El modelo está claro. De Sandra de Barraza

Sandra de BarrazaSandra de Barraza, 10 febrero 2017 / LPG

En el título V, artículos del 101 al 120, de nuestra Constitución de la República está el orden económico de nuestra sociedad. ¿Orden económico? La RAE lo define como “el mandato que se debe obedecer, observar o ejecutar” en la “organización económica” a la que se aspira. ¿Orden es sinónimo de modelo? Como la Constitución es el contrato social, lo asumo como sinónimo: “modelo, es un esquema teórico de un sistema o una realidad compleja para facilitar su comprensión y el estudio de su comportamiento”.

la prensa graficaLa Constitución obliga al Estado y su administración pública a “promover el desarrollo económico y social mediante el crecimiento de la producción, la productividad y la racional utilización de los recursos”. Es claro el cómo. No hay desarrollo económico ni social sin producción. No hay desarrollo económico ni social sin productividad. No hay desarrollo económico ni social usando irracionalmente los recursos humanos, naturales, económicos, financieros y más.

En el país hay producción. Hay manufactura de textiles, de confección, de plásticos, de alimentos, de bebidas, de productos químico/farmacéuticos, de calzado, de papel y cartón, metalmecánica y más. Se producen abundantes servicios de comida (restaurantes, comedores y otros), de alojamiento (hoteles, hostales y otros), de salud, profesionales/técnicos y científicos, administrativos y logísticos, de financiamiento, de seguros, de informática, artísticos y de recreación. Hay servicios de comunicación y transporte.

Hay agroindustria (azúcar y café). Se tiene construcción. Se explotan minas (p. ej. carbón) y canteras (p. ej. piedra, grava). Hay industria creativa en publicidad, en artesanías de exportación, en diseño, en arquitectura, en desarrollo de software, música, video, ediciones, radio, televisión… y más. ¿Cuáles son las apuestas estratégicas? Fue la pregunta del Asocio para el Crecimiento (2011-2016). El Plan 2014-2019 tiene 9 prioridades en industria manufacturera y tiene 8 servicios priorizados. El Plan 2014-2019 prioriza 17 “sectores de la producción” para promoverlos tal como lo manda la Constitución. ¿Tienen condiciones internacionales? Hay que preguntar porque el mercado nacional es irrelevante.

Son las empresas las que producen. ¿Cuántas son? Las empresas formales tienen que pasar por seis o más dependencias gubernamentales, para renovar el permiso de operación. Pero… no hay información actualizada. La Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC) registró 25,000 unidades productivas en 2011. La mayoría son micro y están concentradas territorialmente. Si el Estado, a través de la administración pública, es eficaz en la tarea, el número de unidades y su tamaño en ventas y empleo, deberían crecer. ¿Se ha logrado con eficacia? No se ha pasado del 2.5 %.

La otra ocupación que debe asumir el Estado es la productividad, que se refiere al número de unidades que se producen en un determinado tiempo, utilizando los recursos y el equipo necesario. Esto tiene que ver con tecnología. ¿Somos productivos? El Banco Central de Reserva (BCR) difundió el estudio “Análisis de la Productividad y los Costos Laborales Unitarios Reales en El Salvador en el período 1990-2009”. Afirmó: “Los sectores económicos con mayores niveles de productividad y menores costos laborales son: industria, agropecuario; minas y canteras; comunicaciones, y electricidad, gas y agua. Los sectores con resultados desfavorables son el financiero, el inmobiliario, los servicios a empresas; los servicios del gobierno (la burocracia); el comercio, los restaurantes y hoteles”. El BCR participó la iniciativa de CEPAL para precisar los indicadores de productividad. ¿Sirve para algo esta información? ¿Se usa para diseñar políticas públicas? Hay que confirmar que las decisiones no se toman con el corazón.

La Constitución manda “la racional utilización de recursos”. ¿Con qué lo hacen? Con abundantes normas y regulaciones. Pero ¿son coherentes con el mandato constitucional? Hay que preguntarlo porque es usual que las leyes y reglamentos obstruyan el mandato constitucional.

Y el mismo artículo establece el para qué del mandato. Para “asegurar a todos los habitantes del país una existencia digna de ser humano”. Y esto ¿qué significa? ¿Qué alcance tiene? Hay que responder. Y hay que hacerlo porque de esto depende cumplir con el principio de justicia social. El título V de la Constitución contiene el modelo económico. Precisa el qué, el cómo y el para qué. ¿Por qué afirman que el modelo económico está agotado? ¿Se ha asumido realistamente lo que mandata la Constitución? Hay conciencia de qué hacer y qué no hacer. Responder implica una autocrítica de los que representan los intereses del pueblo dentro del gobierno. ¿Es posible?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s