La “Revolución” estrellada. De Roberto Rubio

roberto rubioRoberto Rubio, 20 junio 2016 / LPG
Hace pocos días me llegó un correo conteniendo un artículo de la conocida revista colombiana Semana, titulado “El desastre de Venezuela: las cifras de una revolución estrellada”, donde se exponían algunos datos sobre la situación del país cuna de la autodenominada “revolución” bolivariana. Se trata de cálculos realizados indirectamente por organismos internacionales, a partir de las mismas cifras oficiales. He acá textualmente lo que nos revela dicha revista:

“10 % se contrajo el producto interno bruto en 2015, más que cualquier otro país en el mundo. Fuente: FMI.

481 % será la inflación en 2016. Fuente: FMI.

17 % es la tasa de desempleo con que el país terminará 2016. En 2017 alcanzará 21 por ciento. Fuente: FMI.

865 bolívares cuesta comprar un dólar. Hace un año el precio era de apenas 175. En el mercado negro, la moneda ha perdido 99 por ciento de su valor desde 2012.

9 es el puesto que tiene en el escalafón de los más corruptos del mundo. Fuente: Transparencia Internacional.

58 por 100,000 habitantes fue la tasa de homicidios en 2015, según la Fiscalía. La cifra es casi 10 veces más alta que el promedio mundial.

37 periódicos han sido forzados a reducir su circulación por falta de papel. Fuentes: Reporteros Sin Fronteras.

87 % de los venezolanos no cuenta con dinero suficiente para hacer mercado. Fuente: Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2015.

300,000 millones de dólares del erario habrían sido desviados en la última década mediante un sistema de control de divisas llamado “la máquina de la corrupción”, según Héctor Navarro y Jorge Giorani, dos exministros de Hugo Chávez.

139 es el puesto que tiene Venezuela en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. Fuente: Reporteros Sin Frontera.

Solo 40 % de los periódicos regionales y locales mantiene su independencia. Fuente: Javier Corrales (‘Journal of Democracy’, 2015).

800 kilos de cocaína habrían intentado entrar a Estados Unidos dos sobrinos de Nicolás Maduro. En noviembre de 2015 les imputaron cargos en una corte de Nueva York, después de que la DEA los capturó en Haití”.

la prensa graficaSin duda, para los fanáticos y devotos de la revolución bolivariana, del Socialismo del Siglo XXI, esta es una blasfemia, una manipulación estadística de los organismos internacionales, parte de la campaña de desprestigio del imperialismo norteamericano, causante de la crítica situación que vive el país… e incluso causante del cáncer que afectó a Chávez. Pero estos feligreses del chavismo no solo no pueden contra la contundencia de los datos, sino tampoco con la opinión pública expresada en casi todas las encuestas, y sobre todo, con las claras evidencias de los “indicadores de la calle”: filas en supermercados, desabastecimiento de bienes esenciales, cierre de importantes empresas, protestas barriales por falta de agua y comida, etcétera.

Como lo expresé hace casi 8 años en esta columna de opinión: “Lo que pasa en Venezuela no es un dilema de izquierdas y derechas, sino de demócratas contra autoritarios, de los que valoran la decencia y los que han hecho de la indecencia una forma de vida. Lo que está en juego en Venezuela no es una lucha del capitalismo versus socialismo, pues ese Socialismo del Siglo XXI no es ni socialista ni de este siglo… Es un “socialismo” que oscila con el precio del barril del petróleo: a menos de $75 el barril, comienza a dejar de ser viable” (LPG, octubre de 2008).

Las revoluciones, de cualquier signo que sean, son para cambiar el pasado, no para reciclarlo con la misma porquería; son para crear futuro, no para destruirlo. En este sentido, no debemos calificar a este barco a la deriva como revolución, pues no tiene nada de ella. Lo único que sabemos es que es un Faro que nada ilumina y orienta, y que el barco de los devotos que aún lo considera como su guía histórica también se va ir a estrellar contra las rocas de la realidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s