Matarnos. De Christian Villalta

Las reformas al Código Penal tan felizmente abrazadas por los políticos salvadoreños en estos tiempos de crispación deberían incluir el delito de apología de la violencia, con el agravante de “en funcionario público”.

Christian VillaltaChristian Villalta, 29 mayo 2016 / LPG

Y en el caso de los funcionarios de elección popular, además de multas, la represión a esas expresiones podría extenderse a días de cárcel y horas de trabajo comunitario. Digo, ya puestos en plan espartano, que es lo que vende.

No exagero, aquí no hay pretensión de hipérbole. Expresiones como “este año será de pura represión”, “hay que limpiar la zona” o la reivindicación de la pena de muerte caben dentro del coloquio privado de los ciudadanos, acostumbrados a una larga data de violencia, pero no en el discurso público, ni siquiera en la cháchara regular de diputados ni ministros.

Además de una simplificación de la realidad solo atribuible a la estupidez, ¿qué explicación cabe para estas manifestaciones?

la prensa graficaPrimero, una convicción profundamente antidemocrática según la cual es posible transformar la violencia directa sobre el individuo en autoridad y en respeto a la norma, sin daños colaterales y con el máximo de eficacia. Entre eso y Stalin hay tres pulgadas.

Confío en la evolución del pensamiento político de algunos líderes del FMLN; así como hay algunos que, en desafortunada jerga protocompita, dicen estar dispuestos “a partirse la madre contra los golpistas”, sé que hay otros que entendieron que el Estado avanzará en la medida que las instituciones se fortalezcan y que se construya ciudadanía y el tejido social sane. Pero ¿de qué sirve pensar de modo moderno, qué utilidad tiene salir de la caverna del totalitarismo y entender que la democracia es preferible, acaso viable, si acto seguido le sueltan la correa a sus mastines?

Es difícil creer que adentro del Gobierno no haya un debate en este momento acerca de qué tan lejos se ha ido en el peligroso camino de la militarización y de la pérdida del carácter civil de nuestra Policía.

Uno entiende el silencio de la oposición política sobre la necesidad de fiscalizar a los cuerpos de seguridad. Una de las piedras fundaciones del partido ARENA es la concepción del Estado como monopolio de la violencia, y por ende la suscripción incondicional a sus cuerpos represivos. No ha llegado el día que un diputado arenero, ni siquiera uno de sus delfines a los que el mero hecho de tener sentido común ya los hace ver cool y progresistas, se confiese preocupado por la actuación policial.

En la antípoda de esos reflejos ideológicos, uno creería más probable que desde las filas del FMLN se escuchara una preocupación. Es difícil creer que no hubo uno solo de nuestros ministros al que no se le haya indigestado la imagen del general Munguía Payés, usando su traje de fatiga, sentado como si tal cosa en el Salón Azul. Pero cuando has perdido el fondo, ya no reparas en las formas, ¿no?

Volviendo a nuestro aprendiz de Joseph Goebbels, futuro presidente de la Asamblea Legislativa, sería menos difícil aceptar que la cabeza de uno de los poderes del Estado piensa de ese modo si desde el Judicial o el Ejecutivo llegaran los contrapesos si no fácticos por lo menos mediáticos, sembrando un debate en la opinión pública. Al menos a nivel de la superestructura, diría Carlitos Marx. Pero cabe otra explicación para esos dichos: además de que pronunciarse en esa clave es impune, hacerlo es popular. De siniestro pasa a ser folclórico, y del folk pasa a ser aceptado, tolerado, considerado, como si después de 200 años de vida republicana, nuestro única experticia fuese matarnos unos a otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s