Mes: julio 2016

The Observer view on Pope Francis’s comments on a world at war. Editorial de The Guardian

Pope Francis walks through the gate of Auschwitz on Friday. Photograph: Filippo Monteforte/AP

Pope Francis walks through the gate of Auschwitz on Friday. Photograph: Filippo Monteforte/AP

guardianEditorial, 30 julio 2016 / THE GUARDIAN

Pope Francis is a thoughtful man whose views should be taken seriously. So his unusually dramatic declaration last week that the world is at war deserves closer scrutiny. The pope was responding to the shocking murder in Normandy of a Catholic priest, Father Jacques Hamel, by two French-born Isis recruits and two earlier Islamist attacks in Germany. But his remarks raised wider questions reaching far beyond the immediate struggle against random acts of terrorism.

“The word we hear a lot is insecurity, but the real word is war,” the pope said. “We must not be afraid to say the truth, the world is at war because it has lost peace.” Continuing, he sought to clarify what he meant. “When I speak of war, I speak of wars over interests, money, resources, not religion. All religions want peace; it’s the others who want war.”

Is Francis right? Is the world at war? Looking at recent events, including the Bastille Day atrocity in Nice, a string of lesser attacks in German cities and, for example, the ongoing, merciless bombardment of 300,000 people trapped in what remains of Aleppo, it is tempting to answer with a heartfelt “Yes”. Day after day, our televisions, radios, mobiles and newspapers deliver awful tidings of yet more egregious examples of man’s inhumanity to man.

Yet our perspective is skewed. Figures compiled by the University of Maryland’s Global Terrorism Database show that, in western Europe, the number of civilians killed as a result of terrorist acts has fallen sharply in recent years from peaks in the 1970s and 1980s. Even then, at the height of IRA, Basque separatist, Red Brigades, Baader-Meinhof and PLO activity, the annual toll numbered a few hundred. Current fatality levels in Europe are significantly lower, despite the rise of Isis.

In point of fact, the vast majority of civilian deaths from terrorism in 2015 – 74% – were confined to five countries: Iraq, Afghanistan, Nigeria, Syria and Pakistan. Or looked at another way, between 1969 and 2009, there were 38,345 terrorist incidents around the world. Of these, 2,981 were directed against the US, while the remaining 92% were directed at other, mostly poor nations. The worst single atrocity since 9/11 took place this month in Baghdad, where Isis bombs killed hundreds.

If the pope’s claim about a world at war is set against a broader measure of armed conflicts, similar doubts arise. According to the International Institute for Strategic Studies, about 167,000 people died in armed conflicts in 2015, historically far fewer than in the post-colonial and Cold War periods of the last century. This figure is itself distorted by Syria, which accounted for 55,000 of the total. Again, a handful of countries accounted for most of the remaining deaths, notably Nigeria, Afghanistan and Mexico.
Advertisement

These figures suggest three things: that, overall, worldwide levels of organised state against state, internal state and non-state (terrorist) violence have significantly declined over the past 50 years; that the conflicts that persist are mostly confined to a diminishing number of countries or regions, not in Europe or the US; and that most parts of the world are enjoying an unprecedented period of prolonged peace. The big picture, as delineated by academics such as Harvard’s Steven Pinker, is not one of a “world at war”, but of a world that may, slowly, be learning to deal with problems by non-violent means.

Such conclusions plainly fly in the face of popular, western perceptions of heightened physical threat, as enunciated by the pope. This may be because violence, particularly Islamist terrorism, is suddenly much more in evidence on our own doorsteps. It may be because, thanks to mass media and the internet age, ordinary citizens are more aware now of global contemporary events than at any time in human history. The result is an exaggerated, disproportionate sense of the dangers presented by our own times. This may also stem from woeful, collective ignorance of recent and not so recent history.

But this disconnect between the objective reality of present-day conflict, the emotions and fears surrounding it and the language and terminology used to describe it, may be deeper rooted. As Francis suggested, the shared conception that we are living in a time of war arises from conflicts in many other dimensions, such as the “war” over disappearing natural resources and environmental protection, the “wars” on poverty, on drugs and on preventable disease, or the “war” between business interests, represented by global corporations and international capitalism and the common people’s recurring aspirations, now ever harder to crush or deny, for fair, equal and just societies based on human rights, shared responsibilities and agreed laws.

Maybe Francis was also pointing, opaquely, to what might be termed a war of minds, a global war of ideas, one that rages ever more fiercely in a 21st century whose dawn, supposedly, marked the beginning of a post-ideological age but that now grows desperate (and violent) in its search for belief, certainty, conviction and truth.
Advertisement

How else to account for nationalists, populists, demagogues, charlatans and rogues from Trump Towers to Vienna’s far-right Freedom party to France’s Front National to Greece’s Golden Dawn, which peddle absolutist solutions, perverse panaceas and divisive, separatist slogans with such evident, partisan support?

And how else to interpret the religious rift, or fitna, within Islam between Sunni and Shia, and between Islam and the west, if not in terms of a battle of dogma and belief? The pope may be correct that this is not a war of religions, certainly not a war led by established religious leaders such as himself. But to claim that the current, intensifying global battle for new, viable credos for the new century is not, in part, a religious and spiritual struggle, too, is surely delusional.

Thomas Hobbes believed man’s natural, eternal state was “warre”. The aim and duty of every human society before and since has been to prove him wrong – and to resurrect Francis’s “lost peace”.

Why we should care that Nicaragua is becoming a dictatorship (again). By Tim Rogers

dsc04670-copy

Tim Rogers, Fusion's senior editor for Latin America

Tim Rogers, Fusion’s senior editor for Latin America

Tim Rogers, 30 julio 2016 / FUSION

When Daniel Ortega was re-elected president in 2006, I cheered for Nicaragua.

When he sidestepped the constitution to get himself re-elected in 2011, I worried for Nicaragua.

And now that he has consolidated authoritarian rule in his bid to become president for life, I am afraid for Nicaragua.

Nicaragua is my second country. It’s my muse. My wife’s native land. The place that keeps me up at night.

 I moved to Nicaragua in 2004 at age 28, chasing the romantic memory of the revolution I watched on the nightly news of my childhood. I had posters of Daniel Ortega, Gen. Augusto Sandino, and Comandante Cero. A red-and-black Sandinista flag used to hang above my bed.
Famous painting in Managua of Gen. Augusto C. Sandino, the "General of Free Men" and the namesake of the Sandinista National Liberation Front

Famous painting in Managua of Gen. Augusto C. Sandino, the “General of Free Men” and the namesake of the Sandinista National Liberation Front

But it didn’t take me long to become disenchanted with Ortega and the Sandinistas once they returned to power.

I was always leery of Ortega. He was a politician with a long tail; a man who was accused of sexually abusing his own stepdaughter. But I always wanted the leftist Sandinista Front to have a fair shot at governing Nicaragua in times of peace. During the 1980s, the Sandinistas managed to implement important social, educational, and health programs while fighting a brutal war against contra guerrillas—who were funded, trained, and equipped by the United States.

So just imagine what the Sandinistas could do in times of peace and with a fat check from Tio Hugo Chávez, I thought naively.

fusionWhen the Sandinistas were voted back into power after 16 years of “governing from below,” Nicaragua was ready to give them another chance. After all, Ortega and his party had respected the rules of the game enough to acknowledge electoral defeat in 1990, and again in 1996 and 2001. So the Sandinistas had proven that they were housebroken and respected rule of law—or so I thought.

Boy was I so wrong.

Since returning to office nearly a decade ago, Ortega has methodically and completely dismantled Nicaragua’s fragile institutional democracy from within and reshaped the laws in a way that support his personal aspirations to create a one-party system that he can govern unopposed till death do they part. By hook and crook, Ortega and his lackeys have taken control of all four branches of government, implemented a repressive zero-tolerance policy for street protests, and rewritten the constitution to eliminate checks and balances.

Daniel Ortega has dismantled Nicaragua's democracy from the inside

Daniel Ortega has dismantled Nicaragua’s democracy from the inside

Ortega put the final nail in the coffin of Nicaragua’s democratic pluralism on Friday, when his sycophants in the Supreme Electoral Council ordered the ouster of 28 opposition lawmakers and substitute lawmakers from the National Assembly. Now Ortega doesn’t face any political opposition, symbolic or otherwise, and can run unopposed for another re-election in November.

The Sandinistas argue that the death blow to the opposition was legal, and they should know since they wrote the laws. So congratulations, comandante, you’ve finally got your dream of turning Nicaragua into your family farm.

But does anyone really care?

Nicaraguans don’t seem to. With the exception of the weekly Wednesday protests that draw a few dozen familiar people into downtown Managua to demonstrate for free elections, no Nicaraguans are in the streets. Some people are clearly too scared to protest, but many others are apathetic or too busy chasing Pokémon. Ortega remains remarkably popular, despite his power grab and his inability to deliver on any of of the megaprojects he has promised, from the interoceanic canal to the oil refinery. And despite recurring reports of re-armed contras organizing in the mountains, Nicaragua has not mustered any meaningful opposition to El Comandante’s family rule.

The U.S. doesn’t seem to care, either. Thirty years after spending more than $1 billion to fund an illegal counterrevolutionary war against the Sandinista government in the 1980s, the U.S. doesn’t even seem to acknowledge what’s going on in Nicaragua anymore.

In fact, as Ortega’s party was finalizing its power grab on Friday afternoon, the U.S. Embassy was sending out a press release congratulating itself for a successful business “networking” grip-and-grin they hosted to “contribute to the economic development of the country.” The U.S. Embassy couldn’t appear more disconnected from Nicaragua’s political reality if it were operating in a parallel galaxy.

The U.S. embassy held a business networking event on Friday, as Ortega put the final nail in the coffin of Nicaragua's democratic pluralism

The U.S. embassy held a business networking event on Friday, as Ortega put the final nail in the coffin of Nicaragua’s democratic pluralism

 

Reagan must flipping in his grave.

As well he should be. The old bastard’s war on Nicaragua caused horrific suffering, death, and destruction on a tiny country that was trying to change its course in history and determine its own destiny. But for the U.S. to go from being hellbent on driving Ortega from power in the 1980s to being entirely indifferent to Ortega’s anti-democratic power grab in 2016 makes Uncle Sam seem like he’s suffering from a case of undiagnosed amnesia.

The truth is that the U.S. was wrong to make war on Nicaragua in the 1980s. But it’s wrong again to not care what is happening there now.

Putting out cookies and coffee for business innovators to speed network while the country’s democracy goes completely off the rails just outside the embassy gates reminds us that the United States’ priorities in the world are oftentimes different than advertised. Washington, D.C. likes to think it’s a beacon for freedom and democracy, but the light it’s tending to on the hill shines for business and trade.

But in the long run, economic development needs rule of law. Even the country’s private sector, which has been allied with Ortega since 2007, knows that what’s coming isn’t good for business. COSEP, the country’s largest business chamber, released a communique on Friday night fretting about “political stability,” the “weakening of a representative democracy,” and “social cohesion.”

Ortega has become increasingly reclusive since returning to power a decade ago, but he wasn't always afraid of the public. Pictured here in 2005

Ortega has become increasingly reclusive since returning to power a decade ago, but he wasn’t always afraid of the public. Pictured here in 2005

 

The head of COSEP told me years ago for an interview with my old news site, Nicaragua Dispatch, that their chamber’s strategy was to work with Ortega to build the country’s economy to levels where democracy would have a chance to finally take root. His thinking was that Nicaragua was too poor to be a democracy. Well now it’s too authoritarian to be a democracy. And maybe too anti-democratic to anything other than poor.

The point is that democracy matters now, and forever—even in Nicaragua, which was never very good at it in the first place.

Democracy is loud and messy and imperfect. But it also tends to be self-correcting and enduring. Despite its warts, democracy is still way better than the alternative. As Winston Churchill famously said, “Democracy is the worst form of government, except for all the others.”

Nicaragua is making a serious mistake by not tending to its young democracy, and allowing it to be replaced by the weeds of authoritarianism and personal ambition. These things never end well.

Nicaragua might have been unpracticed in democracy, but it shouldn’t be so insecure to think it can’t learn. And the world is wrong to not care that Nicaragua has stopped trying.

Un camino de esperanza. De Christian Salazar Volkmann

El Salvador está en un momento histórico. La sentencia de inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz le da la oportunidad de consolidar un proceso de reconciliación nacional. El escenario que se presenta requiere prudencia y calma de todos los actores, pero también el firme compromiso de escuchar y poner a las víctimas al centro de las acciones que se impulsen.

Christian Salazar Volkmann es el residente del sistema de Naciones Unidas en El Salvador

Christian Salazar Volkmann es el representante residente del sistema de Naciones Unidas en El Salvador

Christian Salazar Volkmann, 30 julio 2016 / LPG

En ese sentido, son valiosos los llamados a la sensatez realizados por el presidente de la República y diferentes sectores de la sociedad, como la Conferencia Episcopal Salvadoreña, que igualmente se pronuncian por la superación de la impunidad en favor de la justicia.

Un conjunto de procesos y mecanismos reconocido internacionalmente para reconstruir el tejido social dañado por la violencia e intolerancia es la justicia transicional. Este proceso se inició con los Acuerdos de Paz, por ejemplo con la creación de la Comisión de la Verdad. Tras casi 25 años desde la firma de los Acuerdos, la sociedad salvadoreña y su liderazgo tienen la posibilidad de continuar en ese camino, ya recorrido también por otros países que han enfrentado conflictos armados internos, con otras naciones o estados totalitarios.

La justicia transicional se basa en una serie de principios fundamentales. Supone resolver crímenes de lesa humanidad y graves violaciones a los derechos humanos a través del conocimiento de la verdad, la determinación y asunción de responsabilidades, la impartición de justicia, las garantías de no repetición y, en los casos en que ha sido decidido libremente por las víctimas, el perdón. Mediante la aplicación de estos principios se busca realizar las la prensa graficaaspiraciones de las víctimas de conocer la verdad y sus derechos a la reparación así como evitar que crímenes graves queden impunes. La implementación de la justicia transicional, por tanto, debe basarse en un proceso intenso de diálogo con las víctimas y en mecanismos que aseguren que sus voces serán escuchadas y sus demandas, tomadas en cuenta. Al mismo tiempo, requiere un fortalecimiento especial del sistema de justicia para que pueda cumplir con el reto de investigar y sancionar delitos de gran magnitud que se cometieron muchos años atrás y en condiciones de conflicto armado. Este camino de verdad, justicia y reparación abre la oportunidad para una sólida reconciliación.

Fortalecer el sistema de justicia –incluidos tribunales, Fiscalía, Policía, sistemas de información y el acceso a una buena defensa– no solo es importante para el funcionamiento de la justicia transicional y para delinear un futuro distinto, construido sobre la base de la memoria histórica. También coloca a El Salvador en mejor posición para enfrentar más eficazmente la violencia y la inseguridad y reducir los altos índices de impunidad.

Las Naciones Unidas han acompañado al país en su proceso de paz por más de dos décadas. La forma en que El Salvador finalizó la guerra civil mediante el diálogo demuestra su aptitud excepcional de resiliencia. Ahora que está por conmemorar los 25 años de la firma de la paz, ratificamos nuestro compromiso de apoyar su determinación de impulsar la reconciliación y la reparación integral a las víctimas. Reafirmamos nuestro apoyo a los esfuerzos actuales de promover el desarrollo sostenible para superar la pobreza, desigualdad, inseguridad y destrucción ambiental. Lo hacemos con convicción y mística, porque creemos en El Salvador y su gran capacidad institucional para afrontar los retos del pasado, presente y futuro. Como dijo el cantor citado por el secretario general, Ban Ki-Moon, durante su visita del año pasado: “El Salvador tiene el cielo por sombrero, tan alta es su dignidad”.

 

Esa amnistía es inconstitucional, ¿y ahora? De Daniel Olmedo

daniel olmedoDaniel Olmedo, 30 julio 2016 / EDH

La Sala de lo Constitucional declaró inconstitucional la Ley de Amnistía. Han circulado varios análisis sobre ello. El debate es sano en una democracia. Pero al margen del acuerdo o desacuerdo con los motivos de la Sala, hay efectos jurídicos por delante.

Muchos dicen que esta decisión debe impulsar un diálogo entre las principales fuerzas políticas. Es cierto. Pero esas conversaciones no deben ser para buscar maneras de eludir el cumplimiento de la sentencia o adoptar represalias contra la Sala de lo Constitucional.

diario hoyLos partidos deben reunirse para aprobar las medidas concretas que la Sala les ha impuesto en la sentencia. En la página 35, el tribunal ordena a la asamblea que, en un “plazo razonable”, realice las siguientes acciones: 1. Regular los medios para garantizar el acceso a la información pública relacionada a los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad; 2. Establecer mecanismos para agilizar las investigaciones y los procesos civiles y penales que a partir de ahora se inicien; y 3. Establecer las medidas para reparar los daños provocados a las víctimas. Son esos puntos los que deben ocupar la agenda de los partidos políticos en este tema.

La demora en desarrollar legislativamente esos aspectos no puede ocuparse como un obstáculo para la activación de los procesos penales y civiles respectivos. La Sala de lo Constitucional lo dice así: “Lo anterior no impide que el juzgador o tribunal en cada caso concreto, en aplicación directa de la Constitución y con fundamento en lo decidido por esta sentencia, adopte en sus resoluciones aquellas medidas de reparación que considere pertinentes en orden a garantizar los derechos fundamentales de las víctimas de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra constitutivos de graves violaciones al [Derecho Internacional Humanitario]”.

De manera que ni la Fiscalía General de la República ni los tribunales podrán invocar la omisión de actuación por la Asamblea Legislativa para incumplir sus obligaciones.

Por otra parte, del voto en contra del magistrado Belarmino Jaime se destaca una consecuencia muy importante cuya responsabilidad corresponde a la sociedad.

El magistrado disidente se refiere a una de las categorías constitucionales a las que alude la Sala de lo Constitucional para tomar su decisión: El derecho a la verdad.

Sobre ese derecho los cuatro magistrados que suscriben la sentencia expresan: “La verdad solo es posible si se garantiza, a través de investigaciones serias, exhaustivas, responsables, imparciales, integrales, sistemáticas y concluyentes por parte del Estado, el esclarecimiento de los hechos y la correspondiente sanción”.

Pero el doctor Jaime expresa: “En cuanto al derecho a la verdad, como expresión del derecho a la protección jurisdiccional y no jurisdiccional, si de lo que trata es de tutelar tal derecho, la búsqueda de la verdad histórica no puede invocarse y ser satisfecha plenamente en el proceso penal, dado que el método de la investigación judicial no es el propio del historiador o cronista, a quien le corresponde establecer la verdad sobre los eventos de tipo social”.

El magistrado acierta en señalar que sería limitado considerar que el derecho a la verdad se satisface con los hechos declarados por el Estado a través de una sentencia. Corresponderá a los historiadores, periodistas, y a cualquier ciudadano preguntar a los protagonistas de la guerra qué pasó.

La Comisión de la Verdad dejó muchos cabos sueltos. Por ejemplo, en los cuatro párrafos del Caso Peccorini no se identifica a los individuos responsables de ese crimen. Tal vez es momento de preguntarle más detalles a quienes se refirieron a ese crimen en una reunión ante el International Center for Development Policy en la Hacienda Cocoyoc (México) en julio de 1989.

dolmedo@espinolaw.com

El nuevo Coena. De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 30 julio 2016 / EDH

El Partido ARENA se apresta a elegir un nuevo Consejo Ejecutivo Nacional, Coena. Los estatutos están, por fin, listos y se espera que haya una elección democrática, de la cual salga un partido fortalecido y con nuevos brillos. Suena bien. Lo que preocupa es que lejos de que el proceso unifique, la batalla entre las distintas planillas que se postulan causen división en vez de unión.

La cuestión de la elección de ARENA no es asunto que solo concierna a ese partido, sino a todos los salvadoreños. Y es que hoy por hoy, ese instituto político es la única esperanza de cambio. De manera que lo que ocurra a ese partido va más allá de los intereses políticos de los diferentes grupos de poder a su interior.

diario hoySi ARENA pierde las elecciones de 2018, el FMLN podrá adueñarse tranquilamente del órgano judicial, y a ello sumará el control del Tribunal Supremo Electoral, el Registro Nacional de Personas Naturales, además de los órganos legislativo y ejecutivo. Es decir ganará fácilmente la elección presidencial de 2019, aún perdiéndola en las urnas. Y así tendremos otros cinco años del FMLN y sus “magníficos” gobiernos.

Por todo lo anterior, ARENA no debe ni puede, perder las próximas elecciones de alcaldes y diputados. Mi modesta sugerencia es que los principales líderes areneros traten de conformar un Coena muy representativo y sobre todo capaz de conducir al partido a una victoria electoral. Ya no hay cabida para el presidencialismo en ARENA, ni para que haya un supra poder de los expresidentes de la República.

Es hora de que se imponga la razón por encima de cualquier pasión o intereses particulares. Ninguna de las personas que se mencionan como posibles presidentes del partido podrá llevarlo a la victoria en las próximas justas electorales, sin el apoyo entusiasta y decidido de un grupo de experimentados colaboradores y del Coena mismo. Cada miembro del Coena debe tener su propio peso y no solo servir de comparsa al presidente de turno.

Jorge Velado puede retirarse con la satisfacción del deber cumplido. Él heredó una dirección de un partido en transición. Y ahora lo deja como primera fuerza política y con nuevos estatutos. Es probable que algunos no estén del todo satisfechos con la normativa, pero es mucho mejor que tener eso a no tener nada o algo que todo mundo le vale sorbete.

Los expresidentes de la República han cumplido un papel importante, pero deben entender que ya es momento de pasar a un nivel más de consejeros que de actores activos y decisorios. Es tiempo para otros liderazgos, ideas nuevas, frescas, métodos modernos de campaña, pero siempre bajo los principios del respeto a la democracia representativa, el respeto a la libre empresa y al Estado de Derecho. El liberalismo, pues.

Probablemente los nuevos estatutos no conviertan a ARENA en un partido ultramoderno. Pero lo que sí es cierto es que es el más moderno de nuestros partidos. Creo que personas con mucho peso político dentro de ARENA deben acercarse, discutir, negociar y llegar a consensos sobre que tipo de Coena y no solo de presidente se necesita para ganar las próximas elecciones.

De nada sirve estar pensando en estos momentos en candidaturas presidenciales areneras si al partido le va mal en las próximas elecciones. Lo primero es lo primero. Y lo más urgente e importante es tener el vehículo listo para ganar. Y para ganar ARENA necesita mucho más que el voto tradicional. Necesita del voto de todos los que están desencantados con los pésimos gobiernos del FMLN.

Pero para ello, se necesita un excelente trabajo territorial y mucha audacia para construir un lenguaje que conecte con el nuevo electorado. Un mensaje que lleve esperanza a un pueblo y un país que parece haberse resignado a lo peor. Necesitamos un partido que entusiasme y que nos haga creer que hay una luz al final del túnel.

Carta a la embajadora Jean Manes: Gracias a usted, podemos seguir durmiendo. De Paolo Luers

paolo luers caricaturaPaolo Luers, 29 julio 2016 / EDH

Dear Madam Ambassador:
En los últimos meses, recibimos señales interesantes de Washington: en el Senado, en el Congreso y en el Departamento de Estado expresaron preocupación por la corrupción y la impunidad en El Salvador, por la militarización de seguridad, por abusos policiales, por comandos de exterminio. Y en este contexto, tenía mucho sentido que el gobierno de Estados Unidos recomendaba la creación de una CICIES en nuestro país.

Me pregunto: ¿Qué habrá cambiado, para que usted, la nueva embajadora, ahora nos diga en televisión que no necesitamos ninguna CICIES, que Estados Unidos confía en las instituciones salvadoreñas – y que por lo tanto, nosotros también podemos confiar en la labor de la Fiscalía General, de la Policía Nacional Civil y el gobierno?

diario hoyEl gobierno no ha cambiado. El ministerio de Seguridad ha cambiado: se fue un ministro militante del PC, y vino otro militante de las FPL. La dirección de la PNC ha cambiado: un militante del partido gobernante sustituyó otro. Donde sí hubo cambio fue en la Fiscalía General de la República: Vino un nuevo fiscal, pero en los casos emblemáticos, contra los ex presidentes de la República bajo sospecha de enriquecimiento ilícito y en el caso de El Chaparral, no se ve avances. Y hubo un cambio en la embajada de Estados Unidos. Vino usted. De paso sea dicho: Aunque no he tenido el gusto de saludarla, bienvenida, Madam Ambassador…

De repente Estados Unidos, por voz de la embajadora nueva, nos dice: No se preocupen, pueden confiar en su gobierno, en su fiscal general, en su policía. No es necesario desestabilizar al gobierno exigiendo una Comisión internacional e independiente, confíen en sus instituciones. Están en buenas manos, porque la embajadora se reúne semanalmente con el Fiscal General, y frecuentemente con el gabinete de Seguridad de Salvador Sánchez Cerén y con el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana.

Sigan durmiendo tranquilos.

No tiene idea, embajadora, cuánto me gustaría creerle; cuánto nos encantaría poder tener confianza en nuestras instituciones, en nuestros fiscales, en nuestros policías, en nuestros ministros y nuestro presidente…

Para recuperar esta confianza (porque la verdad es que la hemos perdido hace ratos), por favor díganos: ¿Qué es lo que realmente ha cambiado que justifique tener confianza? Ya que usted se reúne con tanta frecuencia con nuestras autoridades, usted debe saber.

¿Se terminó la impunidad?

¿Ya no hay corrupción ni impunidad? ¿Cómo, cuándo? ¿En qué casos concretos se rompió la impunidad? ¿Está preso Mauricio Funes y no nos dimos cuenta?

¿Ya no hay corrupción en los juzgados? Bueno, se han sustituido a unos jueces, ¿pero cuántos faltan?

¿Ya no hay abusos policiales? Bueno, se ha investigado una masacre, o más bien la muerte de una persona dentro de una masacre de nueve. Pero el jefe de la PNC sigue insistiendo que los miembros de su cuerpo élite actuaron correcto. Por tanto, van a seguir actuando igual…

¿Todos los casos de abusos policiales y de exterminio señalados en diferentes documentos oficiales de Washington se han satisfactoriamente investigados y resueltos? ¿Usted tiene garantías que no se van a repetir?

Quisiéramos ver un informe oficial de la embajada sobre todos estos casos. Luego pídanos confiar en nuestras instituciones.

Sincerely Yours,

44298-firma-paolo

Daniel Ortega asesta otro golpe al Parlamento y se hace con todo el poder en Nicaragua

El Tribunal Electoral, controlado por el presidente, despoja a la oposición de sus escaños parlamentarios. Ortega impone en Nicaragua un régimen de partido único.

Daniel Ortega en un acto en Managua este jueves. Jorge Torres EFE

Daniel Ortega en un acto en Managua este jueves. Jorge Torres EFE

Carlos Salinas, 30 julio 2016 / EL PAIS

el paisEl Tribunal Electoral de Nicaragua entregó este viernes al presidente Daniel Ortega el control total del Parlamento, al despojar a los diputados de la oposición de sus escaños. El mandatario nicaragüense consolida así todo el poder en su figura, con tintes cada vez más autoritarios, e impone un régimen de partido hegemónico en el país centroamericano.

El fallo del tribunal ordena a la directiva de la Asamblea Nacional el despojo de los escaños a los diputados que fueron electos en 2011 por el PLI, que comandaba el líder opositor Eduardo Montealegre.

El 8 de junio, la Corte Suprema ya había despojado a Montealegre de la representación legal del partido. Con aquella decisión, la justicia nicaragüense dejaba a la oposición sin una casilla electoral para participar en las presidenciales de noviembre, en las que Ortega, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), será el único candidato importante en liza.

La Corte entregó la representación del Partido Liberal Independiente (PLI) a un político de poca monta que hasta entonces era desconocido en Nicaragua, Pedro Reyes, quien exigió obediencia a los 20 diputados elegidos en 2011 por el PLI y su aliado, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Estos representantes opositores —que desde su elección han denunciado desde el Parlamento las arbitrariedades de Ortega, convirtiéndose en una voz incómoda para el presidente— se negaron a obedecer a Reyes, al que consideran un “aliado silencioso” de Ortega, y éste pidió al Tribunal Electoral que los despojase de sus escaños, decisión que ha tomado este jueves.

De esta manera, Reyes pasa a las páginas de la historia de Nicaragua como el político que entregó todo el poder a Ortega, considerado por la oposición como un mandatario autoritario que quiere imponer una nueva dinastía familiar en el país, que no logra sacudirse un pasado de opresión, dictaduras y guerras.

Varios dirigentes del MRS, fundado en 1994 por el exvicepresidente y escritor Sergio Ramírez y conformado por disidentes del Frente Sandinista, denunciaron en un comunicado publicado en redes sociales que el presidente “ha liquidado la Asamblea Nacional sacando a diputados opositores”. Por su parte, el movimiento Ciudadanos por la Libertad —que aglutina a los simpatizantes de Montealegre y a los diputados opositores despojados de sus escaños— también emitió una nota crítica con la decisión judicial. “Podrán destituir a todos y quitarnos un partido, pero la dignidad y principios nunca”, remarcaba.

Screen Shot 2016-07-29 at 6.10.11 PM

Hasta ahora no queda claro cuál será la estrategia de la oposición tras quedar fuera de la competencia electoral y sin su principal fuerza: la representación parlamentaria. Algunas voces abogan, desde el interior del movimiento opositor, un cambio de estrategia y un nuevo liderazgo.

“Se necesita un liderazgo, pero uno que entienda que es temporal y dependiente de ideas, de una plataforma ideológica, no un líder que se haga dueño del partido o siga per sécula seculórum [por los siglos de los siglos]. Precisamente lo que nos pasa a los liberales y a muchos otros partidos en América Latina, es que no tenemos teoría de sucesión. Entonces, cuando se trata de suceder a un líder, ocurre una guerra intestina que termina despedazándonos”, admite el político opositor Eliseo Núñez.

Sin oposición y con todos los poderes bajo su control, ahora a Ortega solo le falta solucionar un problema: encontrar una fórmula más o menos legítima para garantizar la sucesión familiar en el poder y fundar una nueva dinastía.

El mandatario ya ha situado a sus hijos en cargos públicos y al frente de la administración de las empresas que han enriquecido a su familia al amparo de la ingente cooperación petrolera de Venezuela. Pero todavía no ha designado a ninguno de sus familiares como sucesor. En los mentideros nicaragüenses, los rumores apuntan a su mujer, Rosario Murillo, una poderosa primera dama que controla toda la administración pública y cogobierna con Ortega. El mandatario tiene, según la ley electoral, hasta el 2 de agosto para nombrar a su candidato a la vicepresidencia. Y en Managua se cree que la línea de sucesión llega a los pies de Murillo.