Dos mujeres y un camino: Digicel y la CNP. De Herman Duarte

c6bf6595-45a8-4158-bd66-ab69a96b415b_XXXLWHerman Duarte, 5 junio 2016 / LPG

El Consejo Nacional de la Publicidad (CNP), alegando una violación al código de autorregulación publicitaria y a las “leyes vigentes en el país”, censuró una valla publicitaria de Digicel en la que aparecen dos mujeres abrazadas y la palabra “tolerancia”. En mi opinión, la posición de la CNP es contraria a derecho por estas razones:
Por ir en contra del artículo 86 de la Constitución Política que establece el carácter “republicano, democrático y representativo” del Estado Constitucional de Derecho de la República de El Salvador. La CNP fundamenta el retiro de la publicidad por promover “antivalores” que atentan contra el concepto “tradicional de la familia” (¿qué acaso no la prensa graficatienen parientes/amigos/colegas LGBT?), lo cual es un argumento de tinte religioso. Al permitir acciones represivas y contrarias a la libertad de expresión, se promueve una dictadura de las mayorías. Además se viola el requisito primero e irrevocable para que una sociedad pueda ser considerada como democrática: el carácter laico del Estado. (Vargas Llosa, “La Civilización del Espectáculo”, p. 98).

Porque la campaña no viola ninguna ley vigente. Es preocupante que el director ejecutivo de la CNP, quien firmó la orden de censura a la campaña publicitaria de Digicel, no haya tenido la mínima diligencia de revisar que NO existe UN solo cuerpo normativo (Constitución, Tratados, Ley o Reglamento) que promueva la discriminación de la población LGBT o que penalice las relaciones LGBT como un delito. En este entender, se trata de una acción discriminadora que no tiene fundamento jurídico.

Porque con la actuación fascista de censurar a Digicel se viola –de forma indirecta– el artículo 4 del Código de Autorregulación Publicitaria (CAP) que establece que no es aceptable fomentar la discriminación por la orientación sexual usando medios publicitarios. La violación indirecta se constituye porque se bloquea la salida a medios de publicidad (vallas, radios y televisión) el mensaje de tolerancia hacia grupos minoritarios LGBT que la campaña busca promover, buscando el progreso social e impulsar la evolución social dejando a un lado concepciones prehistóricas, machistas y discriminatorias. En este entender el artículo 4 del mencionado código, interpretándose de una forma sistemática, holística y finalista, debe entenderse que es aplicable a las acciones de la Dirección Ejecutiva, de tal forma que por medio de sus actuaciones no pueda promover la discriminación por orientación sexual, tal y como lo ha perpetuado en su acto en contra de una noble y amorosa campaña de igualdad de derechos humanos.

Finalmente, no podemos perder de vista que El Salvador es uno de los países más violentos del mundo y dentro de tan vergonzosa presea uno de los grupos más afectados por asesinatos de odio son los grupos LGBT, de tal forma que el anuncio de Digicel con su mensaje de amor y tolerancia sin duda alguna es positivo para el país. Por lo que el bloqueo de la publicidad de Digicel fomenta la homofobia –prima hermana del machismo– que reina en El Salvador.

Al CNP lo invito a que además del examen de conciencia y propósito de enmienda de no continuar discriminando a la población LGBT que recuerden que el Estado laico no es enemigo de la religión. A Digicel, como inversionista extranjero, les pido disculpas por los mojigatos que toman las decisiones en mi país, pero por fortuna, su derecho de libertad de expresión es sujeto a amparo constitucional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s