Paz. De Christian Villalta

Divulgar la verdad y hacer justicia no es un modo valiente de construir la paz. Es más bien el único modo de construir la paz.

Christian Villalta

Christian Villalta, 24 julio 2016 / LPG

“Bajo ningún aspecto sería saludable que participaran en el manejo del Estado quienes hayan cometido hechos de violencia como los que la Comisión ha investigado”.

Esa fue la tercera recomendación en el informe de la Comisión de la Verdad.

“Las personas a las que se refieren los párrafos precedentes, como cualesquiera otras igualmente implicadas en la perpetración de los hechos de violencia descritos en el presente informe, incluso los civiles y los miembros de la Comandancia del FMLN nombrados en las conclusiones de los casos, deben quedar inhabilitadas para el ejercicio de cualquier cargo o función pública por un lapso no menor de 10 años y para siempre de toda actividad vinculada con la seguridad pública o la defensa nacional”.

la prensa grafica¿Por qué no se inhabilitó públicamente a los civiles involucrados con el encubrimiento de los crímenes cometidos por la Fuerza Armada o en el financiamiento y actuación de los grupos paramilitares? ¿Por qué no se procedió con esa purga en las filas del FMLN? ¿Por qué algunos de los militares señalados en el informe continúan participando en la política?

Quizá no había suficientes cuadros en las filas de ambos bandos. Quizá creyeron que era necesario permanecer vigentes mientras la democracia comenzase a dar de sí. Y, sin el quizá, sabían que desde la política era más fácil mantener los cadáveres bajo llave.

Ellos, los protagonistas de esa guerra y de aquellos acuerdos (o de aquellos crímenes), pueden escribir los libros que quieran explicándolo. Sus testimonios dan para varios documentales, para otra década de entrevistas con pretensiones revisionistas. Algunos suenan interesantes incluso hoy.

Pero todos esos personajes padecen de lo mismo: inconsciencia de su irrelevancia.

En cuanto nacían, Cronos devoraba a sus hijos, estúpido y criminal, porque la profecía rezaba que uno de su estirpe lo derrocaría. A nuestros victimarios, es la historia la que hoy los supera, la que les exige que transijan, que cedan el poder, el control de sus instrumentos, el usufructo de sus banderas, o que se conformen con los privilegios de su generoso retiro a cambio de desaparecer por fin de la escena. A unos cuantos, por sus crímenes; a la mayoría, por anacronismo.

Línea penúltima de su libreto, generales en retiro, diputados y ministros por igual culpan a cuatro magistrados de ser el caballo de Troya de una maniobra desestabilizadora, como si el acto de contrición que la nación necesita para reconciliarse con su pasado involucrara a las instituciones y no a las personas. Las instituciones que debían cambiar o desaparecer ya lo hicieron; las personas, no.

No entienden que la lógica histórica, esa de la que fueron peones excepcionales, es la que ahora los arrincona, los conmina. Con sala o sin ella, El Salvador terminaría en este trance, 25 años después del último asesinato político.

Ellos, unos y otros, renunciaron al terrorismo desde el Estado y desde la insurgencia a cambio de convivir. Decidieron hacerlo aceptando que algunos criminales se arroparan, en uno y otro bando, con la mullida colcha de la vida democrática. Alcanzaron paulatinamente un equilibrio. Pero equilibrio no es justicia. Y sin justicia, esto a lo que llaman paz dándose golpes de pecho no es sino una indigna epidemia de desconsuelo.

Yo, usted, que crecimos mientras ellos hacían la guerra, acaso pueda conformarme. Pero que nuestros hijos hereden esta patria amnésica e hipócrita es una idea miserable.

La decisión de la Sala de lo Constitucional de declarar inconstitucional la Ley de Amnistía del 1993 ha provocado un complejo y controversial debate. Hemos documentado este intercambio de opiniones, publicando artículos con argumentos en pro y en contra de la sentencia, y lo seguiremos haciendo.

Segunda Vuelta

La nota de Christian Villalta ha provocado el siguiente intercambio en Twitter:
Screen Shot 2016-07-24 at 9.28.58 PM Screen Shot 2016-07-24 at 9.29.12 PM Screen Shot 2016-07-24 at 9.29.41 PM

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s