapacidad de autocrítica de la cúpula de su expartido, al pésimo candidato que eligió ARENA para jugársela a todo o nada, al neciamente errático comportamiento de las bancadas de ambos partidos o a lo ladrones que salieron los últimos dos presidentes de la derecha y el primer mandatario de la izquierda, Bukele no se los negará.

Mucha de esa inquina, del incordio y antipatía contra los políticos sigue ahí, con vida propia, palpitante, real; es lo que hay en el mercado, es lo que sus “groupies” digitales y sus predicadores del YouTube recogen a diario para convertirlo en mercadería, y esa mañana sin duda llenarán las alforjas.

Eso no es un problema, vamos. Que cualquiera de nosotros le cante las mañanitas a Medardo, a Sigfrido, al hombre del casco, a Funes o a Saca, o que pidamos capirote y nazareno para que los 10 diputados más bobos y desubicados desfilen por la Roosevelt (es un decir, vamos, si ahí no se puede caminar), es pan de cada día en una democracia, incluso en una preadolescente como la salvadoreña.

Aunque nada haya de divertido en el injusto diseño de nuestro Estado, nada hay tan cómico y tan ridículo como las justificaciones con las que sus administradores pretenden ignorar sus responsabilidades. Por eso es que, al hablar de nuestros políticos, los humoristas la tienen más fácil que los periodistas.

¿Estaría mal visto que Bukele satirice contra sus antecesores en su primer discurso a la nación? No, siempre y cuando su intervención nos permita entender, al fin, qué pretende hacer su gobierno en los temas de recaudación, pensiones y seguridad pública. Si entre esos temas le caben dos ironías, bienvenido.

Bienvenido porque significará que tiene sentido del humor, ¿no? Al menos más que Sánchez Cerén… por algo en este gobierno, el de los chistes siempre fue Óscar.

Y bienvenido porque cinco años serán muy largos para el presidente, si no entiende que la ironía, el sarcasmo y la caricatura son inalienables, un lujo del intelecto, una válvula de la expresión pública, un trajecito travieso que le calza justo al que no quiere que se lo pongan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .