Inconsistencias que desprestigian. De Sandra de Barraza

Sandra de BarrazaSandra de Barraza, 17 junio 2016 / LPG

 Lo peor que sucede al gobierno es la inconsistencia entre lo que dice y lo que hace porque esto resta credibilidad. El estribillo del gobierno del Órgano Ejecutivo pasado se concentró en la corrupción de los 20 años del gobierno del anterior. Casi ningún funcionario público se salvó de acusaciones y la cacería de brujas se anunció con bombos y platillos. Mucho esfuerzo y energía para encontrar casos y “lucirse” públicamente como probos y comprometidos con el dinero de los contribuyentes. A la fecha, con todo lo que anunciaron y denunciaron, los casos se hay ido cayendo con serias implicaciones para el Estado de Derecho. Muchas acusaciones y muchas difamaciones contrarias a lo establecido en la Constitución de la República: “Toda persona a quien se le impute un delito se presume inocente mientras no se pruebe su culpabilidad”.

la prensa graficaLo peor que le sucede al ciudadano de a pie y de manera especial al que contribuye es el despilfarro que hacen con los recursos públicos sin vergüenza para nadie. ¿Despilfarro? En la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), dependiente del Ministerio de Obras Públicas, se han usado $232,000 para financiar alimentación y bebidas. Del presidente de esta comisión y otros que le acuerpan se escucharon las justificaciones del gasto. ¿Capacitación de personal? Los resultados de esta “inversión en alimento y bebida” para el desarrollo de “talento humano” ¿se ven en las obras portuarias que pertenecen al Estado, ese Estado que somos todos? El puerto La Unión es la expresión de la incapacidad ejecutiva del personal y la dirigencia de la autónoma. Se podrá creer cuando esos $220 millones tirados al mar lo utilicen en un espacio para el control del narcotráfico que, según voces en parlante, pasan con libertad desde el sur. Se ha conocido de uno que otro cargamento interceptado, pero… ¿cuántos dejan pasar? Mi sugerencia para esta autónoma es que se abstenga de desprestigiar al gobierno del presidente Sánchez Cerén. Dicen que ¿retribuyeron el monto de las bebidas que consumieron? Disculpas. Con esto no eliminan la opinión pública ni la indignación que genera el mal manejo de fondos públicos.

¿Cuántos casos más existen en el aparato gubernamental? Seguros, bonos, viáticos, contratos de asesores y otros muchos más difundidos por los medios de comunicación están allí, sin pena ni vergüenza para nadie. ¿Por qué los empleados y funcionarios públicos tienen el privilegio de seguros privados millonarios cuando existe un Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) al que se tiene obligación de contribuir? Los funcionarios y empleados públicos privilegiados se abstienen de asistir a instituciones públicas ¿porque reconocen las carencias y no quieren arriesgarse?

Falta conducción, falta austeridad, falta eficacia de instituciones obligadas a velar por la probidad y el eficaz uso de recursos públicos. Y con esto ¿cómo pretenden funcionarios del Órgano Ejecutivo que se les crea que no se tienen suficientes recursos para enfrentar la inseguridad?

Recursos para inseguridad se han dado a pesar de largas discusiones y permanentes acusaciones públicas. Al final, a los consumidores y contribuyentes se les han reducido sus ingresos con contribuciones especiales, créditos y más. Pero ¿saben lo que están haciendo? Y de manera más precisa ¿se dan cuenta de lo que no hacen? Pregunto porque hay muestras en el sistema carcelario de lo que no hacen.

Recientemente estuvieron en primera plana los decomisos de productos “prohibidos”, y otra vez la justificación de la irregular situación es la incapacidad de los directores y jefes de depurar el sistema.

Y entonces, ¿para qué quieren más recursos si no tienen capacidad de asegurar que los “colaboradores” son los que deben ser? Van a cerrar ese recinto carcelario porque no cumple con los mínimos requisitos de seguridad dijeron los funcionarios. Y ¿hasta ahora se dieron cuenta?

Pregunto porque desde hace siete años anuncian mejoras al sistema, recuerdo haber escuchado que la innovación llegaría hasta el uso de contenedores transformados. Así son de creativas las declaraciones que contrastan con lo que la gente sigue viviendo en las calles, avenidas y los centros escolares. Es cierto que la tasa de homicidios ha disminuido. Aplausos. Pero hace unos días sacaron a un estudiante de tercer ciclo de su escuela y lo asesinaron con lujo de barbarie. ¿Cuánto tiempo necesitan para recuperar el ambiente de seguridad? ¿Y tienen certeza y capacidad de sostenerlo en el tiempo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s