Cero tolerancia. De Sandra de Barraza

Sandra de BarrazaSandra de Barraza, 24 junio 2016 / LPG

El Viceministerio de Transporte tiene 8 atribuciones claramente definidas en el Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo y debe establecer las políticas de las dos Autoridades Especializadas (la Autoridad Marítima Portuaria y la Autoridad de Aviación Civil) y la empresa pública (Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma) que tiene adscritas. Es tarea del viceministerio desarrollar “estudios sobre las necesidades del transporte terrestre, aéreo y marítimo para otorgar y cancelar autorizaciones para el funcionamiento de las empresas de transporte en sus diversas modalidades”. Y tiene la competencia de “otorgar y cancelar autorizaciones para utilizar las redes de transporte”. Y las redes tienen que ver con calles, avenidas, carreteras y más.

la prensa graficaEl transporte público de pasajeros es un caos, las unidades son “supernumerarias”, hacen parada en cualquier parte, cometen infracciones a la vista de cualquiera y son un atentado por donde quiera que pasan. El secretario de Gobernabilidad lideró la mesa de diálogo y compromiso, para justificar el subsidio y los transportistas se convirtieron en nini, ni renunciaron al subsidio ni cumplieron con los acuerdos. Allí están las unidades viejas, sin asientos, sin seguro y con llantas sin grabado alguno y allí está el SITRAMSS, a medias. Y esto, a pesar de los millones que se han cancelado en “consultorías”, consultorías que no sirven de nada si no tienen como base tomadores de decisiones.

A los amigos, a los menos amigos, a los correligionarios y también a los adversarios el Viceministerio de Transporte les ha dejado hacer lo que quieran en las calles y las avenidas de cualquier colonia y área residencial a lo largo y ancho del país. La libertad de movilidad que nos concede la Constitución de la República está limitada. Los accesos de calles y avenidas, principales y secundarias, los han cerrado por la ineficacia de las instituciones responsables de la seguridad pública. Con el pretexto de la inseguridad, kilómetros y kilómetros de calles han sido tomadas por privados. Y con el pretexto de la “necesidad de empleo”, en las carreteras surgen quioscos que se convierten en supermercados, en súper ferreterías o en cualquier otro negocio. Y esto, con el permiso de las “autoridades”, y esto, con la indiferencia de las “autoridades”. Cualquier reclamo que se hace a los gobiernos locales por las implicaciones de cierre de las calles, avenidas y carreteras del municipio tiene como respuesta “es el viceministerio”. Nadie se hace cargo.

El puerto aéreo ubicado en San Luis Talpa ha perdido su adjetivo de “internacional”. Lo “internacional” lo han tirado al cesto de la basura. El viceministerio ha dejado que ese espacio se convierta en una especie de mercado local con ventas en cada espacio disponible, con problemas de acceso, sin segregación de pasajeros y con problemas peatonales. Millones se han pagado a consultores y las consultorías se quedan en el papel porque las autoridades son incapaces de reconocer la dimensión del problema y tienen miedo de tomar decisiones de bien común. Los países vecinos, que no son “hub” ni pretenden serlo, tienen mejor y más ordenada infraestructura.

Los puertos marítimos allí están, adornando la costa pacífica y esperando mejor futuro. El puerto de La Unión es la expresión de la desunión y la poca responsabilidad que existe en el país para hacer pequeños y grandes proyectos. Hay que buscarle mejor futuro a ese millonario préstamo convirtiéndolo en una Base Militar de EUA en el marco del Fomilenio 2. ¿Y el ferrocarril? Le han dado sepultura otorgando los derechos de vía a un reducido número de familias que se apropiaron del derecho de vía. Nos han dejado sin patrimonio público privatizando los derechos de vía y han cerrado la posibilidad de recuperar este sistema de transporte. No se les ocurrió reubicarlos en espacios decentes tratándoles como ciudadanos de “primera”. Se fueron por lo fácil.

Esto y más, es el panorama que el Viceministerio de Transporte ha dejado crecer en el territorio. Me quedo corta en la descripción, es seguro. Hace una semana el viceministro anuncia el Plan “Cero Tolerancia” a infracciones de tránsito, transporte y seguridad vial; a tomas de calles y avenidas residenciales; a tomas de aceras; a irrespeto de horarios y más. Ofrece supervisión permanente en el territorio y ofrece multas. Amenaza con cumplir con sus atribuciones y justificar su salario. Por el bien de todos, ya es hora que lo haga.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s