Porqué no solo es necesaria una Comisión Internacional Contra la Impunidad, sino esencial. De Paul Steiner

Publicamos la primera respuesta a la carta de Paolo Luers sobre la propuesta de instalar en El Salvador una Comisión Internacional contra la Impunidad.

Segunda Vuelta

11731660_10153502645155799_6071990299686524742_opaul steinerPaul Steiner, 14 julio 2015 / FACEBOOK

Estimado Paolo:

En su carta de ayer usted menciona “que todos nos concentremos en presionar que el país tenga una Fiscalía que puede combatir la impunidad y la corrupción” y “hacer funcionar nuestras instituciones constitucionales y permanentes” en vez de ir directamente a la creación de la CICISV para resolver los problemas del sistema corrupto y roto que tenemos de una vez por todas.  Su comentario implica que los que eligen al fiscal y manejan las instituciones son los que deber recapacitar bajo la presión de los ciudadanos honrados para que por su propia voluntad elijan bien un nuevo Fiscal, destituyan a todos los jueces corruptos y parciales, re-estructuren las instituciones del país para que no sean fábrica de empleos clientelistas y sean eficientes y enfocadas al bien de la ciudadanía que sirven, eliminen los privilegios que disfrutan sin el consentimiento del pueblo pero erogados de sus impuestos, que logren no solo escoger al Fiscal General sin buscar favorecerse sino que también le permitan nombrar un Fiscal Especial (y extranjero para más joder), etc.

Al leer su carta y analizar lo que usted propone, cerré los ojos y se me formó una imagen de pajaritos preñados en la mente.  Herr Lüers, “Ich weiß nicht in Fantasyland leben”; o para ponerlo en buen salvadoreño: “Yo no vivo en el país de las fantasías”.  No sé si el objetivo no escrito en su carta era criticar la labor del Fiscal y cómo fue elegido (critica que comparto), pero le tomaré el contenido de su carta en base a lo que sí escribió:

Cuando el sistema que impera en el país es uno que fue diseñado por los mismos que le hacen trampa; cuando la partidocracia que domina toda la institucionalidad del país y la vuelve sumisa a sus privilegios y beneficios es la misma que debe darse golpes de pecho, reconocer su error y corregir los problemas; cuando los mismos partidos políticos que supuestamente defienden la democracia son anti-democráticos en su manera de elegir sus candidatos y sus propias cúpulas; cuando el mismo ciudadano en la calle escoge aprovecharse de un compatriota y tomar su lugar en la cola del banco que darle paso adelante y agregarse al final de la cola – esas son las cosas de las son hechos los sueños, Paolo, no la realidad en que vivimos en El Salvador.

Desde los años 60’s el país ha sido sujeto a intervención por parte de corruptores que han manipulado las instituciones del país para sacar su propio provecho.  La misma guerra fue peleada, matando a sus propios hermanos, por gente que vivía la causa de la igualdad de oportunidades y en busca de la superación; pero, fue manipulada por oportunistas como el Partido Comunista Salvadoreño siguiendo las instrucciones de Cuba como con OLAS en los 60’s y 70’s.  Ahora esos mismos veteranos de guerra le reclaman a sus antiguos comandantes porque no les cumplen las promesas que les hicieron – y ¿qué les responden estos? Les ponen la UMO para que no molesten.

Los Acuerdos de Paz y la Ley de Amnistía no fueron más que un encubrimiento de la bienvenida a los comandantes del FMLN al club de los corruptores donde ya estaban varios del gran capital, militares y otros que sí son extranjeros e interfieren todos los días (pregúntele a Lorena Peña).

¡Ya no más, Paolo! ¡Es hora que el ciudadano honrado no solo diga, sino demuestre “¡Basta Ya!” forzando la creación de una Comisión Internacional Contra la Impunidad y recordándole a la partidocracia que tal como dice el artículo 83 de la Constitución de la República “La soberanía reside en el pueblo” y el artículo 86 “El poder público emana del pueblo” y el artículo 1 que dice “es obligación del Estado asegurar a los habitantes de la República, el goce de la libertad, la salud, la cultura, el bienestar económico y la justicia social.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .