Con la mirada hacia el futuro. De Cristina López

Nuevamente, se nos ha presentado la oportunidad de cambiar todo lo que criticamos en nuestra Asamblea. De pasar de la queja en redes sociales a la acción a través de un voto razonado.

Cristina López, 15 mayo 2017 / EDH

Más de alguna vez hemos sido todos víctimas del hartazgo electoral. Todos, quizás con la excepción de los políticos, para quienes la elección define si consiguieron hueso o no. Para el resto de nosotros —simples mortales— requiere esfuerzo y esmero hacerle frente a la obligación cívica de informarse al respecto de las políticas de uno u otro candidato, examinar records, y establecer juicios de valor. Sobre todo cuando el volumen de las campañas electorales (ahora multiplicadas por el voto por cara) llena de ruido todos los espacios, visuales y auditivos. Es por eso que el descanso que nos dan los años como este, en que tenemos “vacación electoral”, lo tenemos más que ganado.

Sin embargo, vale la pena ver tiempos como este, en que estamos a menos de un año de elegir a nuestros representantes para la Asamblea Legislativa, como una oportunidad de aprovechar que no ha comenzado la estridencia de las campañas (al menos oficialmente) para ver hacia el futuro. Nuevamente, se nos ha presentado la oportunidad de cambiar todo lo que criticamos en nuestra Asamblea. De pasar de la queja en redes sociales a la acción a través de un voto razonado. De influir en las plataformas y propuestas que en estos momentos comienzan a construir los candidatos que buscan ganarse nuestras simpatías.

¿Le molesta que los diputados que escogió en la elección pasada no se presentan a la plenaria? No los reelija. ¿Le estorba que la falta de renovación de liderazgos esté dejando poco espacio para el debate de nuevas ideas? Déjele saber al partido de su afinidad que necesitan una oferta electoral que se apoye en mentes jóvenes con experiencias diversas, y no de las reliquias arcaicas a quienes ya se les dio (en contadas ocasiones y periodos legislativos) la oportunidad de hacer cambios y no los hicieron. Votar por las mismas personas que han estado marinándose por años en los jugos del poder y pensar que ahora sí se lograrán cosas diferentes es hacer gala de un optimismo que raya en la ingenuidad. También los suplentes importan: aunque históricamente el papel del suplente se ha visto como llanta de repuesto, en realidad la suplencia es tan importante como el legislador electo. Las suplencias, más que huesos del nepotismo, deberían verlas los candidatos como semilleros de liderazgo futuro, buscando suplentes que puedan complementarlos en áreas que por falta de experiencias vividas o estudios, encuentren más débiles que otras.

Jamás tendremos representantes de los que podamos enorgullecernos si las opciones, en lo que a candidaturas se refiere, siguen siendo iguales. Es en este momento de vacación electoral en que a los ciudadanos comprometidos nos toca hacer la tarea y exigir de los partidos mejores candidatos, y de los actuales representantes, mejores propuestas con cambios específicos si es que quieren reelegirse.

No deberían merecer la reelección aquellos que a través del nepotismo (o imprudencia, el último eufemismo de moda) favorecen a sus familias con los bienes públicos que financiamos como ciudadanos. No deberían merecer la reelección los que mienten, ni los que aprovechan los recursos públicos para uso propio. No deberíamos reelegir a los que no llegan a la plenaria, ni a los que no se plantean el combate a la corrupción como prioridad. Sería una vergüenza darle otra oportunidad a diputados que han usado su plataforma privilegiada para aplaudir abusos de derechos humanos en otros países por puro interés político, en vez de abogar por quienes son oprimidos por gobiernos autoritarios. ¿Que si seguimos estos criterios nos quedaríamos sin opciones? Entonces anímese a lanzar una candidatura, o apoye los esfuerzos de aquellos líderes en su comunidad con vocación de servicio que lancen las suyas. Aprovechemos la vacación electoral para ver al futuro, antes de que la elección nos robe la paz.

@crislopezg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s