Díme a quién defiendes y te diré quién eres. De Joaquín Samayoa

Joaquin SamayoaJoaquón Samayoa, 16 septiembre 2016 / EDH-Observadores

Defenderse culpando a otros es parte del ADN del FMLN. ¿Aceptar errores? – Nunca. ¿Guardar prudente silencio? – Tampoco. ¿Defenderse con buenos argumentos? – Muy complicado, requiere cierto esfuerzo intelectual que no quieren o no pueden hacer. Es mucho más fácil inventar conspiraciones y dar vida a fantasmas de golpe de estado. Y, a medida que el tiempo transcurre, es cada vez más frecuente que nos vengan con ese tipo de patrañas. Lejos quedaron aquellos tiempos en los que algunos dirigentes estaban genuinamente motivados por cierto idealismo, no en el sentido filosófico pero sí en el sentido moral del término. En su etapa germinal, predicaban la idea de la revolución como un vehículo necesario para hacer posible el surgimiento de un “hombre nuevo”. Todavía no había feministas que protestaran por el lenguaje sexista. De cualquier forma, al hombre nuevo le endilgaban una buena cantidad de virtudes, entre ellas la de estar abierto a la crítica y la de cultivar el hábito de la auto-crítica.

observadorEso era cuando luchaban por el poder. Ahora ya lo tienen. Ahora las cosas son muy diferentes, en parte porque los mejores hombres y mujeres que apoyaron el esfuerzo revolucionario ya no están; algunos simplemente se distanciaron, mientras que muchos otros ofrendaron sus vidas y han sido olvidados. De los que quedan, muchos se han dejado seducir por privilegios que nunca antes habían disfrutado; otros, los menos, tal vez conservan su integridad moral e ideológica, pero tienen pánico a reconocer el evidente fracaso del proyecto político al que han dedicado sus vidas; sienten una profunda necesidad existencial de negar su fracaso y culpar a otros por sus errores.

El caso es que ahora defienden todo aquello que tanto y con tan buenas razones repudiaban. Defienden regímenes que violan los más elementales derechos civiles y políticos. Nunca se les ha escuchado siquiera una débil crítica por los presos políticos y la represión en Venezuela, ni por los constantes atropellos a los medios de prensa, o por la abolición sistemática de la independencia de los poderes del Estado en ese y otros países de la región.

Los más altos dirigentes del FMLN, algunos de ellos con importantes cargos además en el gobierno o la legislatura, han intentado justificar, sin un ápice de vergüenza, sus despilfarros del dinero que tanta falta hace para satisfacer las necesidades más básicas del pueblo que creyó en sus promesas.

Tratan cada hecho aisladamente para poder trivializarlo fácilmente, pero en conjunto el desperdicio suma cientos de millones de dólares con los que se podría salvar y mejorar muchas vidas en hospitales desabastecidos, en calles inseguras, en escuelas desvencijadas.

Dentro de esa línea de pensamiento y acción, no es extraño que en la presente coyuntura defiendan al expresidente Funes, llegando al extremo de aconsejarle salir del país y pedir asilo político en Nicaragua para no ser alcanzado por el brazo de la justicia.

Todos conocemos y respetamos el principio jurídico de la presunción de inocencia, pero en este momento no se trata de eso. Para juzgar moralmente el comportamiento de un funcionario público no es necesario esperar los resultados de un proceso judicial. Los excesos de Funes siempre estuvieron a la vista de quien los quisiera ver. Los delitos propiamente dichos tendrán que ser probados en los tribunales, pero no quieran hacernos creer, señores y señoras del FMLN, que ustedes no se dieron cuenta de todas las irregularidades y del abuso, como mínimo, de muchos millones de dólares de la “partida secreta” para lujos que no van con el cargo que Funes ostentaba.

Con lo que ya se conoce, hay suficientes indicios para justificar la investigación que la Fiscalía está realizando. En vez de acusar a la Fiscalía de hacer persecución política, el FMLN debiera estar colaborando activamente para esclarecer toda la verdad.

No es extraño que quieran crear el fantasma de la persecución política, pero es una ofensa a la inteligencia y a la sensibilidad de la gente afirmar, como lo hizo la presidenta de la Asamblea Legislativa, que a Funes se le persigue porque ARENA lo odia. Lo único cierto en esa afirmación es que ARENA odia a Funes. Lo odia como reacción a la virulencia de sus incesantes ataques al sector privado; lo odia por su discurso divisivo que tanto daño hizo a nuestra sociedad; lo odia por su hipocresía y por su prepotencia.

Lo que no dice la señora Peña, porque no lo quiere decir o porque su ceguera ideológica le impide verlo, es que no es solo ARENA la que tiene animosidad contra el expresidente. La gente que está más molesta e indignada es la que creyó en él. Las mismas bases del FMLN son las que más razones tienen para odiarlo al darse cuenta de cómo se ha gastado el dinero que a ellos se les niega siempre que piden agua en sus comunidades, seguridad en sus vecindarios, medicinas en sus hospitales, incrementos en sus salarios, buena educación en las escuelas de sus hijos.

Al final de esta historia y cuando sea del conocimiento público toda la información que haya recabado la Fiscalía, tal vez no se pueda probar la culpabilidad del expresidente en todo lo que se le imputa, pero sí habrá pruebas contundentes para condenarlo judicialmente por algunos de ellos y quedará en evidencia también un cúmulo de actuaciones inapropiadas y hasta escandalosas que dejará muy mal parado al FMLN por su silencio cómplice y por su defensa de actuaciones reñidas con los valores políticos y religiosos de la gran mayoría del pueblo salvadoreño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s