“Se restringe la información pública porque hay algo que esconder”: Miguel Ángel Simán

La libertad de expresión es base fundamental para la democracia, de acuerdo con Miguel Ángel Simán. La sociedad entera, dice, debe defenderla y preservarla.

e6073aed-d99c-46f0-8217-bb6851b21048_XXXLW

Luis Laínez, 15 diciembre 2015 / LPG
la prensa graficaSi el Estado opera desde la esfera pública y funciona con recursos públicos, no hay nada más claro que el agua para Miguel Ángel Simán, el presidente de FUSADES: “Toda la información del Estado debe estar a disposición de la población, de sus instituciones que buscan investigar y transparentar”.

Si no, la única razón para bloquear el acceso a la información pública, sostiene, es cuando hay algo que esconder. Y tiene que ser algo muy grande y no precisamente legítimo.

Simán sostiene que la libertad de expresión es la base del desarrollo. Hay que ejercitar la libertad de expresión para poder hacer denuncias y prevenir la impunidad. De nada sirve, sostiene, tener buenas leyes y garantizar el acceso a la información pública si no tenemos libertad de expresión.

Desde el gobierno ha venido ocurriendo, sistemáticamente, un ataque contra la Sala de lo Constitucional, que se vino a convertir en la última línea de defensa. Por eso la han convertido, incluso, en un objetivo político, e incluso lo pusieron en documentos.
Y no solo a la Sala de lo Constitucional. Tú ves claramente cómo en los documentos se hace referencia a universidades, centros de pensamiento, gremiales. Todos estamos claros de esos esfuerzos por descalificar a personas con el afán desafortunado de echar culpas ante la falta de resultados. La Sala de lo Constitucional ha sido muy valiente, ha demostrado mucha capacidad, mucha independencia. Esperamos que el país pueda seguir aprendiendo de ese ejemplo. Ambicionamos que la Fiscalía General de la República sea una institución independiente, honesta, capaz y valiente.

Estamos en una coyuntura abierta, por no tener un fiscal general electo. En la Asamblea se ha dejado pasar el período del anterior fiscal. ¿Qué esperan de esta negociación que debe existir, necesariamente, entre ARENA y el FMLN para elegir nuevo fiscal?
Estamos claros de la importancia que tiene la función del fiscal. Hemos sido claros. Lo hemos expresado públicamente, a través de dos comunicados. En uno expresamos que era importante que el país tuviera un nuevo fiscal. Ese comunicado fue firmado en conjunto con FUNDE, la UCA y con ISEADE-FEPADE. Y a través del Consorcio por la Transparencia, en el que estamos con FUNDE, APES y FDTJ, recordamos la importancia de contar con un nuevo fiscal que tenga el perfil de idoneidad que todos los salvadoreños deseamos. No podemos olvidar que los medios han hecho investigaciones muy valientes que apuntan a que esa independencia del fiscal general anterior estuvo comprometida y, por eso mismo, hemos resaltado la importancia de que se cuente con un buen fiscal. ¿Qué esperamos de los partidos? Que se pongan de acuerdo, que cumplan con lo que está establecido en la Constitución y que elijan a un fiscal con esos criterios de independencia, valentía, honestidad y capacidad.

Precisamente uno de estos panoramas internacionales ha sucedido en Ecuador. Se aprobó una Ley de Medios que declaró a la información como un servicio público que, como tal, debía ser regulado por el Estado. Acomodaron la Constitución a lo que decía la ley. ¿Cómo ve el peligro de que el Estado quiera regular la información?
Es un peligro terrible, por diferentes razones. Debemos asegurar, todos los salvadoreños, que se respete esa libertad de expresión. Hemos visto amenazas de parte del gobierno al respecto. Hemos visto amenazas de introducir regulaciones que restringen esa libertad de expresión. Desde FUSADES creemos que eso es totalmente inaceptable. La libertad de expresión es lo que nos permite desarrollarnos. Nos permite encontrarle soluciones reales a los problemas del país. Es a través de la libertad de expresión que se fomenta el debate para encontrar esas soluciones. Por otro lado, más importante aún, es a través de la libertad de expresión que se previene la impunidad, se combate la impunidad y el delito. No debemos perder de perspectiva que si bien combatir y prevenir la impunidad requiere de mejorar la Ley de Probidad, un tema que desde FUSADES hemos impulsado fuertemente, si bien se necesita acceso a la información pública, nada de eso se puede hacer si falta el fundamento, que es la libertad de expresión.

En el tema del acceso a la información pública, el IAIP resolvió que las federaciones deportivas están sujetas a la Ley de Acceso a la Información Pública porque reciben, precisamente, fondos públicos. Tiene grandes implicaciones, relacionadas incluso con el escándalo de corrupción en la FIFA y en la FESFUT. Sin embargo, algunas instituciones han convertido la ley en obstáculos, obviando la rendición de cuentas y enviando a periodistas y ciudadanos a las oficinas de Información y Respuesta. ¿Cómo se puede resolver?

Está claro que el Estado opera en función pública y el Estado opera con recursos públicos. Ante esa realidad, toda la información del Estado debe estar a disposición de la población, de sus instituciones que buscan investigar y transparentar. La única razón por la cual se piense restringir la información pública es porque hay algo que esconder. De lo contrario, ¿cuál es el problema de entregar abiertamente la información? Cuando escuchamos y vemos estas actitudes de restringir información, lo primero que se viene a la mente es que algo se está escondiendo. Y eso no está bien. Los funcionarios se deben a sus ciudadanos, a quienes les tienen que rendir cuentas. Por eso es importante que todos defendamos esos principios. Vamos haciendo presión para que las instituciones que tienen que rendir cuentas y presentar información lo hagan. Hemos escuchado excusas muy creativas para restringir el acceso a la información, pero eso no se vale. Los medios tienen una labor fundamental en seguir haciendo su trabajo y en seguir presionando. Nosotros, como instituciones, como centros de pensamiento también tenemos que acompañarles en este esfuerzo. Las diferentes universidades, los centros de pensamiento como FUSADES han venido expresándose al respecto. Acabamos de concluir la Semana de la Transparencia, en la que tuvimos panelistas internacionales que presentaron la importancia de promover la transparencia a través de abrir esa información pública, a través de exigir la rendición de cuentas, a través de contar con leyes de probidad que llevan luz a esos lugares oscuros que promueven el enriquecimiento ilícito de los funcionarios. También hemos sido claros en la necesidad de contar con fiscales independientes y honestos.

En una de las ponencias de la Semana de la Transparencia escuchamos que la corrupción le ha costado al Triángulo Norte de Centroamérica $52,600 millones en poco más de 10 años. Eso debería bastar para explicarle a un funcionario que pedirle información no es por morbo, sino para verificar que se dé un uso correcto a los fondos públicos.
Y eso es lo que se estima. ¿Cuántos más recursos se pierden por esta impunidad en los países, y ciertamente, en el nuestro? De cara a las necesidades de la población, permitir la impunidad no se vale. Hay que combatir la impunidad y la corrupción. Hay que hacerlo con decisión y voluntad, con decisión. Tenemos que hacerlo a través de mecanismos claros. El Estado habla de la necesidad de contar con recursos para desarrollar los programas sociales. Pero, por otro lado, no vemos no solo la efectividad en el uso de los recursos, sino tampoco que haya voluntad para atajar, con los mecanismos apropiados, esa corrupción, que ustedes los medios continuamente están señalando.

Uno de los flancos de ataques a los medios de comunicación no proviene del Estado y sus instituciones, pero sí de grupos con nexos políticos. Ese fue el caso de la clonación de la página de LA PRENSA GRÁFICA. Hay quienes, amparados en la libertad de expresión, dicen lo que se les ocurra desde las redes sociales, aunque sean conductas delictivas.
Ha sido triste e inaceptable lo que se le ha hecho a LA PRENSA GRÁFICA. Esperamos que se investigue a fondo todo el caso y que, eventualmente, se deduzcan responsabilidades. Eso no debe permitirse en este país. La libertad de expresión no justifica hacerle daño a personas o instituciones. No olvidemos que la libertad de uno termina donde empiezan los derechos de los demás. No es justificable decir que la libertad permite daños a las personas, en donde se ha atacado no solo a LA PRENSA GRÁFICA, sino también a personas a las que se les ha descalificado, como fue el caso de Roberto Rubio, y otros.

Hay un vacío en la ley. Algunos creen que es mejor cuando no hay leyes, pero también hay quienes piden regulaciones. ¿Qué opina?

Yo te devuelvo la pregunta de esta manera: ¿dime dónde se está debatiendo técnicamente ese tema? No pareciera que se están abriendo los espacios para tener el debate necesario para intercambiar opiniones y decidir qué vamos a hacer. No estamos teniendo los espacios para ver cómo han afrontado este problema otros países y ver qué mejores prácticas podemos tener y aplicar en El Salvador. Como FUSADES estamos interesados en conocer más del tema. Creemos que hay mucho espacio para aprender. Estamos analizando qué buenas prácticas podemos aportar. Es un tema que falta discutir y que tiene que ser, ciertamente, discutido de la mano con los mismos medios.

En el FMLN han aparecido caras nuevas, pero eso no significa que sea renovación. Los nuevos, más bien, asumen posturas vigentes en el partido. ¿Cómo podría abrirse de forma diferente para que entren nuevas corrientes?

Es un tema de humildad. No lo digo por un partido en particular, sino en general. La apertura nace de la humildad, de reconocer que uno no tiene toda la verdad. El orgullo y la soberbia nos nublan la mente, nublan la capacidad de leer, de entender y de buscar soluciones. La manera en que se contrarresta es a través de la humildad, que permite pedir ayuda. Reconocer que algo no está funcionando y que se pide ayuda. Es un primer paso. Si se sigue negando que las cosas no van por buen camino, no se da el primer paso para buscar ayuda. No tiene nada de malo equivocarse. Todos tenemos tropiezos. Estoy seguro que muchas veces hay buenas intenciones en el corazón y la mente de los funcionarios de gobierno, pero se tiene que traducir en suficiente humildad para reconocer cuando algo no sale bien, cuando hay un tropiezo hay que saber escuchar y pedir ayuda. No estoy diciendo que FUSADES u otra institución es la que sabe y tiene la verdad absoluta sobre cómo debemos resolver los problemas. Pero, ¡alguna verdad tenemos, algo podemos aportar! Eso es lo que estamos buscando. Nos da tristeza ver que muchas veces que nuestra participación en esos espacios del diálogo que el gobierno ha venido abriendo no se aprovechan.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s