No Hay que perderse. De Sandra de Barraza

Sandra de BarrazaSandra de Barraza, 8 julio 2016 / LPG

¿En qué se traducen las inversiones sociales? Conviene hacer la pregunta porque más inversión social no siempre se traduce en progreso social. El término “inversión social” se utiliza ¡hasta para justificar el incremento del 13 % en la factura de consumo de la energía eléctrica! Hay ligereza y amplitud en el significado que se le atribuye al concepto.

Y ¿cómo se aplica el concepto? El concepto se aplica al presupuesto de educación y al pago de salarios para maestros y médicos, trabajen o no. El concepto se utiliza para referirse al financiamiento para la construcción de aulas y la adquisición la prensa graficade equipo de enseñanza y médico/hospitalario, aunque las aulas no cumplan con mínimas condiciones de iluminación y ventilación y los equipos no funcionen por la falta de energía eléctrica. El concepto también se utiliza para la adquisición de insumos para preparar refrigerios escolares y para tratar enfermedades de todo tipo sin importar si la merienda es atol o arroz o si los medicamentos son analgésicos o para tratamientos especiales.

El concepto de inversión social también se aplica cuando se construyen pozos y acueductos aunque no transporten el vital líquido; cuando se instalan postes para la transmisión de energía eléctrica con presupuesto de las alcaldías municipales; y también cuando se otorgan subsidios y se dan transferencias justificadas por edad o por condición económica. Así de elástica es la aplicación y la interpretación del concepto. Pero… ¿qué resultado tiene esa inversión?

Recientemente se presentó el Índice de Progreso Social (IPS), un índice que permite medir la “capacidad de una sociedad para satisfacer las necesidades básicas de sus ciudadanos; para establecer las bases sólidas que permitan que los ciudadanos mejoren su calidad de vida y para crear las condiciones que permitan que todos los individuos y comunidades alcancen su pleno potencial”. Nuestro país se ubicó en la posición 68 entre 133 países evaluados. Su puntaje fue de 64.31, ¿superior al promedio en la PAES?

El IPS evalúa la capacidad de satisfacer las necesidades básicas con 4 índices y 17 indicadores; evalúa los fundamentos del bienestar con 4 índices y 16 indicadores; y evalúa las oportunidades para desarrollarse con 4 índices y 19 indicadores. Con esta base, clasifican de más menos. Los de mayor progreso son Noruega, Suecia, Suiza, Islandia y Nueva Zelanda. Los de menos progreso son Angola, Guinea, Afganistán, Chad y la República Centroafricana, con ingresos per cápita entre $7,488 el primero y $584 el último. Con esta información, se destacó que el PIB per cápita es insuficiente para determinar el progreso y el bienestar social, porque en la vida no todo es $$$. Por esta razón, el Índice de Progreso Social es una medición complementaria.

Nuestro país ha mejorado y está en una posición intermedia, aún se tiene el desafío de dar resultados concretos, medibles y comparables con las inversiones sociales millonarias que se ejecutan. Pero en el Informe destacan cinco temas que deberían ser fuente de inspiración para la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para el seguimiento y la evaluación de proyectos gubernamentales y también para la priorización del gasto público.

En el Índice de Necesidades Básicas, además de los homicidios y la criminalidad, hay tres temas prioritarios, el acceso a agua, el acceso a saneamiento y la educación vial porque la tasa de muertes causadas por accidentes de tránsito en calles y carreteras refleja ignorancia, imprudencia e indiferencia. En el Índice de Fundamentos para el Bienestar, la matriculación a nivel de Tercer Ciclo y Bachillerato es el tema con déficit para el acceso a conocimientos básicos. En este nivel se requieren inversiones millonarias para prevenir la violencia y para desarrollar competencias laborales. En el corto plazo, sin duda la educación a la primera infancia puede esperar. Y en el Índice de Oportunidades, el acceso a la educación superior demanda el diseño de un sistema de becas que eleve el promedio de escolaridad y la tasa de graduación.

Si la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) utiliza de manera continuada el IPS para orientar sus inversiones, seguramente se puede hacer diferencia. Si los centros de investigación y estudio utilizan el IPS para dar seguimiento a la eficacia de las inversiones gubernamentales, seguramente se puede hacer diferencia. Y si el gobierno se ocupa de los resultados y el impacto de las inversiones, seguramente se puede hacer diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s