La Afrodita tricolor. De Ricardo Avelar

Los discursos de juventud, renovación y cambio enamoran, como la estatua de Afrodita, pero al acercarse nos encontramos con una pantomima vacía de contenido, más preocupada del eslogan que de un verdadero cambio.

ricardo avelar

Ricardo Avelar, 19 julio 2017 / EDH

Cuando Alfie era un estudiante de secundaria, fue con su escuela a un importante museo de Londres. Ahí, el jovencito se encontró con la estatua de Afrodita, la cual admiró con asombro.

Esa diosa en mármol robó su atención. En sus palabras, era hermosa, una figura perfecta, con rasgos bien esculpidos.

EDH logNo fue hasta que se acercó a la estatua cuando notó que Afrodita tenía ya algunas grietas, agujeritos e imperfecciones. La describió como “una escultura hermosa pero dañada de una forma que no notarías hasta que te acercas”. Y eso, confesó, la arruinó para él.

Estamos desde hace rato en campaña electoral y de forma similar al pasaje de esa película de Jude Law, hay quienes a la distancia quieren proyectar una imagen inspiradora, como de redentores y salvadores de una patria desolada.

Tal es el caso del partido ARENA. “No saben gobernar”, dijeron del FMLN en junio de 2010, cuando lanzaron la campaña de “Incapaces”, el incómodo mote que dieron al primer año de gestión Funes. En esta y otras campañas han destacado la opacidad en la que el oficialismo se ha conducido, el desastre financiero que vivimos y la política de nepotismo que ha llenado la planilla estatal.

¡Y tienen razón!

Este gobierno tiene un récord vergonzante en cuanto al rumbo en que lleva al país, un cuestionable desempeño en transparencia y su conocimiento financiero parece salido de algún manual griego. Finalmente, activistas, primos, nietos, socios de empresas y amigos han obtenido notorios cargos públicos.

Por ello, que el partido de oposición se atreva a denunciarlo es algo en apariencia admirable. Parecen no haber dejado de poner el dedo en la llaga.

De lejos, como Afrodita, son un partido que podría llamar la atención al incauto espectador de la política. Pero al igual que Alfie, conviene dar unos pasos al frente y acercarse a esta estatua que ha erigido el partido ARENA.

Ya con el armatoste enfrente, podrá notarse que está lleno de grietas, agujeros, inconsistencias e imperdonables errores que en ocasiones pueden parecer torpeza y mal diseño y, a veces, deliberados actos de abuso, corrupción o complicidad.

Fíjese, por ejemplo, en la constante campaña sobre la crisis fiscal en la que está sumida el país. Los tricolores deberían estar deseosos de increpar al ministro de Hacienda sobre su desempeño y saber si pretende ser un violinista de falso optimismo y cifras alegres en el Titanic de las finanzas públicas.

Sin embargo, el pasado jueves 13 de julio, cuando el ministro rindió su informe al pleno de la Asamblea Legislativa, su sección del hemiciclo estaba casi vacía. A Carlos Cáceres solo lo escuchaban Mauricio Vargas, Juan Valiente y Johnny Wright. Ninguno de los tres es miembro de la comisión legislativa que ve asuntos hacendarios, por cierto.

La función de la Asamblea Legislativa y de los diputados es ejercer controles interorgánicos, en particular al Ejecutivo, pero los tricolores se ausentaron, como dijo Carmen Elena de Escalón, para ir a una reunión de fracción. Es decir, ¡trabajo partidario antes de su misión ante la ley!

Otro tema preocupante es la renovación. Desde inicios de la semana, un nuevo cuadro que “sí ha sudado la camiseta” se ha hecho merecedor de un espacio en el listado de precandidatos tricolores. Se hace llamar “el diputado más joven”, pero hace unas semanas colgó una foto de la “fuerza renovada” de su agrupación política, en la que luce sonriente el diputado que prestó su vehículo a su hermana para un viaje personal y fue condenado por el Tribunal de Ética.

Y al igual que su partido, no siente incomodidad en compartir planilla con gente sancionada por abuso de recursos o nepotismo.

Los discursos de juventud, renovación y cambio enamoran, como la estatua de Afrodita, pero al acercarse nos encontramos con una pantomima vacía de contenido, más preocupada del eslogan que de un verdadero cambio en actitudes y sin mayor significado que el de la perorata electoral.

ARENA ha tenido la oportunidad de convertirse en una oposición decente, pero se ha dedicado a premiar la lealtad sobre la integridad y el pensamiento crítico. Ya viéndola de cerca, qué horrible se mira.

@docAvelar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s