Maduro y la falacia de la soberanía. De Ricardo Avelar

No se puede hablar de la soberanía de un país si sus ciudadanos no son libres de elegir su proyecto de vida y de nombrar a los representantes que quieran. No hay legitimidad de un sistema si se le ha negado la opinión a quienes tienen algo que señalar a sus gobiernos.

Ricardo Avelar, 10 mayo 2017 / EDH

Hace dos años, el Foro de Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas celebrado en Panamá fue testigo de un hecho inédito en varias décadas: por primera vez, delegaciones de Cuba se dieron cita en tan importante evento regional.

No obstante, debido a la difícil situación política del país, la isla tuvo que inscribir dos delegaciones diferentes. Una que representaba a los simpatizantes del régimen encabezado por Raúl Castro y la otra, formada por conocidos opositores, jóvenes activistas por la democracia, representantes de partidos políticos “clandestinos” que abogan por la institucionalidad y artistas que durante una semana ofrecieron conciertos por la paz y la unidad en diferentes puntos de la capital canalera.

Esta era una oportunidad dorada para que ciudadanos de un mismo país pudieran encontrarse y dar un mensaje que su vetusta cúpula de gobierno no ha podido dar: la apertura a ideas opuestas y la tolerancia a puntos divergentes.

Sin embargo, desde el inicio esta tarea se configuró como una odisea inalcanzable. Tanto el encuentro de jóvenes como el de sociedad civil tenían a su cargo redactar sendos comunicados sobre la gobernabilidad democrática en la región. Cuando se plantearon mínimos no negociables, como independencia de poderes, transparencia o ausencia de presos políticos, la delegación castrista tomó la triste decisión de boicotear la sesión.

Entre cantaletas de “gusanos”, “machete que son poquitos” o “cachorros de la oligarquía” (con las que buscan intimidar a sus detractores), los simpatizantes de la prehistórica tendencia de los Castro pusieron en pausa la misión hemisférica de pronunciarse a favor de la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Y su única excusa era que debía respetarse la soberanía de Cuba, que “ha elegido” su sistema político, pese a que nadie menor de ochenta años ha votado libremente en ese país.

Dos años después, es Venezuela quien está pasando por una tremenda crisis humanitaria y una represión estatal de condiciones vergonzantes. Durante el último mes, día con día miles de opositores han salido a las principales calles del país a exigir que se convoquen elecciones generales, un restablecimiento del hilo constitucional democrático, la libertad de presos políticos y una salida de la grave escasez de bienes básicos. Y lejos de encontrarse con un gobierno dispuesto a ceder en estas básicas peticiones, se han topado con las balas y las bombas lacrimógenas propias del autoritarismo.

En este contexto, gran parte de la comunidad internacional dejó de anteponer excusas y ha dado un paso decisivo, el decir de forma lapidaria que en Venezuela la democracia no existe y que ahí se ha dado paso a una simple y llana dictadura, que además tiene peligrosos vínculos con grupos criminales.

En ese sentido, los pocos gobiernos que permanecen lambiscones (y los que ejercen una cómplice ambigüedad como el de El Salvador) al barbárico grupo de Maduro hacen alegatos similares a los de la delegación procastrista hace dos años en Panamá: apelan a la soberanía.

Según ellos, exigir elecciones, libertad de presos políticos y un cese a la represión son expresiones imperialistas que buscan matar el sueño de una América libre.

Afortunadamente, la lógica favorece a la causa democrática. Concretamente, la falacia “non-sequitur”, que es aquella que sucede cuando una conclusión no corresponde a sus premisas.

No se puede hablar de la soberanía de un país si sus ciudadanos no son libres de elegir su proyecto de vida y de nombrar a los representantes que quieran. No hay legitimidad de un sistema si se le ha negado la opinión a quienes tienen algo que señalar a sus gobiernos.

La batalla del lenguaje no es suficiente para derrotar a quienes tienen las armas, pero pueden resquebrajar el endeble apoyo popular a estos regímenes producto de la propaganda.

Pero poco a poco se puede romper el mito. Hagámosle un favor a nuestros hermanos venezolanos, cubanos o de cualquier otro país gobernado de manera autoritaria. Si no hay elecciones, si hay presos políticos y se silencia a quienes critican, eso es una dictadura y ahí no hay soberanía, legitimidad o justificación. Al menos eso hagamos en honor de quienes sufren y de quienes han muerto a manos de la violencia estatal.

@docAvelar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s