Disparen contra Neto. De Marvin Galeas

marvin galeasMarvin Galeas, 19 marzo 2016 / EDH

Estábamos con lo de las pensiones. El gobierno pretende utilizar ese dinero, propiedad de los cotizantes, para tapar huecos fiscales. Lo han confesado los propios ministros. ¿Qué va a pasar cuando ya no haya dinero para pagar a los pensionados?

Estábamos con lo de los juicios por enriquecimiento ilícito de dos expresidentes. Y con las investigaciones que de manera masiva ha abierto Probidad contra casi tres decenas de funcionarios, de éste y de otros gobiernos. Leíamos cómo un expresidente gastaba en una sola compra miles de dólares en zapatos y corbatas. Estábamos con que una red de troles montada para denigrar a adversarios políticos es supuestamente dirigida por el alcalde de San Salvador.

Estábamos con que, según los Angeles Times, es oficial que El Salvador es la capital mundial del crimen. Los periódicos informaban que desde enero son asesinados entre 20 y 24 salvadoreños cada día. Estábamos en lo de las pornofiestas en los penales. Estábamos con otras angustiantes minucias que mostraban a un gobierno haciendo aguas por todos lados.

Y de pronto aparece un video de hace dos años, en el que aparece el diputado de ARENA, Neto Muyshondt, y el alcalde de Ilopango, Salvador Ruano, conversando con líderes pandilleros antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2014.

Como por arte de magia, todo lo realmente importante dejó de serlo. Desaparece o casi, del debate lo de las pensiones, lo de la capital del crimen con su promedio de más de 20 homicidios por día. Casi nada se habla ya de los troles y de los juicios por enriquecimiento ilícito. Poco ruido hay sobre los demás acuciantes problemas que padecemos como el cierre de empresas, las extorsiones, y el desempleo.

Alguien soltó el video y al mismo tiempo se oyó la voz de mando resonando fuerte: “Disparen contra Neto”. Lo llaman de la Fiscalía. La señora Posada y su empresa de bochinches a domicilio arma su show, la presidenta del congreso pide su cabeza. Que alguien me explique cómo es que una reunión de hace dos años en la que no hubo ni se planificó ningún ilícito, se volvió de pronto en nuestro peor problema como nación.

Que me disculpen los magos, los payasos sin gracia y los artistas de la distracción, pero lo de Neto Muyshondt y Salvador Ruano es nada. Un churro. No fue Neto el que metió prostitutas a los penales para celebrar el día de la Virgen. No es Neto el responsable de que El Salvador ostente el triste honor de ser la capital mundial del crimen.

No es Neto el que está planificando agarrar las pensiones para tapar el hueco fiscal. Tampoco es el que está siendo llevado a juicio por enriquecimiento ilícito. ¿Y cómo es que ahora lo quieren convertir en lo peor que le ha pasado al país, según se desprende de las desorbitadas declaraciones de los voceros del gobierno?

Ni Neto ni Ruano fueron a pedir integrarse a las pandillas, ni a planificar algún tipo de crimen ni a ofrecer dinero o prostitutas en los penales. Neto dice en el video que además de planes de represión, el candidato planea planes de reinserción y de reforma al sistema penitenciario. “Al que siga delinquiendo se le combatirá siempre”, dice el diputado. Lo demás es completamente irrelevante.

Se supo que en la primera vuelta en respuesta a los mensajes antipandillas de Norman Quijano, las maras impidieron que miles de areneros emitieran su voto. Es obvio que Neto, según sus propias palabras, quería que en la segunda vuelta no pasara lo mismo. Si se quiere discutir que un diálogo entre las autoridades y las pandillas podría ser un elemento clave entre muchos para resolver el problema número 1 de los salvadoreños, discutámoslo seriamente, pero no hagamos de este video un “globito distractor”.

Seamos serios. Le pido a ARENA, al resto de los partidos políticos, incluyendo al partido gobernante, a los medios de comunicación y sobre todo a la sociedad civil volver al debate serio sobre la violencia y los demás verdaderos problemas de la nación. Seguir disparando contra Neto en un país sin rumbo y donde la muerte acecha en cada esquina, es sencillamente no tener sentido de lo importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s