Justo en la orilla. De Federico Hernández Aguilar

Hace un par de años, cuando se advertía el pronunciado declive en que estaban cayendo las finanzas públicas, la estrategia del gobierno era negar que las cosas estuvieran tan mal.

IXVT_federicoFederico Hernández Aguilar, 23 septiembre 2016 / LPG
El presidente de la República hasta llegó a emplear el calificativo de “agoreros de la desesperanza” refiriéndose a los líderes empresariales que llamaban la atención sobre aspectos tan cruciales como el incontrolable aumento de la deuda, el creciente déficit fiscal, la ausencia de planes de austeridad y la presentación anual de leyes de presupuesto con evidentes omisiones y sobrestimaciones.

la prensa graficaEn aquel momento la negación hacia afuera sustituyó las necesarias acciones hacia adentro. Poco o nada se hizo para impedir que el país siguiera dando pasos de suicida hacia el abismo. Hoy ya estamos frente a él y nuestras autoridades quieren que nadie pregunte por qué llegamos hasta aquí. Pretenden que nos creamos el cuento de que los culpables de un potencial “default” son la Sala de lo Constitucional o la oposición política, pero se olvidan que la primera e indelegable responsabilidad de manejar correctamente las finanzas estatales ha sido suya desde el año 2009.

Ahora sí, por supuesto, se reconoce la amenaza del impago. Hoy se demandan soluciones con la actitud perentoria de los maquinistas imprudentes, porque el tren está a punto de descarrilar y se necesita la fuerza conjunta de todos los pasajeros para manipular el freno. Ya el camino fácil de desmentir a los críticos se volvió intransitable, así que se opta por criticar la dura realidad y por exigir a los demás que se comprometan a cambiarla. Pero, ¿y el compromiso de cambiar los patrones de conducta financiera que nos han metido en este lío? ¿Por qué no se escucha fuerte y clara esa oferta desde el oficialismo, pero traduciéndola en obligaciones serias y medibles, de modo que erradiquemos de una buena vez las causas –y no solo los efectos– de nuestra crisis fiscal?

Es absolutamente improcedente, por otro lado, obviar las consecuencias dramáticas que para la economía salvadoreña podría tener un “default”. Solo pensemos en el ajuste inmediato que el gobierno tendría que hacer para reducir drásticamente su presupuesto: recortes de personal, adopción de nuevas políticas salariales, impago generalizado a proveedores del Estado… Y mientras tanto, nuestras fuentes externas de financiamiento se cerrarían, el acceso a los mercados internacionales nos quedaría vedado y el perfil crediticio del país llegaría a su punto histórico más bajo. Según estimaciones de FUSADES, nuestra economía podría experimentar un retroceso de 40 años, haciendo que para cada empleado salvadoreño aumentara hasta en un 20 % el riesgo de perder su fuente de ingresos.

Duro. Durísimo. Nadie debería permitirse el lujo de minimizar los efectos devastadores que para El Salvador tendría un “default”. Y más que nadie deben tenerlo presente el FMLN y ARENA, a quienes los electores dimos la cuota de representación parlamentaria suficiente para negociar acuerdos sustanciales y de gran calado. Los ajustes que no se hicieron hace dos años, desde luego, hoy tienen un costo mayor, pero también los entendimientos han dejado de ser opcionales.

ARENA tiene la obligación histórica de renunciar a los cálculos electorales, y el FMLN debe renunciar al simplismo de exigir dinero para resolver sus problemas de caja. La oposición se equivoca si cree conveniente exhibirse como el tuerto que puede gobernar en tierra de ciegos. Y el oficialismo comete un grave error si sigue considerando que la falaz repartición de culpas es un discurso inteligente.

A pocos meses de la celebración del primer cuarto de siglo de aquellos Acuerdos de Paz de 1992, urge llegar al gran acuerdo nacional que nos aleje del abismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s