“Solamente”. De Cristina López

Cristina LópezCristina López, 16 mayo 2016 / EDH

En El Salvador tendemos a hacer un uso sumamente interesante de la palabra “solamente”. Donde en cualquier otro lugar en que el español es de uso común la palabra “solamente” se usa para dar a entender exclusividad de condiciones, en nuestro país solamente se usa con cinismo olímpico como relativizador moral. Para ejemplo, tome las declaraciones de representantes del ingenio La Magdalena, aclarando que “solamente” 9,000 galones de melaza fueron a parar al río Chalchuapa. ¡Qué alivio! Solamente 9,000.

“Solamente” se afectó la fauna acuática – ya de por sí amenazada en un país con poca cultura ambientalista en El Salvador. “Solamente” se vieron afectadas las vidas de varias de las familias que dependen del río para la pesca. “Solamente” son dos los ríos que podrían verse afectados cuando la melaza vaya bajando a través del cauce hídrico. “Solamente” es melaza dicen, que no es gasolina, ni arsénico (era ingenio, no compañía minera después de todo) ni ácido sulfúrico, ¡es dulce y nutritiva!, dicen (los peces muertos que aparecen en varios reportajes de seguro ya eran diabéticos desde antes).

diario hoyLa tragedia del derrame de melaza ha dejado evidenciadas varias áreas en las que nos urge mejorar como país. Empezando por la cobertura mediática nacional, en la que se le ha dado mucho más espacio a la opinión de los representantes del ingenio (que se encuentran en modo “control de daños” en lo que a relaciones públicas se refiere) que a consultar expertos medioambientales o científicos que puedan explicar qué consecuencias tendrá el derrame en la fauna y en las comunidades aledañas.

También quedó en evidencia que la infraestructura tecnológica para la limpieza ambiental de emergencia que se requiere en estos casos no existe en El Salvador, ni como parte del Ministerio del Medio Ambiente, ni por parte de la empresa privada. Lo anterior es grave, pues en situaciones similares en otros países en desarrollo, hay estudios que demuestran que tragedias de este tipo tienen impactos generacionales en la pobreza al afectar ingresos, nutrición, desarrollo infantil, y tasas de empleo.

También en la categoría de “necesita mejorar” hay que incluir a la empresa privada. A la ANEP solo le faltó agregarle el “solamente” a sus declaraciones cuando relativizaron la gravedad del asunto diciendo que porque fue un accidente, no debería de considerarse una multa a la empresa, pues ya están ayudando en la limpieza de la zona. Claro, está dentro de los intereses de una gremial creada con el fin de proteger a sus miembros, intentar en la medida de lo posible defender la imagen del ingenio que desencadenó este desastre. Sin embargo, al minimizar los hechos dan la imagen de una organización a la que los retos de temas tan importantes para un país en desarrollo como la sostenibilidad ambiental o el capitalismo sostenible, los tienen sin cuidado.

Claro, los accidentes pasan. Y no solo en países en desarrollo. Es precisamente el hecho de que existen accidentes lo que ha creado un mercado para los seguros ambientales (que preveen no solo el pago de multas sino también compensaciones a terceros). Nos urge un examen de conciencia al respecto de la importancia que le concedemos a nuestros recursos naturales. Por la indiferencia y relativismo con el que respondemos a este tipo de crisis parecería que tenemos otro planeta de repuesto, para usar cuando nos terminemos este. “Solamente”.

@crislopezg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s